Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2016 Página 1 de 2

¿Cómo se debe montar un sistema de telemedicina?

Karim Nader Ch., MD

Conozca la serie de parámetros que en ningún momento se deben obviar, si lo que se pretende es buscar eficacia y eficiencia en la atención médica.

Cuando se habla de montajes de sistemas de telemedicina básica y/o especializada, sea cual sea el número de servicios a implementar, se debe tener un orden cronológico y una serie de parámetros que en ningún momento se deben obviar, si lo que se pretende es buscar eficacia y eficiencia en la atención médica.

Fases de montaje

1. Preventa. En primera instancia se debe analizar al cliente potencial desde sus necesidades reales en cuanto a servicios de telemedicina. Una vez hecho esto se tienen las herramientas para realizar: diseño, integración y el modelo de valor de la solución.

2. Venta. Presentación de la solución al cliente, circunscrita a las necesidades manifestadas. Puede tener tres variables: venta “One Time”, en la cual el cliente adquiere la totalidad del hardware, el software biomédico y los equipos de cómputo ofrecidos, quedando bajo su responsabilidad la contratación de especialistas. Segundo, una venta bajo la modalidad de servicios, donde el cliente no pone ningún dinero para equipos ni para el salario de especialistas en las áreas que sean de su necesidad y simplemente paga un “fee” mensual. Y por último, licitación o contrato directo.

3. Implementación. Se debe realizar “Site Survey” (estudio de campo) presencial en cada uno de los puntos donde se pretende instalar un servicio de telemedicina, con el fin de evaluar cuáles obras civiles, eléctricas y de conectividad se requieren.

4. Soporte. Entregar al cliente por escrito los protocolos de servicio: “Service Level Agreement” -SLA-. En estos deben estar incluidos los servicios de soporte preventivo y correctivo, y el tipo de soporte remoto y presencial que se prestará al sistema de telemedicina.

5. Post-venta. Acompañamiento al cliente en todo lo relacionado con la trazabilidad en la atención de pacientes a través del sistema de telemedicina, incluidos: agendamiento de pacientes, protocolos de bioseguridad y protocolos de almacenamiento de la información médica.

6. Gestión del cambio. Los médicos, tanto generales como especialistas, manejan su rutina de atención de pacientes de forma presencial y no remota. La capacitación y el empoderamiento de los sistemas de telemedicina por parte de los profesionales de la salud, es vital para prestar un servicio asistencial de excelencia.

7. Recurso humano. La tecnología nunca estará por encima de una buena atención en salud. El capital humano asistencial en las instituciones de salud, entiéndase: médicos generales, médicos especialistas, enfermeras, bacteriólogas, tecnólogos en salud, ingenieros biomédicos e ingenieros de sistemas, son quienes llevan en su espalda la responsabilidad de una buena atención llámese ésta presencial o a través de telemedicina.

8. Capacitación. En concordancia con el punto anterior, la capacitación a las personas ya citadas debe realizarse de forma teórico-práctica y presencial con un pensum académico definido en horas, que abarque todos los implementos utilizados para telemedicina y, obviamente, la expedición de los certificados de capacitación correspondientes a cada área.

9. Coordinación. Este aspecto está relacionado directamente con la operación de los sistemas de telemedicina. Se recomienda capacitar a un médico coordinador del sistema y a un ingeniero en el funcionamiento cotidiano de la atención remota, para dar apoyo a médicos generales y especialistas en su labor diaria.

Las siguientes son fases gerenciales, las cuales tienen el mismo peso e importancia que las anteriores:

10. Asuntos legales. Cada país tiene su propia legislación médica que la mayoría de las veces va de la mano con la legislación general. En tal sentido quien pretenda establecer sistemas de telemedicina debe ilustrarse muy bien en este aspecto, para evitarle al cliente problemas en el futuro.

11. Asuntos administrativos. Para el caso de soluciones en telemedicina implementadas bajo la modalidad de servicios, se deben tener pólizas de seguros contra todo riesgo y sin tener ningún tipo de hardware y software en la implementación. A quienes adquieran sistemas de telemedicina bajo la modalidad “One Time” se le debe recomendar el aseguramiento de su infraestructura.

12. Logística de compras. Para quienes utilicen la modalidad “One Time” en sus implementaciones de telemedicina, se recomienda que le exijan al proveedor del sistema que todo el hardware y el software biomédico tenga certificación de la FDA. Así mismo, se deben exigir al proveedor del sistema de telemedicina las garantías pertinentes de soporte, mantenimiento y repuestos de los equipos biomédicos que se van a adquirir.


Palabras relacionadas:
Telemedicina especializada, programas de telemedicina, implementación de sistemas de telemedicina, atención médica inmediata, hospitalización en casa, servicios médicos ambulatorios, TIC en atención médica, medicina a distancia

Acerca del autor

Karim Nader Ch., MD

Médico cirujano. Especialista en telecomunicaciones.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Administración y TIC en salud

Documentos relacionados