Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2018 Página 5 de 7

Comparación de producto en ventiladores para cuidados intensivos

ECRI Institute

Los ventiladores fáciles de manejar ofrecen una gran ventaja; además, la estandarización de los equipos minimiza el reentrenamiento y la confusión del personal.

Problemas reportados

Hay muchas complicaciones que pueden ocurrir con los ventiladores de cuidados intensivos. Estos incluyen la lesión pulmonar inducida por el ventilador causada por la configuración incorrecta de los parámetros de ventilación, y los Eventos Asociados al Ventilador (VAI). Las VAE incluyen neumonía asociada a ventilador (VAP), sepsis, síndrome de dificultad respiratoria aguda (ARDS), embolia pulmonar, barotrauma, atelectasia y edema pulmonar. Estas complicaciones pueden conducir a una mayor duración de la ventilación mecánica, una mayor duración de la estancia en la UCI y el hospital, un mayor tiempo de antibióticos y una mayor mortalidad de los pacientes. Estas complicaciones pueden prevenirse con estrategias de ventilación con protección pulmonar y programas de prevención VAE.

Las fugas en el circuito o componentes de respiración pueden evitar que el ventilador proporcione el volumen tidal deseado o que detecte con precisión el flujo y que termine una respiración soportada por presión. Las fugas también pueden afectar la capacidad del ventilador para mantener los niveles requeridos de PEEP o CPAP, que pueden afectar la saturación de O2 del paciente y provocar que el ventilador se autocicle (es decir, ciclos rápidos y repetitivos que evitan que el respirador entregue respiraciones efectivas). La generación actual de ventiladores de la UCI tiene algoritmos de compensación de fugas para ayudar a aliviar estos problemas.

El conector de ajuste por fricción que conecta el circuito del ventilador a la vía aérea artificial del paciente puede desconectarse accidentalmente si el médico no lo ha conectado de forma segura.
Los ventiladores deben señalizar una alarma audible y visual cada vez que detecten una fuga o desconexión; sin embargo, algunas alarmas de baja presión pueden ajustarse incorrectamente por debajo del umbral de detección.

La disincronía paciente-ventilador se refiere a la situación en la que un paciente ventilado mecánicamente no activa el ventilador, o el ventilador detecta erróneamente el esfuerzo del paciente y respira en un momento inadecuado. El resultado es una tasa de respiración de la máquina que no coincide con la tasa de esfuerzos inspiratorios del paciente. Esta condición a menudo se llama desincronización o "lucha contra el ventilador".

Debido a que en muchos casos el paciente depende completamente del respirador para respirar, asegurar un mantenimiento adecuado y evitar los errores del operador o las fallas de la máquina es crítico. Además, los ventiladores deben inspeccionarse al menos semestralmente, y la operación adecuada debe verificarse antes de cada uso.

Se pueden presentar complicaciones cardiopulmonares y neurológicas graves cuando se ventila a un bebé. Los niveles elevados de PaO2 en la sangre pueden provocar fibroplasia retrolental y ceguera.
Los altos niveles de FiO2 en el gas administrado por el respirador pueden provocar toxicidad por O2 y cambios exudativos y necrosantes asociados con la displasia broncopulmonar (DBP), que continúa siendo la principal causa de morbilidad y mortalidad en los bebés prematuros. Los niveles de O2 deben ser monitoreados constantemente.

El pulmón infantil es frágil y se daña fácilmente por altas presiones, que pueden ser el resultado de disminuciones en el cumplimiento pulmonar, el paciente no respira sincronizado con el ventilador, la obstrucción de la porción de exhalación del circuito o la válvula de exhalación no se abre. Limitar el PIP y el MAP puede ayudar a prevenir el barotrauma, el enfisema intersticial pulmonar, el BPD y la reducción del gasto cardíaco. Muchas unidades tienen una válvula de alivio de alta presión ajustable, una alarma de alta presión inmediata y un medio de ventilación automática del circuito del paciente para reducir la presión.

El uso de sistemas humidificadores calentados en recién nacidos e infantes intubados para ventilación mecánica se ha asociado con problemas serios. El mal funcionamiento de estos sistemas puede provocar daños traqueales o pulmonares graves, incluidas quemaduras. Los problemas comunes incluyen condensación excesiva (lluvia) en el circuito del ventilador, sobrehidratación e infecciones nosocomiales. La sobrehidratación puede provocar colapso alveolar, obstrucción de las vías respiratorias pequeñas, atelectasia e inhibición del surfactante. Para reducir los problemas con la lluvia, la mayoría de los circuitos respiratorios neonatales tienen trampas de agua para capturar la condensación y / o alambres calentados internos para mantener las temperaturas de los gases y evitar el enfriamiento que provoca la formación de humedad.

Consideraciones de compra

Recomendaciones del ECRI Institute

En el cuadro comparativo que se acompaña, se incluyen las recomendaciones de ECRI Institute sobre los requisitos mínimos de rendimiento para los ventiladores de cuidados intensivos. Los requisitos están separados en dos categorías: ventiladores universales (para pacientes adultos, pediátricos y neonatales) y ventiladores pediátricos / neonatales especializados. Las diferencias entre estas dos categorías se basan en los criterios de rendimiento para los modos de funcionamiento y los rangos de ajuste.


Palabras relacionadas:
Ventiladores de cuidados intensivo, recomendaciones para el manejo de ventiladores mecánicos, respiraciones a presión positiva, características de un ventilador de cuidado crítico, qué complicaciones pueden ocurrir con un ventilador de cuidados intensivos, recomendaciones del ECRI Institute sobre ventiladores mecánicos para UCI.
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Industria de tecnología médica

Documentos relacionados