Promocione sus productos o servicios con nosotros
Junio de 2017 Página 3 de 5

Avances en el diagnóstico de lesiones degenerativas del sistema músculo-esquelético

Francisco R. Espinosa, MD

La osteoartritis (OA) es una enfermedad actual importante. Los deportes incrementan el riesgo de lesiones articulares que pueden conducir a OA postraumática.

Tolerancia del cartílago articular a las cargas mecánicas

El cartílago articular es un material resistente y duradero, pero la experiencia clínica demuestra que la participación en actividades deportivas puede producir vectores de fuerzas que rompan o causen desgarros en el tejido. La evidencia  disponible indica que la actividad física normal de la vida diaria, condiciona picos de estrés sobre la superficie articular de contacto en el rango de 4-9 MPa, no condiciona lesión visible en la articulación normal. Estas observaciones sugieren que en personas con actividades de la cifra de articulares normales como correr, en raras ocasiones condicionan picos de estrés mayores de 10 MPa. La disrupción del cartílago articular normal con un evento traumático único probablemente requerirá de un estrés de 25 MPa o mayor.

La tolerancia del cartílago humano normal para el estrés repetitivo crónico se desconoce, pero la degeneración o lesión de la superficie articular puede ocurrir con niveles de estrés por debajo de 25 MPa. Múltiples estudios epidemiológicos revelan una fuerte asociación entre el estrés mecánico repetitivo o crónico y el desarrollo de OA. La evidencia disponible indica que las articulaciones normales pueden tolerar picos de estrés de al menos varias veces mayores que el estrés que resulta de la actividad física normal, incluyendo actividad deportiva como correr, brincar y lanzar.

Deportes y osteoartrosis postraumática

Estudios clínicos han identificado fisuras, flaps, pequeños fragmentos y cambios en el hueso subcondral del cartílago articular similares a los que se producen experimentalmente en impactos de cargas simples o repetitivas. En algunos pacientes los impactos de cargas agudos de la superficie articular con los movimientos de torsión en la articulación aparentemente causan estas lesiones. En otros pacientes, el cartílago lesionado pudo haber resultado por cargas repetitivas.

Muchos pacientes con osteoartritis y antecedentes de haber participado en algún deporte no tienen una historia clara de lesión articular. Debido a la falta de inervación del cartílago, cuando ocurre una lesión cartilaginosa no ocasiona dolor directamente, el examen físico y las radiografías simples no muestran anomalías, y como resultado la mayoría de estas lesiones probablemente no se detectan. Por estas razones, el daño articular no diagnosticado puede ser uno de los factores de riesgo para el desarrollo de la osteoartrosis postraumática asociada con la actividad deportiva que experimentan las articulaciones con alto nivel de cargas torsionales o de impacto.

Métodos de imagen para valorar el daño articular

El estudio de la patogénesis en la osteoartrosis postraumática en humanos es desafiante y requiere de métodos de imagen no invasivos que supervisen el daño articular. La radiografía simple es la modalidad de imagen diagnóstica utilizada de primera elección para detectar el inicio y la progresión de la degeneración articular posterior a un traumatismo, sin embargo el desarrollo de los hallazgos radiográficos de la osteoartritis puede tardar décadas en ocurrir.

El avance en las técnicas de imagen incluyendo la resonancia magnética (RM) se ha utilizado recientemente para el seguimiento de pacientes posterior a un trauma articular agudo y presenta una gran promesa para detectar las manifestaciones tempranas de la degeneración articular. La gran mayoría de los estudios longitudinales con técnicas de imagen diagnóstica se han enfocado en las lesiones de la rodilla, especialmente en pacientes con lesión del ligamento cruzado anterior y desgarros meniscales en quienes existe un riesgo elevado y bien documentado de osteoartritis postraumática rápidamente progresiva.

Radiografía simple

La radiografía simple es utilizada comúnmente para evaluar a pacientes después de un trauma agudo de rodilla. Existen varias escalas radiográficas que evalúan el daño articular crónico, basadas en la presencia de osteofitos, quistes subcondrales, esclerosis cortical y estrechamiento del espacio articular (figura 2). Sin embargo, se debe enfatizar en que el estrechamiento del espacio articular en una radiografía de rodilla puede ser debido a factores diferentes a la pérdida de cartílago. Además, las radiografías tienen una pobre sensibilidad para detectar cambios degenerativos tempranos en el cartílago articular y para evaluar la progresión de la pérdida del cartílago articular.

El problema de utilizar la radiología simple para el manejo de la OA es que para valorar la progresión de los cambios degenerativos y la eficacia de los tratamientos, se necesitan grandes muestras de pacientes y largo tiempo de evolución para analizar los resultados. A pesar de sus limitaciones, las radiografías fueron el primer método de imagen en documentar la alta incidencia de osteoartritis en pacientes con lesión del ligamento cruzado anterior y desgarro meniscal.

Radiografía AP de rodilla que demuestra cambios severos de OA de predominio en el compartimiento lat

Figura 2. Radiografía AP de rodilla que demuestra cambios severos de OA de predominio en el compartimiento lateral, con disminución en la amplitud del espacio articular, esclerosis cortical de las superficies articulares vecinas y la formación de osteofitos marginales. Foto: Cortesía del autor.

 


Palabras relacionadas:
Enfermedades degenerativas, degeneración de los huesos, lesiones condrales, prevención para enfermedades degenerativas.

Acerca del autor

Francisco R. Espinosa, MD

Francisco R. Espinosa, MD

Director general y organizador del Curso MSK México desde el año 2013. Responsable del área de músculo-esquelético en el Departamento de Radiología del Hospital y Clínica OCA en Monterrey, México, desde 1998. Co-fundador de RadioCare, empresa líder en teleradiología en México desde el 2009, reportando estudios de MSK de todo el territorio nacional y recibiendo residentes de radiología de diferentes hospitales de la ciudad.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Imágenes diagnósticas y Medicina nuclear

Documentos relacionados