Promocione sus productos o servicios con nosotros
Diciembre de 2019

Buscan mejorar tornillos ortopédicos con bajos niveles de corrosión

Científicos en Suiza investigan la corrosión por magnesio para desarrollar implantes ortopédicos con degradación lenta y bien controlada.

Aunque lo que sucede dentro del cuerpo durante este proceso aún se desconoce en gran medida, los tornillos biodegradables que con el tiempo se disuelven ahorrarían a los pacientes otra operación después de que se completa la curación, no perjudican el crecimiento óseo del niño, minimizan el riesgo de infección y reducen los costos, según el portal Medica. 

“Los implantes hechos de aleaciones de magnesio no solo son biocompatibles, también tienen propiedades mecánicas durante la primera fase de curación delicada y, por lo tanto, son más adecuados que los de titanio”, dijo Arie Bruinink del Laboratorio de Empa en Suiza. 

La disolución de un tornillo reabsorbible está asociada con procesos complejos de corrosión que alteran la estructura de la superficie y producen una serie de productos que pueden o no ser peligrosos. Dependiendo del tipo de aleación de magnesio, el gas hidrógeno puede desarrollarse durante la degradación debido a una resistencia a la corrosión, hasta el punto, incluso, de que se forme un colchón de gas debajo de la piel. Si de repente se crea más gas hidrógeno de lo que el cuerpo puede eliminar, el proceso de curación del hueso puede verse alterado

“Los implantes hechos de aleaciones de magnesio no solo son biocompatibles, también tienen propiedades mecánicas durante la primera fase de curación delicada y, por lo tanto, son más adecuados que los de titanio”,

dijo Arie Bruinink del Laboratorio de Empa en Suiza.

Los investigadores se concentraron en métodos analíticos desarrollados para representar la biocorrosión en el cuerpo en condiciones lo más realistas posibles, con el propósito de progresar en aleaciones óptimas de magnesio y otros elementos biocompatibles, así como nuevas propiedades de superficie para tornillos reabsorbibles. 

El fluido salino con sus casi diez litros supera con creces el volumen de sangre en el cuerpo humano. Este líquido subestimado se mueve lentamente entre los tejidos y las células y tiene una importancia crucial para desarrollar nuevos implantes. El proceso de curación de una fractura ósea, que está controlado por las células inmunes y está destinado a producir una estructura equilibrada de reabsorción y remodelación ósea, se incrusta en esencia en el líquido intersticial. 

Sin embargo, la acidez del fluido tisular está sujeta a una variabilidad mucho mayor que la de la sangre. Dependiendo de la parte del cuerpo y la condición del tejido, una variedad de parámetros pueden afectar el tornillo insertado. Con el fin de proporcionar un pronóstico realista del curso de la biocorrosión, Bruinink desarrolla técnicas de análisis experimentales y células de flujo, en las que la regulación del pH se basa en el cuerpo. Por ejemplo, en una batería de diez celdas de flujo inserta muestras de aleaciones de magnesio que se lavan con líquido intersticial artificial, con la misma lentitud que en la estructura humana.


Palabras relacionadas:
Tornillos ortopédicos, implantes ortopédicos, implantes de fácil y segura disolución, tornillos de aleaciones de magnesio, tornillos biodegradables para implante ortopédico, tornillos biodegradables para reparación de fractura ósea, tornillo reabsorbible para ortopedia, laboratorio de Empa en Suiza, nuevos materiales para ortopedia.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Industria de tecnología médica

Documentos relacionados