Promocione sus productos o servicios con nosotros
Febrero de 2008 Página 3 de 5

Bombas de infusión de jeringa

Instituto ECRI

Las bombas de infusión de jeringa deben venir equipadas con alarmas, incluyendo las de reservorio vacío, próximo fin de la infusión, fin de la infusión, presión/oclusión alta, mal funcionamiento del sistema, jeringa desconectada y batería baja/descargada. Adicionalmente, las bombas deben ser capaces de almacenar los códigos de error, las condiciones de alarma, la cantidad infundida, y programar ajustes por lo menos para 200 eventos (o 24 horas). Las bombas pueden permitir mecanismos silenciadores de alarmas, siempre y cuando estos sean temporales.

Los sets para bombas de infusión de jeringa deben venir con conectores Luer-lock y también deben proporcionar conexiones sin agujas para la marca de los principales equipos de infusión que se utilizan en la institución.

Varios modelos tienen ahora un DERS, que advierte a los usuarios cuando se presentan órdenes del médico/farmacéutico incorrectas, errores de cálculo y mala programación, que pueden resultar en serios errores en la administración.

El ECRI Institute considera que las bombas con DERS pueden reducir en forma significativa varios tipos de errores en la medicación, y recomienda enérgicamente a los hospitales que adquieran bombas con estos sistemas.

Otras consideraciones
Al igual que con cualquier bomba de infusión, la cantidad de bombas de jeringa que se necesitan se puede calcular considerando el número promedio de pacientes diarios que requieren medicación IV, que podría ser administrada con una bomba de infusión de jeringa. Los hospitales también deben determinar la necesidad de sets de infusión basados en la cantidad anual de infusiones con bombas de jeringa y la duración promedio de las infusiones. Para la mayoría de las terapias, los sets de infusión se pueden utilizar por lo menos durante 72 horas.

La capacidad de bolo-dosis es una característica útil para las bombas que se emplean en anestesia. Si la bomba va a ser usada con un soporte IV, los compradores deben determinar si el accesorio para el montaje está incluido o si es opcional y tiene un costo adicional.

Costos contemplados
Escoger una bomba de infusión de jeringa puede ser una decisión compleja. Los hospitales deben confrontar los requerimientos de las terapias previstas con las especificaciones de la bomba, en cuanto al rango de flujo, la capacidad del reservorio y la exactitud del flujo. También es necesario considerar la experiencia del personal, sus preferencias y su compromiso con el entrenamiento al usuario; anticipar nuevos usos, y garantizar la estandarización. El ECRI Institute recomienda firmemente estandarizar con una bomba, o por lo menos un proveedor, en todo el hospital, para simplificar el entrenamiento del usuario, el mantenimiento y la participación del proveedor.

La mayoría de las bombas requieren algunos accesorios desechables específicos, tales como sets de infusión, jeringas y/o reservorios. Los precios reales de los productos desechables varían; las listas de precios se suministran únicamente como una guía general. Aunque las bombas desechables habitualmente son comparables en precio a los accesorios desechables para una bomba reutilizable, no requieren una inversión de capital ni gastos de mantenimiento.

Debido a los riesgos asociados con el flujo libre, la frecuencia con que se presentan estas eventualidades y la disponibilidad de mecanismos establecidos para prevenir eficazmente esta situación, las instituciones no deben comprar ni alquilar bombas de infusión que no puedan ofrecer protección establecida contra el flujo libre. En la mayoría de los casos, esta protección se puede obtener con el uso de equipos de infusión que tienen una válvula antisifón integral.

Se puede emplear un análisis del costo del ciclo de vida (LCC) para comparar las alternativas de alto costo y/o para determinar el valor económico positivo o negativo de una sola alternativa. Por ejemplo, las instituciones pueden usar las técnicas de análisis LCC para examinar la costo-efectividad del alquiler o el leasing del equipo versus su compra absoluta. Debido a que examina el impacto de los costos de la adquisición inicial y los costos operativos sobre el flujo de caja durante un período de tiempo, el análisis LCC es el más útil para comparar alternativas con diferentes flujos de caja y para revelar los costos totales de la posesión del equipo. Una técnica de LCC –el análisis del valor presente (PV)– es especialmente útil, porque tiene en cuenta la inflación y el valor del dinero en el tiempo (p. ej., el dinero que se recibe hoy vale más que el que se recibe en una fecha posterior). La realización de un análisis PV/LCC demuestra a menudo que el costo de posesión implica más que solo el costo de la adquisición inicial, y que un pequeño incremento en el costo de adquisición inicial puede producir ahorros significativos en los costos operacionales. El PV se calcula utilizando el flujo de caja anual, el factor de descuento del dólar y el tiempo de vida útil del equipo (en años) en una ecuación matemática.

x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Administración y TIC en salud

Documentos relacionados