Promocione sus productos o servicios con nosotros
Febrero de 2019 Página 2 de 6

Comparación de producto en bombas de infusión ambulatoria

ECRI Institute

El anáisis, realizado por el ECRI Institute, cubre las bombas de infusión que el paciente lleva consigo cuando no requiere servicios hospitalarios.

Algunos fabricantes ofrecen una bomba de presión negativa desechable como alternativa a una bomba electrónica. Las bombas elastoméricas constan típicamente de un módulo de control que se coloca alrededor de la muñeca, y un infusor de conexión desechable en el que se almacena el medicamento. Se requiere una vigilancia adicional, ya que no hay alarmas de seguridad ni protección contra la auto-administración excesiva.

Las bombas elastoméricas tienen un balón reservorio que se presuriza al llenarlo. El flujo es regulado por las características del set de infusión, tales como el calibre y la longitud de un control capilar. Estos dispositivos son desechables, están disponibles con reservorios de diferentes tamaños, y no requieren una fuente de alimentación. 

Algunas bombas para un solo paciente funcionan con pilas; estas utilizan típicamente motores peristálticos rotativos. Algunas incluyen ciertas características básicas similares a las de las bombas reutilizables, tales como anuncios y mensajes de alerta. La mayoría de los modelos incluyen reservorios recargables para terapias a más largo plazo.

La mayoría de las bombas de infusión le permiten al usuario seleccionar la dosis o el volumen que se va a infundir (VTBI, por sus siglas en inglés, volume to be infused). Si este límite se alcanza antes de que la fuente de líquido se agote, la mayoría de las bombas emitirán una alarma y seguirán infundiendo el líquido a una velocidad muy baja para evitar que la aguja de infusión se obstruya. Esta baja velocidad de flujo se conoce como velocidad para “mantener la vena abierta” (KVO, por sus siglas en inglés “keep vein open").

Las bombas de infusión ambulatoria electrónicas pueden ser programadas para suministrar regímenes de infusión complejos, incluyendo la función de rampa automática (aumento y/o disminución gradual de la tasa de infusión al comienzo y al final de la infusión). Las medidas de seguridad tales como casetes reservorio bloqueables y códigos de acceso programables impiden la manipulación de los ajustes de control y proporcionan evidencias de manipulación indebida.  

Muchas bombas electrónicas poseen alarmas para indicar alta presión (que significa una oclusión), próximo fin de la infusión, reservorio vacío, aire en la línea, mal funcionamiento del sistema, reservorio desbloqueado, y batería baja. Algunos modelos detectan errores de flujo y mal funcionamiento del sistema electrónico. Las situaciones de alarma normalmente se identifican en una pantalla integrada a la bomba y pueden estar acompañadas de una señal audible.

Varios modelos pueden registrar datos tales como los ajustes de la bomba, la activación de las alarmas, y los volúmenes de infusión. Unos cuantos modelos tienen un puerto de datos, tales como el puerto RS232, para la comunicación con una computadora o impresora externa.

Como el uso en el hogar excluye un soporte de ingeniería biomédica fácilmente disponible, muchos proveedores de los Estados Unidos tienen líneas directas de soporte técnico gratuito (al menos durante las horas diurnas). Algunas bombas cuentan con funciones que permiten llevar a cabo verificaciones del estado y programación por teléfono.

La mayoría de las bombas de infusión que se venden en los Estados Unidos, y algunas que se comercializan a nivel mundial, tienen ahora un sistema de reducción de errores de dosificación (DERS, por sus siglas en inglés) o una biblioteca de protocolos incorporada. Estos dispositivos, también llamados "bombas inteligentes", advierten a los usuarios sobre errores de programación que podrían dar lugar a un suministro excesivo o insuficiente, y algunos sistemas incluyen parámetros de dosis iniciales. Estos sistemas permiten que las bombas de infusión adviertan a los usuarios sobre órdenes de medicación incorrectas, errores de cálculo, o una mala programación que podría dar lugar a un suministro significativamente insuficiente o excesivo de un medicamento, electrolito, o de otro líquido.

Los DERS constituyen una parte importante de las defensas de una institución contra los errores de medicación y están disponibles en las bombas de gran volumen (también conocidas como de uso general), de jeringa, de analgesia controlada por el paciente (ACP), y ambulatorias. Para implementar uno de esos sistemas, una institución debe establecer concentraciones y límites de dosis máximos/mínimos estandarizados para los medicamentos IV y los electrolitos que se utilizan en cada ubicación clínica (incluyendo límites para suministros continuos, intermitentes, en bolo y de dosis total); todas las bombas deben ser programadas posteriormente con estos parámetros en una biblioteca de medicamentos o protocolos.


Palabras relacionadas:
EH0219ECRIBOMB, comparaciones de producto del ECRI Institute, características de una bomba de infusión ambulatoria, principios de operación de una bomba de infusión ambulatoria, bomba de presión negativa desechable, bombas elastoméricas, bombas de infusión ambulatoria electrónicas, ajustes de una bombas de infusión ambulatoria, problemas reportados sobre una bombas de infusión ambulatoria.
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Anestesia, urgencias y cuidado intensivo

Documentos relacionados