Promocione sus productos o servicios con nosotros
Febrero de 2019 Página 4 de 6

Comparación de producto en bombas de infusión ambulatoria

ECRI Institute

El anáisis, realizado por el ECRI Institute, cubre las bombas de infusión que el paciente lleva consigo cuando no requiere servicios hospitalarios.

Aunque algunas bombas ambulatorias están equipadas con alarmas para advertir acerca de un aumento de la presión que podría significar una oclusión, el único método fiable para detectar errores de flujo es la inspección visual regular de la bomba y del sitio de administración. Los reservorios vacíos presentan un riesgo de contaminación del set y formación de coágulos en el catéter, que requerirían su retiro. En algunos casos, los reservorios vacíos también pueden presentar un riesgo de infusión de aire (si el dispositivo no tiene un sensor de aire en la línea, o si está defectuoso). Las alarmas que sea activan cuando la jeringa o la bolsa reservorio están vacías o casi vacías pueden evitar esa situación.

El mantenimiento de un catéter en el entorno ambulatorio puede ser difícil para algunos pacientes. La infección de la piel en el sitio de inyección es un problema común que puede ocasionar efectos en la salud que van desde un eritema leve localizado hasta el síndrome de shock tóxico. Para ayudar a prevenir las infecciones, el paciente debe limpiar y desinfectar cuidadosamente el sitio de inyección y establecer un intervalo rutinario para reemplazar la aguja y cambiar el sitio. Se debe utilizar una técnica estéril al llenar el reservorio e insertar la aguja.

El suministro de anestésicos locales a sitios de heridas quirúrgicas utilizando bombas de infusión para un solo paciente ha planteado cuestionamientos sobre seguridad y eficacia, en particular relacionados con la cicatrización de las heridas. Los informes indican que la administración de líquidos analgésicos directamente en el sitio de una herida puede tener efectos deletéreos para la cicatrización de la misma. Los catéteres deben ser colocados cerca del sitio quirúrgico, pero no en él, para lograr el alivio del dolor; esta práctica puede reducir el riesgo de problemas de cicatrización de las heridas.

En épocas recientes, se habían utilizado bombas de infusión elastoméricas para suministrar infusiones intraarticulares continuas de diferentes anestésicos locales después de una cirugía articular (p. ej., cirugía del hombro); pero se encontró que esta práctica era perjudicial y ahora se considera poco aconsejable. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) recibió informes de condrolisis (necrosis y destrucción del cartílago), dolor articular, rigidez y pérdida de movimiento en pacientes que recibieron una infusión continua de agentes anestésicos locales mediante bombas de infusión elastoméricas para tratar el dolor postquirúrgico.

Los anestésicos fueron infundidos durante períodos de tiempo prolongados (48 a 72 horas) directamente en el espacio intraarticular. Los anestésicos locales no están indicados para el uso con infusiones intraarticulares continuas ni para el uso con ningún tipo de bomba de infusión. No se deben utilizar dispositivos de infusión para suministrar analgésicos locales, incluyendo los anestésicos intraarticulares continuos. Los pacientes afectados deben ser monitoreados estrechamente para detectar signos de condrolisis. Las inyecciones intraarticulares únicas de agentes anestésicos locales están aprobadas para realizar bloqueos nerviosos y no se ha reportado la ocurrencia de condrolisis.

La infiltración (también llamada extravasación) es la acumulación extravascular de una solución que se está infundiendo. Esta puede dar lugar a irritación de los tejidos, síndrome compartimental, o necrosis tisular. Adicionalmente, la extravasación impide que el paciente reciba los líquidos o medicamentos necesarios.

Varios incidentes de infiltración que involucran a todos los tipos de bombas de infusión han sido reportados al ECRI Institute. Sin embargo, las bombas de infusión por lo general desempeñan solo un papel secundario en dichos incidentes, y la creencia de que las bombas en sí producen infiltraciones es errónea. Más bien, las causas habituales de infiltración son el desalojamiento o la inserción inadecuada ya sea de un catéter o, en el caso de un puerto de inyección subcutáneo, de una aguja.

Las bombas de infusión no pueden detectar la infiltración si no hay un aumento de la presión de la bomba suficiente para activar el umbral de la alarma. Por lo tanto, para evitar problemas, los miembros del personal deben monitorear los sitios de punción IV de los pacientes que están recibiendo infusiones a través de bombas de acuerdo con las políticas de la institución para garantizar que no se produzca un desalojamiento del catéter o de la aguja y la subsecuente infiltración. Los requerimientos para el control del sitio de infusión variarán según el líquido de infusión y el paciente.

Consideraciones para la compra

Recomendaciones del ECRI Institute

En las tablas comparativas adjuntas* se encuentran incluidas las recomendaciones del ECRI Institute sobre los requerimientos mínimos de desempeño para las bombas de infusión ambulatoria.


Palabras relacionadas:
EH0219ECRIBOMB, comparaciones de producto del ECRI Institute, características de una bomba de infusión ambulatoria, principios de operación de una bomba de infusión ambulatoria, bomba de presión negativa desechable, bombas elastoméricas, bombas de infusión ambulatoria electrónicas, ajustes de una bombas de infusión ambulatoria, problemas reportados sobre una bombas de infusión ambulatoria.
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Anestesia, urgencias y cuidado intensivo

Documentos relacionados