Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2004 Página 1 de 4

Banco de huesos en América Latina

Posada, Patricia

Mejores técnicas de preservación y esterilización permiten crear bancos de huesos y tejidos para obtener, procesar, almacenar, conservar y distribuir tejidos.

Los injertos óseos son los implantes biológicos más frecuentemente utilizados en cirugía. En Colombia alrededor de 4000 pacientes al año requieren este recurso. La fuente natural y la mejor calidad y compatibilidad se logran con la obtención de injertos del propio paciente (autoinjertos), con el inconveniente de requerir una incisión adicional y lo limitado del recurso. Los injertos óseos homólogos procesados en un banco de huesos, pueden en forma muy similar suplir las desventajas de los autoinjertos.

Figura 1 Con el advenimiento de la época dorada de los reemplazos articulares en los 70, se presentó un incremento considerable en la frecuencia de estos procedimientos, con resultados variables. En los inicios de los ochenta, se reportaron problemas en la reconstrucción de los reemplazos articulares fallidos y se inicio el empleo de piezas quirúrgicas obtenidas de pacientes vivos como costillas y cabezas femorales y a traer aloinjertos de Estados Unidos especialmente.

El mejoramiento de las técnicas de preservación y esterilización y los avances quirúrgicos han permitido la creación de bancos de huesos y tejidos para obtener, procesar, almacenar, conservar y distribuir tejidos del sistema músculo esquelético: huesos, tendones, cartílago, fascia y ligamentos, que se utilizan en cirugías ortopédicas, de cabeza y cuello, plásticas estéticas o reconstructivas, maxilofaciales y periodontales.

En la actualidad se encuentran bancos de huesos y tejidos debidamente constituidos en varios países de América Latina como Argentina (Banco de huesos del Hospital Dr.Teodoro Alvarez), Colombia (Banco de huesos y tejidos Fundación Cosme y Damián) y México (Banco de huesos y tejidos del Hospital Universitario de Nuevo León), los cuales suplen las necesidades nacionales y en algunos casos las de otros países. Estos apoyan a los cirujanos en el suministro de tejidos óseos y han diseñado una serie de mecanismos para hacer efectiva la disponibilidad de los aloinjertos de una manera confiable, segura y suficiente para satisfacer la creciente demanda. Al mismo tiempo han optimizado su técnica de procurado, procesado, conservación y distribución con un estricto control de calidad.

A pesar de que en los bancos de huesos la donación del aloinjerto se hace del donante al receptor y no al banco de huesos, su costo mínimo final en un banco de huesos que maneja volúmenes grandes de tejidos (por lo que los costos se distribuyen), es de aproximadamente US$ 3500 y está dado por el proceso idóneo que es necesario realizar para garantizar la seguridad y minimizar el riesgo de infección.

Estos bancos de huesos disponen de una organización y un régimen de funcionamiento adecuado, para asegurar una disponibilidad suficiente para la recepción y distribución de los tejidos. Tienen instalaciones y material para la realización de sus actividades y cuentan con protocolos para el procesamiento y preservación del aloinjerto; realizan controles internos de calidad, almacenamiento y distribución para cada tejido y garantizan, de acuerdo con la revisión científica actualizada que se ha minimizado el riesgo inherente derivado del uso de material biológico. Tienen un registro donde constan los donantes, el número de tejidos recibidos, utilizados, no utilizados en stock, destruidos por razones médicas y caducados y la distribución de los aloinjertos, con los datos necesarios para la identificación de los mismos, con sus fechas y las pruebas que fueron realizadas, con el objetivo de hacer posibles, si son necesarios, controles biológicos posteriores a la implantación. Documentan las relaciones mantenidas con otras instituciones, sanitarias o no, de índole investigativa, técnica, etc., así como los protocolos y las pautas a seguir.

Normativa vigente: En la actualidad, los bancos de tejidos están sujetos a organismos locales que controlan su funcionamiento y que varían según el país. En general siguen estándares basados en los lineamientos internacionales propuestos por las Asociaciones de Bancos de Tejidos como la American Association of Tissue Banks, la European Association for Musculo-skeletal Transplanting, la Europea, la Asia-Pacífico y la Latinoamericana. Sin embargo, falta una regulación universal y que las legislaciones de los países sean parecidas y compatibles en cuanto al manejo de los aloinjertos.

Figura 2 Tejido óseo: El hueso es un tejido especializado y mineralizado en un 99%. Esta compuesto por la matriz ósea y células (osteoblastos, osteocitos, y osteoclastos) y tiene un contenido proteico de proteoglicanos, proteínas de adhesión celular, osteocalcina, factores de crecimiento y proteínas morfogenéticas.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Cirugía

Documentos relacionados