Promocione sus productos o servicios con nosotros
Junio de 2015 Página 2 de 3

Avances en artroscopia de mano y extremidad superior

Alejandro Badía, MD, FACS

La artroscopia de codo actualmente tiene un papel mucho más limitado, debido a sus escasas indicaciones. Tal vez la más común es para el tratamiento del codo de tenista, o de golfista, aunque generalmente no es el procedimiento primario elegido por los ortopedistas. El desbridamiento de la artritis temprana y la remoción de cuerpos extraños son una excelente indicación. Innumerables carreras de beisbolistas se han salvado gracias al artroscopista de codo.



La artroscopia de hombro aún es el procedimiento artroscópico utilizado con mayor frecuencia en la extremidad superior y ha llegado a ser sinónimo de cirugía de hombro (Ver animación de artroscopia del hombro). Las superficies articulares son bastante simples, con una copa extremadamente pequeña (glenoidea) y la gran cabeza esférica del húmero, el acromión escapular colgante y la clavícula que se articula con él. La dificultad en el hombro es el manejo de lesiones de tejidos blandos por ser éstas de localización múltiple y tal vez parte del proceso de envejecimiento. Los estudios en cadáveres han mostrado que en la octava década hay más de 40% de probabilidad de ruptura del manguito rotador (Ver vídeo reparación artroscópica del manguito rotador en el hombro).  Por consiguiente, varios de los procedimientos artroscópicos del hombro están dirigidos a problemas degenerativos los cuales cada vez se vuelven más importantes debido a la población de edad avanzada muy activa en la sociedad actual. ¡Cualquier evento social de un club campestre o de golf suele involucrar conversaciones regulares sobre el último procedimiento de hombro llevado a cabo en alguno de sus miembros!

La artroscopia de hombro también se puede llevar a cabo en pacientes jóvenes quienes sufren lesiones significativas relacionadas con vehículos, deportes o incluso con el trabajo. La rehabilitación después de una artroscopia de hombro continúa siendo crítica en todos los grupos. El uso reciente que he hecho de tecnología de neuroterapia con Onda ARP (Accelerated Recovery Performance) ha minimizado el dolor postoperatorio, limitando la atrofia y acelerando a la vez el proceso de recuperación.

Cualquier discusión sobre la artroscopia de la extremidad superior debería incluir la descompresión de los nervios mediano y cubital, la cual se realiza hoy mediante una técnica endoscópica, no artroscópica. El nervio pasa por el interior de un túnel que no es formalmente una articulación y por consiguiente, el término artroscopia no debería ser utilizado; sin embargo, el procedimiento amerita algún comentario debido a su naturaleza muy habitual dentro de la patología de la extremidad superior.

Un ejemplo es el síndrome del túnel del carpo cuyo tratamiento por lo general se orienta a la disminución de la inflamación de los tendones . Las inyecciones de esteroides como la cortisona pueden llevar a una disminución del edema, que permitirá que el nervio mediano tenga más espacio en el túnel del carpo y se reduzca así el dolor. El tratamiento más común sin uso de medicamentos o inyecciones es la férula nocturna.

No obstante, si la compresión es suficientemente severa y el paciente no responde al tratamiento conservador, el paso a seguir es un procedimiento menor. La cirugía para el síndrome del túnel del carpo está mal entendida por parte del público y también de muchos médicos: abundan los rumores sobre el resultado final de estos procedimientos. Las personas piensan que pueden perder funcionalidad de su mano si se operan. La verdad es que esta cirugía es extremadamente exitosa.

En la actualidad el procedimiento supone un concepto muy simple. Se efectúa una división en el ligamento que sirve como techo del túnel del carpo; ésta aumenta el espacio en el túnel permitiendo que el nervio mediano funcione mejor.



El avance más reciente en el tratamiento del síndrome del túnel del carpo, que he llevado a cabo durante más de 15 años, es la llamada liberación endoscópica (Ver vídeo endoscopía del túnel carpiano). En este procedimiento, se realiza una incisión de menos de un centímetro en el pliegue de la muñeca y se inserta una pequeña cámara endoscópica. Esto permite que el cirujano, sin una gran incisión abierta, literalmente vea dentro de la mano y realice la división del ligamento. No es un procedimiento artroscópico sino endoscópico. Permite también una recuperación rápida, mínimamente dolorosa, en la que inmediatamente después del sencillo procedimiento ambulatorio se recupera el uso casi completo de la mano.

Acerca del autor

Alejandro Badía, MD, FACS

Alejandro Badía, MD, FACS

Médico cirujano de mano y extremidades superiores de la Universidad de Nueva York. Miembro de la ASSH, AAHS, AAOS, y miembro honorario de diversas sociedades de cirugía de la mano foráneas. Fundador del Centro Badia Hand to Shoulder , y Director de la Clínica Ortopédica para casos de urgencia OrthoNOW Doral, en Doral, Florida, EE.UU. Cofundador del Centro para la Investigación Anatómica M.A.R.C. Center, en Miami, Florida.
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Ortopedia y rehabilitación