Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2005 Página 1 de 2

Centro quirúrgico para cirugía ambulatoria

Raymond A. Dieter / Eric Meyer

Las instalaciones de cirugía ambulatoria que utilizan técnicas innovadoras con alta el mismo día y seguimiento ambulatorio, tienen aceptación variada.

La atención médica ambulatoria reduce los costos de atención y permite a los familiares estar más cerca de sus enfermos.

Durante siglos, los procedimientos quirúrgicos se realizaron con instrumentos simples y en instalaciones primitivas, en el hogar o en la escena de la enfermedad; los cuchillos eran romos y conservaban poco el filo; no había anestesia o ésta posiblemente era alcohol; la inmovilización consistía en cuatro hombres fuertes, ropas pesadas o correas, y los resultados dependían de la enfermedad que se trataba. Se drenaban los abscesos y podían curarse, y con amputaciones se eliminaban las gangrenas o los tumores. Hace dos siglos se desarrollaron mejores facilidades. La teoría de los gérmenes, la anestesia con cloroformo y éter, la electricidad y los rayos X estaban en desarrollo.

En el siglo XX, la mayoría de pacientes que requerían cirugía o procedimientos invasivos eran internados en el hospital para tratamiento, y la hospitalización y la atención hospitalaria fueron la norma (tabla 1). Los pacientes ingresaban al hospital para estudios diagnósticos, tales como enemas de bario, gastroscopia, colonoscopia y angiografía. Cuando se indicaba la intervención quirúrgica para hernias, amígdalas o tímpanos, cataratas o uñas encarnadas, el paciente se internaba en el hospital y permanecía allí por muchos días o semanas, a pesar de la recuperación física rápida; todos los pacientes de colecistectomía, de hernia o de procedimientos de cartílago requerían una, dos o tres semanas de estancia hospitalaria.

La calidad de la atención mejoró con estos abordajes y aumentó el conocimiento. Las unidades de cuidado intensivo y de cuidado crítico, y el tratamiento especializado requirieron personal capacitado para prestar tal atención. Todos estos esfuerzos llevaron a un mayor cuidado intrahospitalario y, concomitantemente, a una explosión de los costos de atención en salud en los que estuvieran disponibles estas instalaciones y servicios. Como las reservas de las compañías de seguros, las organizaciones de managed care y los fondos gubernamentales de salud eran finitos, surgieron algunos problemas, como el costo de la atención y el reembolso financiero a los entes de salud (médico y hospital).

Simultáneamente, una explosión de la atención en salud industrializada llevó al desarrollo de extraordinarios equipos de diagnóstico y tratamiento, como los escáneres de RM y PET, y los endoscopios para diagnóstico y tratamiento.

La cirugía ha sentido el impacto del progreso mencionado. Los agentes anestésicos nuevos, especialmente los de tipo intravenoso, han reducido las náuseas postoperatorias y los problemas respiratorios; la cirugía mínimamente invasiva requiere incisiones más pequeñas y produce menos molestias; además, los pacientes tienen mayor movilidad y son más autosuficientes en el periodo postoperatorio. En 1970, Wallace Reed planeó y abrió unas instalaciones de cirugía ambulatoria independientes, utilizando estas técnicas más innovadoras en el tratamiento de pacientes quirúrgicos o de diagnóstico invasivo. Nació el concepto del alta el mismo día, con seguimiento ambulatorio. La prestación eficiente y económica de la atención llevó a una explosión o revolución en el cuidado quirúrgico.

El movimiento de los centros quirúrgicos surgió en el sector de la atención en salud, con aceptación variada. Los hospitales que recibían pagos por la atención diaria fueron reacios a aceptar este nuevo concepto; los médicos entrenados para ser ultra conservadores se demoraron en acoger y aceptar la cirugía y el alta para la casa en el mismo día; los pacientes y sus familiares no estaban preparados para el alta temprana. Los beneficios se desarrollaron lentamente en la comunidad, con probabilidad más rápido en la comunidad lega que en el sector de la salud (tabla 2).

Las familias estaban con su enfermo hasta la cirugía y casi inmediatamente después de ella. Contribuyó la facilidad de entrar y salir del centro, sumada al tratamiento, 35% a 40% menos costoso. El paciente estaba en casa esa misma tarde y recuperándose. En nuestras instalaciones hemos realizado cerca de 100.000 procedimientos, con un tiempo entre casos que varía de 7,8 a 8,2 minutos en promedio, lo cual permite a los médicos tener más tiempo para sus otras responsabilidades. Con menos gastos, los pagadores aceptan fácilmente el programa.

Acerca del autor

Raymond A. Dieter / Eric Meyer

Raymond A. Dieter es presidente del Northern Illinois Surgicenter, del Internacional College of Surgeons y del International Health Care Consultants, LLC.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Administración y TIC en salud

Documentos relacionados