Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2009 Página 1 de 4

Consideraciones para la adecuada atención del paciente quemado

Equipo Editorial de El Hospital en colaboración del doctor Marco Antonio Hoyos Franco

El manejo multidisciplinario del paciente quemado debe ser más temprano y agresivo, para lograr resultados adecuados, y asociarse a campañas de prevención.

El Hospital entrevistó al doctor Marco Antonio Hoyos Franco, cirujano plástico de la Unidad de Quemados del Hospital Universitario San Vicente de Paúl, en Medellín, Colombia, acerca de el manejo y las técnicas que utiliza en su pabellón de quemados.

La Unidad de Quemados del Hospital Universitario San Vicente de Paúl (HUSVP), en Medellín, Colombia, es uno de los pabellones de alta especialidad del país. El doctor Marco Antonio Hoyos es coordinador de un equipo multidisciplinario, conformado por un cirujano plástico, personal de enfermería entrenado en el manejo del paciente quemado, fisioterapeuta y nutricionista. El pabellón cuenta con veinte camas hospitalarias intercambiables, doce de niños y ocho de adultos, en el mismo recinto, y recibe el apoyo de los departamentos de psicología y psiquiatría, y las demás especialidades del HSVP, como cuidados intensivos (UCI), pediatría, medicina interna, infectología, etc.

La epidemiología que maneja esta unidad es la misma que se presenta en casi toda Latinoamérica: la mayoría son quemados por líquidos calientes, llamas y electricidad, y un porcentaje más pequeño por otros agentes etiológicos ( tabla 1 ).

De estos pacientes, cerca del 60% son niños, aunque este porcentaje varía según la época del año, y con mucha frecuencia la causa principal en ellos es la quemadura por líquido caliente.

Por lo general, los pacientes ingresan directamente a la unidad por los servicios de urgencias pediátricas o de adultos; sin embargo, muchos de ellos son remitidos del área de influencia del HUSVP, de los departamentos vecinos, y tienen varias horas o días de quemados cuando ingresan al servicio de urgencia.

Al año, la unidad hospitaliza entre 400 y 450 pacientes, y el promedio de estancia oscila entre dieciséis y dieciocho días, una cifra similar a la de la mayoría de las unidades de quemados avanzadas en el mundo. La quemadura típica en los niños fluctúa entre el 25 y 35% de la superficie corporal, y es causada por líquido caliente.

En Colombia, dentro de los sistemas de salud, las quemaduras graves extensas se consideran una enfermedad catastrófica, por lo que tienen una cobertura especial por parte del servicio de salud.

Reconstrucción y rehabilitación
Hace diez años el promedio de hospitalización de un paciente quemado en el HUSVP era de treinta y seis días. Con la introducción de las escarectomías tangenciales tempranas y el cubrimiento cada vez más rápido de la quemadura, ha descendido hasta dieciséis días, una cifra similar a los estándares internacionales. Igualmente, con la escarectomía tangencial temprana, el uso de medidas más agresivas y el manejo multidisciplinario se ha mejorado la sobrevida del paciente quemado, lo que se ve reflejado en las tasas de mortalidad, las cuales pasaron del 12,2% en 1994 a 3-4% en la actualidad. La tendencia es brindarles curaciones más rápidas y coberturas cada vez más extensas y tempranas de las quemaduras a los pacientes, para lograr resultados consistentes y positivos.

Todos los avances de la cirugía plástica se aplican en forma consistente en la reconstrucción del paciente quemado. Por ejemplo, cuando aparecieron los expansores, en los años sesenta y comienzos de los setenta, se aplicaron de inmediato en la reconstrucción de los pacientes quemados: El uso rutinario de piel de donante cadavérico (glicerolizada o criopreservada) en los quemados es en la actualidad un procedimiento bien estandarizado; permite la cobertura temporal, mientras que el paciente recupera su propia piel o se cubre de manera definitiva con otra. El HUSVP tiene un banco de tejidos por lo que la unidad puede contar con piel glicerolizada para sus pacientes. A pesar de los adelantos en los cultivos celulares, todavía no hay una piel sintética ideal, y el manejo de la quemadura con sustitutos térmicos o piel sintética tiene un costo elevado.

Los pacientes quemados requieren de todo el arsenal reconstructivo, inclusive de los diferentes tipos de colgajos que se aplican en otras condiciones. En las últimas tres décadas, la utilización de colgajos libres microquirúrgicos ha revolucionado la cirugía plástica y también el manejo de los pacientes quemados.

"Utilizamos en nuestros quemados un método semicerrado, es decir, se cubre la herida y solo se abre para evaluar el estado de las heridas y hacer la curación, lo cual permite de alguna manera mantener aislado el tejido quemado del medio ambiente. En la unidad hacemos curaciones cada uno, dos o tres días, dependiendo del estado del paciente. Cuando las quemaduras están infectadas o son recientes se requieren curaciones más frecuentes, y a medida que el paciente se estabiliza y la herida sana, se espacian a cada dos o tres días", explica el doctor Hoyos.

Acerca del autor

Equipo Editorial de El Hospital en colaboración del doctor Marco Antonio Hoyos Franco

Marco Antonio Hoyos Franco, MD, es cirujano plástico de la Unidad de Quemados del Hospital Universitario San Vicente de Paúl, en Medellín, Colombia.
x
LEANIS
02 de enero de 2015 a las 16:44

BUEN ARTICULO PERO QUISIERA QUE ME AYUDARAN EN EL CASO DE MI HERMANA ELLA SE QUEMO Y FUE ATENDIDA EN EL HOSPITA SANVICENTE EN MEDELLIN FUE UNA EXCELENTE ATENCION Y MI HERNANA TENIA OTRO SEMBLANTE PERO LUEGO A ELLA LA EPS LE CAMBIO DE CIRUJANO Y ELLA AHORA TIENE MIEDO DE QUEDAR ASI O QUE EL CIRUJANO YA QUE EL NUEVO CIRUJANO LE HIZO UN PROCEDIMIENTO Y QUEDO LO CONTRARIO A COMO EL PENSON QUE QUEDARIA ALEGAMOS CON LA EPS Y NADA NO SE A DONDE DIRIJIRME ESTPY DESESPERADO POR VER AMI HERMANA ASI TANTO ANIMICA COMO FISICAMENTE AYUDA POR FAVOR


Sección patrocinada por

Otras noticias de Cirugía

Documentos relacionados