Promocione sus productos o servicios con nosotros
Febrero de 2006 Página 1 de 3

Cirugía endoscópica en Concepción: un paradigma regional

Anselmi Méndez, Mario / Gemmato Pascazio, Anna María

En la Unidad de Cirugía Endoscópica de la Universidad de Concepción, Chile, se tratan patologías digestivas y biliopancreáticas de potencial manejo quirúrgico.

La Unidad de Cirugía Endoscópica (UCE) del Hospital Regional y del Departamento de Cirugía de la Universidad de Concepción, de Chile, es una unidad piloto dentro de los servicios de salud del país. Hasta donde nuestros conocimientos llegan, no existe otro centro de salud pública que cuente con una unidad docente asistencial de estas características.

Aunque un cirujano endoscopista efectuaba procedimientos desde 1992, la UCE inició oficialmente su funcionamiento el 1 de agosto de 1997, cumpliendo labores asistenciales y docentes. Entre las causas de su creación están el hecho de haber previamente demostrado, mediante un trabajo metódico de almacenamiento de datos y, por lo tanto, a través de cifras y publicaciones, las ventajas comparativas de la cirugía endoscópica, respecto de la cirugía tradicional [1]. Lo anterior permitió ganar progresivamente la confianza en el método de los médicos tratantes, lo que a su vez condujo a una creciente demanda de atención, inicialmente de pacientes hospitalizados y luego ambulatorios (gráfico 1).

Dada la intensa actividad diaria y la gran presión asistencial a que la UCE se ha visto sometida, su rendimiento ha sobrepasado lo planificado.

La UCE está destinada no solo a tratar patologías digestivas y biliopancreáticas de potencial manejo quirúrgico, tanto electivo como de urgencia, sino, además, a resolver complicaciones postoperatorias. Por lo tanto, los procedimientos de cirugía endoscópica se han constituido con frecuencia en una alternativa ventajosa, frente a los de cirugía tradicional, y al mismo tiempo en un complemento de ésta. Esto ha significado una rápida y expedita solución global del problema de nuestros pacientes [1, 2].

Por ejemplo, debido a la creciente extracción preoperatoria de cálculos de la vía biliar, nuestro centro asistencial es el único en Chile que puede exhibir una tasa de colecistectomía videolaparoscópica superior al 90%, con todas las ventajas que esto significa para los pacientes, el hospital y el país.

En nuestro hospital, en la actualidad es excepcional que un paciente con una colangitis aguda sea sometido a una cirugía abierta. En efecto, el drenaje endoscópico de la vía biliar en estos enfermos ha permitido disminuir significativamente las tasas de morbilidad y mortalidad [3]. Debe tenerse en cuenta, además, que ninguno de los pacientes drenados endoscópicamente requiere de un pabellón quirúrgico, camas en una Unidad de Cuidado Intensivo o de ventilador mecánico, de los cuales era muy difícil desconectar a los pacientes de edad avanzada.

Lo mismo sucede con los pacientes con obstrucción maligna de la vía biliar. Chile presenta un problema particular, al tener una muy alta incidencia de cáncer de la vesícula. La aparición de ictericia en estos enfermos representa una enfermedad avanzada y es casi sinónimo de irresecabilidad. En estos casos, la cirugía no solamente tiene un papel muy limitado, sino que con frecuencia no es útil. El drenaje endoscópico es sin duda la mejor alternativa para la paliación de los molestos problemas derivados de la obstrucción biliar neoplásica. El hecho de poder llevar a cabo la instalación de una endoprótesis, y el cambio programado de esta en forma ambulatoria, permite, además de evitar una cirugía inútil, ahorrar un número significativo de pabellones, días/camas y, por sobre todo, molestias al paciente; sin contar el ahorro para el país [4].

Situación similar sucede con el cáncer de esófago o de cardias. La cirugía endoscópica en pacientes con enfermedad irresecable hace posible obtener una paliación satisfactoria de la disfagia y evitar procedimientos quirúrgicos, como la gastrostomía o la yeyunostomía, los que aunque le permiten alimentarse, no solo no solucionan el más molesto de los síntomas de estos enfermos, sino que agregan problemas al paciente y a su entorno familiar [5].

Tratar de cambiar conceptos no es materia fácil entre los pares, y más difícil aún entre los administradores hospitalarios. Quizá la forma más simple y efectiva es mostrar, con base en evidencias obtenidas localmente, los resultados precoces y tardíos de este tipo de tratamiento, tanto respecto al bienestar del paciente y de su familia, como del significado económico que este cambio involucra.

Acerca del autor

Anselmi Méndez, Mario / Gemmato Pascazio, Anna María

El profesor Mario Anselmi Méndez, MD, es Jefe de la Unidad de Cirugía Endoscópica, Hospital Guillermo Grant Benavente, Departamento de Cirugía, Facultad de Medicina, Universidad de Concepción, Concepción, Chile. Y Anna María Gemmato Pascazio, MD, es Gastroenteróloga, ex alumna Curso de Capacitación en Cirugía Endoscópica, Universidad de Concepción, Instituto Autónomo, Hospital Universitario de los Andes, Mérida, Venezuela.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Medicina interna y subespecialidades

Documentos relacionados