Promocione sus productos o servicios con nosotros
Marzo de 2015 Página 1 de 2

Cableado estructurado moderno, más que un lujo para las instituciones de salud

Sonia Laverde, redactora de El Hospital

Renovar las redes de cableado estructurado es una tarea importante para centros de salud que buscan mejorar sus estándares de calidad y ampliar sus capacidades.

Sistemas de tomografía computarizada, camas eléctricas de última generación para unidades de cuidados intensivos (UCI), servidores para sistema de archivo y transmisión de imágenes (PACS), pantallas LCD y estaciones de trabajo para anestesia, son algunas de las tecnologías que han impulsado la actualización de la infraestructura eléctrica en los hospitales del mundo. Lo cierto es que para su correcto funcionamiento, cada uno de estos equipos requiere de estándares de instalación que incluyen un ambiente idóneo.

Para su adecuada puesta en marcha es indispensable contar con espacios con condiciones especiales técnicas, eléctricas y de telecomunicaciones, capaces de soportar la fuerza y velocidad de trabajo necesarias para una máxima operatividad en un centro de salud. Por esta razón, diferentes instituciones sanitarias realizan cambios en sus construcciones, con el objetivo de actualizar y ampliar sus sistemas de información y de cableado estructurado.

La instalaciones de estas instituciones son diferentes y mucho más complejas que las de otro tipo, y en consecuencia organizaciones como la Asociación de la Industria de las Telecomunicaciones (TIA, por sus siglas en inglés), el Instituto de Ingeniería Eléctrica y Electrónica, y la Asociación Profesional para el Avance de las Tecnologías de la Información, trabajan en brindar recomendaciones sobre cableado estructurado y diseño de sistemas eléctricos y de información tecnológica para los establecimientos sanitarios.

Precisamente, en julio del 2010 el Instituto Nacional Americano de Estándares publicó la Norma sobre Infraestructura de Telecomunicaciones en Instalaciones Sanitarias, TIA-1179, la cual constituye los lineamientos para el cableado en centros médicos, así como las topologías, distancias, tramos, áreas de trabajo y demás requisitos complementarios.

Esta norma, aprobada por la TIA y desarrollada por más de 70 entidades de telecomunicaciones, fabricantes, consultores y usuarios finales[1], busca respaldar entornos competitivos y proveer información para el diseño de redes de telecomunicaciones.

El estándar indica la necesidad de dos canales distintos de instalación para las salas de entrada y los cuartos de equipos, lo que permitirá diferenciar las aplicaciones de red tradicionales (datos y voz) de las específicas (por ejemplo, imágenes diagnósticas). Esta sugerencia es clave, ya que la estructura técnica deberá soportar el flujo de información normal y apoyar la operatividad del hospital [1].

De igual manera, recomienda ampliar las salas de equipos y cuartos de telecomunicaciones un 100%; así como  implementar  canales cerrados en espacios de manejo de aire con el fin de cumplir con las exigencias de control de infecciones [2].

Asimismo, redefine las áreas de trabajo y las clasifica en 11: Servicios a pacientes, cirugía/procedimientos/salas de cirugía, emergencias, cuidado ambulatorio, salud femenina, diagnóstico y tratamiento, cuidadores, servicio/soporte, instalaciones, operaciones y cuidado crítico [1].

Estas áreas, a su vez, están subdivididas en grupos específicos, para un  total de 75. A cada una le asigna una densidad determinada (Baja, Mediana, Alta), dependiendo de la cantidad de puntos de conexión. La norma señala que del total de las secciones 45% es de baja densidad (L), 30% es de mediana (M) y 25% es de alta (H) [Ver recuadro].

La FCI, un caso de éxito en Colombia

En los Estados Unidos, el hospital universitario Johns Hopkins, ubicado en la ciudad de Baltimore, Maryland, reconocido por ser uno de los mejores en investigación y por su compromiso con la educación, reestructuró su cableado en el año 2012 bajo los criterios de la TIA-1179, con el propósito de continuar siendo una de las mejores instituciones de salud en Norteamérica.

No obstante, en Colombia los centros de salud también se actualizan. Un ejemplo  es la Fundación Cardioinfantil – Instituto de Cardiología (FCI), fundada en 1973 en  Bogotá y reconocida en el último año por la revista América Economía como una de las seis mejores entidades de salud de Latinoamérica, además de estar acreditada por la Joint Comission International.

El director de Sistemas y Tecnologías de la Información de la FCI, el ingeniero Álvaro Enrique Sossa, señaló que, gracias al crecimiento de la Fundación, desde hace dos años comenzó el proceso de revisión para el proyecto de renovación de toda la infraestructura de cableado “que es la base de los sistemas de información” con el fin de aplicar normas técnicas y hacerlo de manera controlada.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Administración y TIC en salud