Descargar Ebook
Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2017 Página 1 de 2

Consideraciones actuales en metrología y mantenimiento de equipos biomédicos

Ing. Javier García, MSc

Las instituciones de salud se preguntan cada cuánto y cuál mantenimiento, control metrológico, prueba de desempeño y calibración seguir. Aquí, algunas respuestas.

Introducción

Control metrológico, mantenimiento, prueba de desempeño, calibración ¿Cuál se debe aplicar? ¿Cada cuánto? ¿Quién lo hace? Estas son preguntas frecuentes en las instituciones de salud de acuerdo con los últimos cambios en la reglamentación. ¿Qué camino seguir?

Al igual que todos los procesos en una institución, el ciclo de mantenimiento de los equipos médicos está inmerso en mejora continua y sujeto a cambios de normatividad o ajustes internos al proceso. Si se piensa en las actividades de mantenimiento que rodean el ciclo de vida de un equipo biomédico, se tiene que el mantenimiento preventivo y correctivo, junto con el proceso de metrología y pruebas de desempeño, giran alrededor del buen funcionamiento del equipo teniendo como fin último garantizar la seguridad del paciente, y con esto como enfoque principal todas las actividades que ayuden a obtener y mantener ese objetivo serán bienvenidas. Pero de nuevo surge la pregunta: ¿cómo lograr la mejor aplicación de ese ciclo obteniendo el mejor resultado para la institución?

Ciclo del mantenimiento

El ciclo de vida de los equipos biomédicos ha estado sujeto a cambios a través del tiempo, hace más de 20 años con la implementación del mantenimiento preventivo como actividad obligatoria, hace poco más de 10 años con el ingreso de la metrología aplicada a equipos biomédicos normalmente llamada metrología biomédica y hace unos dos años con la convergencia de estos procesos a actividades como las pruebas de desempeño, validación o control metrológico; evolución normal en cualquier proceso que busque asegurar el buen funcionamiento de la tecnología.

Estado actual

Hasta octubre de 2015, en Colombia todos los equipos médicos susceptibles de calibración debían estar bajo un plan de aseguramiento metrológico el cual, aplicado de manera correcta, implicaba el análisis de cada equipo y definir algunos parámetros tales como: necesidad de calibración, frecuencia de calibración, error máximo permitido, entre otras. Aplicado de forma incorrecta, generaba resultados como la calibración de instrumentos que no realizaban una medida (estetoscopios, camas, por ridículo que suene); con la entrada en vigencia del decreto 1595 en el 2015 y su periodo de transición, se reformula este panorama y se establecen nuevos controles o lineamientos que tratan de llevar a un buen camino el control de los equipos biomédicos; en marzo de 2017, dentro del marco del III Congreso Internacional de Ingeniería Clínica en la ciudad de Medellín, la Ingeniera Andrea García presentó por parte de la Dirección de Medicamentos y Tecnologías en Salud un excelente resumen del nuevo esquema, del cual presento un extracto adicionando unos textos para guiar la siguiente explicación:

Equipos biomédicos

De acuerdo con este esquema:

  • Categoría: el primer paso es evaluar la categoría del equipo y definir si puede ser considerado un equipo de medición o no, lo cual puede analizarse solo con revisar si el equipo realiza algún tipo de medida.
  • Finalidad: el equipo fue diseñado para medir, o la medición la efectúa como parte de su funcionamiento mas no es la funcionalidad prevista; muchas veces aquí inician las dudas y no hay seguridad sobre cuál sistema de medición es una funcionalidad prevista del equipo o no lo es, en estos casos el apoyo necesario debe venir desde el área de ingeniería de la institución, que a través de la información suministrada por el fabricante del equipo podrá determinar si éste fue diseñado para medir. Un ejemplo muy básico son equipos como básculas cuya función es pesar y para ello fueron diseñadas, mientras que un monitor de signos vitales utiliza sistemas de medición pero su finalidad no es la de medir, pesar o contar.
  • Control: definido lo anterior, ¿qué control se realiza sobre el equipo? Si se definió que es un equipo cuya finalidad prevista es medir, pesar o contar, la institución tiene dos caminos: realizar el control metrológico legal (calibración con laboratorios acreditados). Si decide realizar controles propios, estos pueden incluir el mantenimiento, validación, pruebas de desempeño, control metrológico (que no es calibración), seguimiento y otros.
  • Normas: ¿cuál regulación soporta la decisión tomada? En caso de control metrológico legal, el decreto 1595 y la resolución 77506 de 2016, entre otras. Si se realizan controles por parte de la entidad se toma como base el decreto 4725 de 2005, resolución 2003 de 2014 y las normas específicas aplicables al equipo en particular.

Visto de esta forma puede parecer sencillo pero, ¿qué ocurre cuando no es el monitor de signos vitales ni la báscula los que deben ser evaluados u otros equipos ya definidos y categorizados, y no hay seguridad sobre la clasificación del equipo? En estos casos y en general en todo el proceso es muy importante no desenfocarse del objetivo principal, el cual es garantizar la seguridad del paciente, lo cual se logra con el conjunto de actividades, el control metrológico no es la única forma de lograr este propósito.

Si volvemos al inicio, el buen funcionamiento del equipo se controla desde la capacitación sobre su uso, siguiendo por la programación de revisiones periódicas y de mantenimientos preventivos, pruebas de desempeño y control metrológico teniendo dentro de este último la opción de realizar calibración con laboratorios acreditados.


Palabras relacionadas:
Consideraciones en metrología, mantenimiento de equipos biomédicos, control metrológico, prueba de desempeño, calibración, equipos biomédicos, instrumentos de medición, metrología, controles sector salud, control metrológico legal.

Acerca del autor

Ing. Javier García, MSc

Ing. Javier García, MSc

Ingeniero electrónico de la Universidad de Antioquia (Colombia), con formación y énfasis en Bioingeniería. Magister en Ingeniería Electrónica (2012), Universidad de Antioquia línea de énfasis Ingeniería Clínica. Posee 20 años de experiencia en el área de ingeniería clínica, mantenimiento de equipo biomédico, implementación de planes de mantenimiento y gestión hospitalaria, gerencia y administración del departamento de mantenimiento.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Administración y TIC en salud

Documentos relacionados