Promocione sus productos o servicios con nosotros
Marzo de 2017 Página 1 de 3

¿Cómo evitar problemas causados por bacterias en analizadores clínicos?

Lab Water Business Field

En entornos como laboratorios hay poco margen para la ineficacia o la duda respecto a la fiabilidad de los resultados de los análisis clínicos realizados en el laboratorio.

Los laboratorios biomédicos con gran carga de trabajo son un enlace vital en la gestión de la atención sanitaria de los pacientes. Esos laboratorios suelen funcionar 24 horas al día, siete días a la semana para proporcionar a los médicos los resultados de sus pacientes lo antes posible, y a menudo en unas pocas horas. En entornos como esos, hay poco margen para la ineficacia o la duda respecto a la fiabilidad de los resultados de los análisis clínicos realizados en el laboratorio.

Claves para obtener resultados clínicos precisos

Puede resultar evidente que analizadores de gran calidad y con buen mantenimiento, así como personal del laboratorio profesional y competente son esenciales para asegurar resultados constantemente exactos y aumentar al máximo el tiempo de funcionamiento del analizador clínico. Otro factor menos obvio, pero muy importante, sin embargo, es la calidad de los reactivos, entre ellos el agua, usados para alimentar el analizador. Proporcionar agua de calidad adecuada para los ensayos clínicos es fundamental para obtener resultados fiables y constantes a lo largo del tiempo.

Sin embargo, antes de poder utilizar agua potable del grifo para alimentar un analizador clínico, deben eliminarse diversos tipos de contaminantes para conseguir un grado de pureza adecuado para los análisis. En particular, es crucial conseguir un bajo recuento de bacterias en el agua purificada, ya que las bacterias pueden contaminar el analizador, y generar numerosas interferencias en los análisis bioquímicos e inmunoquímicos.

Múltiples efectos de las bacterias: cómo y dónde

Las bacterias gramnegativas, como Ralstonia pickettii, Sphingomonas paucimobilis, Caulobacter crescentus y Pseudomonas aeruginosa, pueden reproducirse y contaminar el analizador clínico. [1-3] Estas bacterias crecen en los tubos, el interior del depósito, las rampas de filtración, las muestras y las agujas de los reactivos. Pueden encontrarse elevadas concentraciones de bacterias, de 105 a 106.

Las bacterias liberan enzimas y ácidos orgánicos pequeños, como el oxalato y el piruvato, que interfieren en diversos ensayos, provocando calibraciones inestables del analizador, elevada absorbancia de los blancos, desviaciones de los valores de referencia y errores en los valores medios de los pacientes.

Interferencia en los ensayos químicos
En el ensayo de determinación de calcio con arsenazo III, las proteínas bacterianas se unen al Ca, modificando la concentración del analito en la muestra de suero. En el ensayo potenciométrico del potasio, se observaron elevados coeficientes de variación (CV) y la necesidad de recalibración después de que los instrumentos estuvieran en modo en espera; estos problemas se desvanecían después de aclarar el equipo y de utilizarlo durante algún tiempo. [3]

Interferencias en los enzimoinmunoanálisis (EIA)

El uso de la fosfatasa alcalina (ALP) como una enzima de detección es común en numerosos métodos biomédicos, entre ellos el enzimoinmunoanálisis y las sondas de ácidos nucleicos marcados con ALP. La mayor parte de los ensayos de este tipo se realizan utilizando intestino de ternera (CIP). La ALP bacteriana liberada tras la proliferación de especies bacterianas en agua purificada puede crear interferencias con el intestino de ternera en los enzimoinmunoanálisis, donde se utiliza para generar señales: luz UV/visible, fluorescencia o quimioluminiscencia. Ejemplos de esos ensayos son la cascada de amplificación bioquímica cTnI para la detección UV/visible, la inmunoquímica basada en el 4-metilumbeliferil fosfato (MUP) para detección mediante fluorescencia y la inumoquímica basada en el AMPPD para detección mediante quimioluminiscencia.

Figura 1.

Figura 1. La fosfatasa alcalina como enzima de detección en métodos bioquímicos.

Generación de turbidez
Las bacterias en elevadas concentraciones pueden comportarse como partículas, interfiriendo en los ensayos turbidimétricos y afectando a la detección a 340 nm.

Mantenimiento más frecuente del equipo
Los analizadores y las unidades de purificación de agua deben ser descontaminados para reducir las interferencias bacterianas. Esto produce una pérdida de tiempo para el personal del laboratorio bioquímico, así como un tiempo de parada del analizador. Existe también el riesgo de que puedan quedar trazas del agente sanitizante utilizado, como el NaOCl, el H2O2 o el ácido peracético, en el sistema de fluidos del analizador. Esos oxidantes interfieren en los ensayos en los que se emplean NAD+/NADH y en la detección espectrofotométrica a 340 nm (G6PD, GHB, amoniaco, ALT, LDH).


Palabras relacionadas:
Analizadores clínicos, problemas por bacterias en analizadores clínicos, análisis clínicos en el laboratorio, cuidados en un laboratorio, efectos de las bacterias en un laboratorio, tecnologías para protección de laboratorios

Acerca del autor

Lab Water Business Field

División del Área de negocios de Soluciones para Laboratorio, de Merck Millipore.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Laboratorio, patología y banco de sangre

Documentos relacionados