Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2005 Página 1 de 3

Cirugía ambulatoria, una alternativa eficaz

Guido Idrovo Murillo, MD

El desarrollo de técnicas quirúrgicas, anestésicos y analgésicos y la ruptura de paradigmas, conlleva a que la cirugía ambulatoria evolucione constantemente.

Durante los últimos 25 años, la cirugía ambulatoria ha crecido en forma exponencial; además, ha evolucionado desde la realización de procedimientos sencillos en el consultorio médico hasta una amplia gama de intervenciones en la sala de operaciones. En la actualidad, cerca del 80% de las cirugías programadas se realizan bajo esta modalidad.

Los temas económicos que preocupan fundamentalmente a usuarios y compañías aseguradoras, la falta de camas/hospital, el aumento de los trámites burocráticos y las largas listas de espera de las instituciones de salud para que los problemas quirúrgicos sean resueltos, son algunos de los elementos justificativos para la implementación de esta modalidad.

Por otro lado, el desarrollo de nuevas tecnologías y técnicas quirúrgicas, el mayor conocimiento sobre fármacos analgésicos y anestésicos de rápida eliminación, y sobre todo, un proceso de desmitificación de que toda cirugía debe ser realizada en un hospital, han contribuido para que esta modalidad de práctica médica evolucione adecuadamente.

Recordemos que como práctica médica, la atención ambulatoria es la más antigua, puesto que no existían hospitales. Inclusive, los procedimientos quirúrgicos se efectuaban en el mismo hogar del paciente. La hospitalización tiene su desarrollo más importante en el siglo XVIII, pues las teorías de control de infecciones, sustentadas en esa época, hicieron desaparecer la práctica médica ambulatoria. El descubrimiento de la anestesia general "más segura" y el advenimiento del éter en 1840, apoyaron aún más el que los pacientes debían ser hospitalizados para su tratamiento quirúrgico.

Para finales del siglo XIX, la hospitalización empezó a perder aceptación por la alta incidencia de infecciones nosocomiales, relacionadas con instalaciones rudimentarias en los hospicios donde se cuidaba a los más pobres. La gente con recursos prefería ser atendida en su hogar.

A comienzos del siglo XX se publican las primeras experiencias quirúrgicas ambulatorias. Sin embargo, el desarrollo tecnológico de nuevas formas diagnósticas y los tratamientos invasivos, hicieron que la hospitalización fuera un requisito indispensable; esto dejó la práctica ambulatoria, nuevamente, en una fase de inactividad por algunos años.

Con el surgimiento de nuevos agentes anestésicos se obtuvieron buenos resultados en anestesia ambulatoria. Entonces, fueron los anestesiólogos quienes reiniciaron la práctica ambulatoria a partir de 1956, con diferentes propuestas o modelos de organización.

Programas de cirugía ambulatoria con base hospitalaria
La preocupación sobre los posibles riesgos del reposo absoluto por largo tiempo, fue el punto de partida para los programas de ambulación temprana en diversas patologías que antes obligaban a la hospitalización, así como el retorno temprano al hogar y la rápida reincorporación del paciente a sus actividades. Las compañías aseguradoras comenzaron a explorar la inocuidad del proceso y apoyaron, bajo estrictas normas de seguridad, que se incluyeran pacientes en buen estado de salud, cuya intervención quirúrgica no requiriera mayores cuidados postoperatorios.

Los programas de cirugía ambulatoria con base hospitalaria se iniciaron utilizando instalaciones del mismo hospital: se mantenían bajo el mismo esquema administrativo, se compartía el personal médico, pero se manejaban esquemas diferentes para dar el alta a los pacientes. Para 1987, la American Hospital Association indica que el 79% de los programas de cirugía ambulatoria estaban integrados a los hospitales, y los denominó "cirugía por consulta externa".

Centro autónomo de cirugía ambulatoria
Para 1985, los centros quirúrgicos ambulatorios surgen como compañías lucrativas administradas por médicos, en su mayoría anestesiólogos, patrocinadas por empresas aseguradoras, lo cual produjo un rápido crecimiento y un mayor número de pacientes atendidos. La autonomía de estas empresas proporcionó agilidad a los procesos, la atención médica se especializó en pacientes ambulatorios, y se desarrollaron programas de atención de enfermería domiciliaria para controlar a los pacientes operados por este sistema. Otro puntal para el desarrollo de estas organizaciones fue el económico, debido a que estos servicios no incurrían en gastos indirectos que sí tienen los hospitales, tales como alimentación, hotelería, mantenimiento, etc., lo cual redujo los costos.

Cirugía de consultorio
Con el éxito alcanzado por la cirugía ambulatoria autónoma, muchos médicos cirujanos, odontólogos, oftalmólogos, deportólogos y quiroprácticos desarrollaron también diversos esquemas, para que procedimientos menores fueran realizados en sus consultorios.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Cirugía

Documentos relacionados