Promocione sus productos o servicios con nosotros
Bogotá, Colombia - Septiembre de 2018

Bogotá es la ciudad colombiana con mayor prevalencia de ataque cerebrovascular

Más allá de la prevalencia, las cifras de mortalidad y discapacidad por ACV aumentan debido a desconocimiento de la enfermedad y protocolos médicos inoportunos.

Según estudios recientes, el ataque cerebrovascular (ACV), también llamado infarto cerebral o ictus, se presenta en 45.000 colombianos cada año y un gran porcentaje de los casos no son identificados o atendidos de manera oportuna, lo que provoca graves secuelas como discapacidades parciales o completas, e incluso la muerte. 

De acuerdo con el Sistema de Información Territorial en Accidente Cerebrovascular (SITAC), entre los años 2011 y 2015, Bogotá presentó la mayor incidencia de casos de ACV atendidos en Colombia con un total de 14.266. Por ejemplo, en 2015 se presentaron 2.852 casos de ACV, con mayor impacto en las mujeres entre 50 y 85 años. 

El código para enfrentar una emergencia de ACV recomienda la utilización de una trombólisis, sin embargo, solo en 112 de los 2.852 casos presentados en Bogotá, en 2015, fue implementada la estrategia, reveló el SITAC, como resultado, mientras que en el 2014 el ACV ocasionó 1.002 muertes, en el 2015 esta cifra se elevó hasta las 1.075. Lo anterior demuestra desconocimiento de la enfermedad por parte de los pacientes y problemas para acceder a un tratamiento efectivo dentro del sistema de salud.

Con el objetivo de mejorar las cifras descritas, es necesario que los bogotanos conozcan sobre el ataque cerebrovascular, identifiquen los síntomas y aprendan que es necesario asistir a un centro de salud durante las primeras 3 – 4,5 horas desde que se presenta el evento, para evitar daños severos o salvar la vida del paciente.

Bogotá cuenta con ocho instituciones de salud —nivel 3 o 4— capacitadas para brindar la atención correcta de la enfermedad, pues cumplen con un código de ACV que establece una ruta con protocolos que responden a estándares mundiales. Una de ellas es la Fundación Santa Fe de Bogotá, que con su Centro de Cuidado Clínico de Accidente Cerebro Vascular forma parte de las instituciones competentes para el tratamiento.

El ACV ocurre cuando el flujo de sangre que llega al cerebro se ocluye impidiendo el paso de oxígeno al mismo, esto puede ocasionar disminución de las funciones cognitivas y motoras, generando discapacidad permanente o incluso la muerte de la persona que lo sufre.

Según la Asociación Colombiana de Neurología, esta enfermedad es el principal motivo de discapacidad en Colombia y afecta a más de 250 mil pacientes. Sumado a esto, el 38 % de los colombianos no reconoce los síntomas de un ACV y en solo el 40 % de los casos acude a una línea de emergencia para su pronta atención.

Mediante el acrónimo FAST, en inglés, se enseña a reconocer los síntomas de un posible accidente cerebrovascular: Face-cara, parálisis facial; Arms-brazos, debilidad en las extremidades superiores; Speech-habla, dificultades del habla, y Time-tiempo, la necesidad de acudir lo más pronto posible a un centro de atención. 


Palabras relacionadas:
Cifras de ACV en Colombia, cifras del Sistema de Información Territorial en Accidente Cerebrovascular (SITAC), el ACV en Bogotá, protocolo para tratar infarto cerebral, cifras del ictus en Colombia, síntomas del ataque cerebrovascular, acrónimo FAST para tratar ACV, protocolo del ACV de la Asociación Colombiana de Neurología.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Medicina interna y subespecialidades

Documentos relacionados