Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2019 Página 4 de 4

Cirugía mínimamente invasiva reafirma sus ventajas en el tratamiento de la endocarditis

Por Oscar Velásquez, MD*, Omar Ali Matar, MD**, Fabián Jaimes, MD***

Conozca la experiencia del Hospital Universitario San Vicente Fundación en el manejo quirúrgico de la endocarditis por técnica mínimamente invasiva (MICS).

Una proporción importante de pacientes con endocarditis e indicación quirúrgica no se someten a la cirugía. La insuficiencia cardiaca moderada o severa debido a endocarditis infecciosa confiere alta mortalidad en ausencia de la cirugía. En tales casos, la terapia médica sola se asocia con 75 % de mortalidad; con la cirugía, la tasa de mortalidad disminuye a 25 % 26; en la literatura se describe que hasta en 75 % de los pacientes llevados a cirugía por endocarditis, su indicación es la falla cardíaca [27].

En un estudio observacional de 1.552 pacientes con endocarditis nativa, la cirugía temprana (definida como la cirugía durante la hospitalización inicial) se asoció con una reducción del riesgo absoluto del 5,9 por ciento en la mortalidad [10]. Otro estudio que incluyó 513 pacientes con endocarditis complicada de válvula nativa izquierda unilateral, señaló que la cirugía de la válvula se asoció de forma independiente con una reducción de seis meses en la mortalidad (15 vs. 28 %) [5]. El beneficio fue mayor entre los pacientes con insuficiencia cardiaca moderada o grave (14 vs. 51 %); no hubo beneficio significativo en los pacientes con insuficiencia cardíaca leve.

En contraste con estos resultados, un estudio retrospectivo de 546 pacientes con endocarditis infecciosa izquierda [28] no observó ninguna mejoría en la mortalidad a seis meses entre los pacientes que se sometieron a la cirugía. Sin embargo, el abordaje por tórax para endocarditis infecciosa en 35 pacientes [29], presentó una sobrevida actuarial a 1 y 5 años del 83 %, con libertad de reoperación o recurrencia del 97 %. En nuestra serie ningún paciente falleció, lo que posiblemente se deba al diagnóstico temprano, al manejo antibiótico adecuado y a la intervención quirúrgica oportuna, aunado a los beneficios de la cirugía mínimamente invasiva.

En conclusión, la cirugía mínimamente invasiva está consolidándose como una técnica que conlleva beneficios para los pacientes y entidades de salud; para patologías con alta morbimortalidad, no se pueden definir aun los beneficios de este tipo de cirugía; no obstante, los resultados descritos en el estudio son promisorios y con base en éstos se pueden desarrollar experimentos clínicos para poder llegar a conclusiones adecuadas.

El Hospital agradece la colaboración editorial de la SociedadColombiana de Cardiología y Cirugía Cardiovascularpara este artículo, el cual aparece originalmente publicado en la Revista Colombiana de Cardiología, Vol. 25 Núm. 4 y puede consultarse aquí.

Artículo proveniente del Suplemento Colombia de la edición impresa de Agosto-Septiembre de 2019 de El Hospital con el código EH0819COLENDO

Fin.

Palabras relacionadas:
Válvula aórtica, Válvula mitral, Válvula tricúspide, Esternotomía, Procedimientos quirúrgicos mínimamente invasivos, Endocarditis, Cirugía mínimamente invasiva, Infecciones cardiovasculares

Acerca del autor

Por Oscar Velásquez, MD*, Omar Ali Matar, MD**, Fabián Jaimes, MD***

*Médico del Departamento de Cirugía Cardiovascular, Hospital Universitario San Vicente Fundación, Medellín, Colombia. **Médico del Departamento de Medicina Interna, Universidad de Antioquia, Medellín. ***Médico de la Unidad de Investigaciones, Hospital Pablo Tobón Uribe, Medellín.
x
Notas complementarias
  • Referencias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Medicina interna y subespecialidades