Promocione sus productos o servicios con nosotros
Noviembre de 2016 Página 1 de 2

Avances en ultrasonido para el diagnóstico mamario

Paulina Fortunato

El ultrasonido ha tenido un desarrollo exponencial y no solamente permite obtener imágenes en 2D, sino que entrega información espacial de estructuras en estudio para evaluar características mecánicas de los tejidos.

Durante las últimas tres décadas el ultrasonido ha tenido un desarrollo exponencial. Hoy en día, no solamente permite obtener imágenes en 2D de alta definición, sino que además, cuenta con otras aplicaciones como el doppler para evaluación de flujos; las imágenes 3D y 4D (tiempo real), que entregan información espacial de las estructuras en estudio y la elastografía, para evaluar las características mecánicas de los tejidos.

Elastografía

Durante el examen clínico, los médicos utilizan la palpación para evaluar la elasticidad o rigidez de los tejidos. En la mama, el aumento de rigidez focal es un signo clínico relevante, dado que el tejido canceroso es más rígido que el tejido mamario normal. Sin embargo, la palpación clínica es subjetiva y difícil de interpretar y reproducir.

La biopsia de mama sigue siendo la referencia estándar para el análisis del tejido, aunque lamentablemente es muy incómoda y dolorosa para las pacientes, además de representar costos adicionales para la paciente y la institución de salud. Más aún, solo se analiza una pequeña muestra de tejido, lo cual podría afectar la exactitud del diagnóstico si no se obtiene una muestra representativa.

La elastografía complementa la ecografía convencional entregando información fidedigna sobre las características mecánicas de los tejidos. En el mercado hoy se encuentra un conjunto completo de aplicaciones de elastografía, que entregan una nueva dimensión de información diagnóstica mediante el análisis cualitativo y la medición cuantitativa de la rigidez mecánica del tejido. Básicamente, las técnicas se diferencian por la forma en que se ejerce la compresión requerida para evaluar la elasticidad del tejido.

Esta técnica cualitativa requiere de una suave compresión manual. La deformación o tensión provocada en los tejidos sometidos a esta compresión es graficada por el software en mapa de grises o colores y desplegada sobre la imagen 2D en tiempo real, en lo que se conoce como elastograma.

En siguientes generaciones de elastografía, se reemplazó la fuente de compresión por una onda de ultrasonido de alta intensidad, conocida como ARFI (Acustic Force Radiation Impulse). Este pulso de alta intensidad básicamente trabaja como la compresión manual, distorsionando el tejido suave más que el rígido, lo que es analizado por el software. La onda compresiva ARFI puede penetrar hasta tejidos más profundos que no son alcanzados por la compresión manual. Además, la onda ARFI es producida por el transductor, por lo tanto, es más consistente y reproducible entre usuarios.

Una tercera generación de elastografía es la de Virtual Touch QuantificationTM (VTQ). En ella se incorpora la medición de la velocidad de las “Shear Waves” o también llamadas “Ondas de cizallamiento”, efecto secundario muy conveniente de la onda compresiva ARFI. Este método entrega una cuantificación absoluta.

Tanto VTI como VTQ se han vuelto muy útiles para el estudio de patología hepática, dada la alta correlación que existe entre la rigidez del hígado, causada por fibrosis o cirrosis, con el aumento en la velocidad de las Shear Waves. El SRU Consensus Statement, publicado durante los últimos meses del año 2015, discute este fenómeno.

La última generación de elastografía, que también utiliza compresión por ARFI, es Virtual Touch IQTM (VTIQ). Esta aplicación proporciona la información cualitativa del elastograma combinada con la cuantificación de velocidad en múltiples sectores en la misma imagen, simultáneamente. El Dr. Michael Golatta, en su publicación ‘Normal breast tissue stiffness measured by a new ultrasound technique: Virtual Touch IQ’. (Eur J Radiol. 2013 Aug; 82(11):e676-9), describe que incorporar la técnica VTIQ al análisis BIRADS en la ecografía mamaria mejora la especificidad en el diagnóstico del cáncer de mama.

Los métodos cualitativos como eSie Image y VTI han demostrado tener muy alta sensibilidad. A su vez, los cuantitativos como VTQ y VTIQ han probado tener mayor especificidad (Shear Wave Elastography of the Breast: Value of a Quality Measure and Comparison to Strain Elastography. Radiology Consultants, Inc., Youngstown, OH). Por esta razón, la recomendación es siempre complementar las técnicas para –de esta manera– obtener la mayor cantidad de información de la lesión en estudio.


Palabras relacionadas:
EH1016ESPIDUS, técnicas de ultrasonido, técnicas de diagnóstico mamario, imágenes diagnósticas

Acerca del autor

Paulina Fortunato

Gerente clínica de ultrasonido para Hispanoamérica, de Siemens Healthineers.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Imágenes diagnósticas y Medicina nuclear

Documentos relacionados