Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2019 Página 1 de 5

Artroplastía de rodilla primaria con estabilidad aumentada en Argentina

Santiago Vedoya, MD, Germán Garabano, MD, Hernán del Sel, MD

Conozca los resultados funcionales e indicaciones para la artroplastía de rodilla primaria con prótesis de estabilización superior al estabilizado posterior.

La inestabilidad de la articulación tibio-femoral puede presentarse en los planos coronal, sagital o combinada (1-6). Al realizar una artroplastía total de rodilla primaria (ATR), el uso de un implante con estabilización aumentada, superior a una prótesis estabilizada posterior, es poco frecuente y se debe considerar en rodillas cuando no es posible lograr una estabilidad adecuada mediante el balance intraoperatorio de las partes blandas, por insuficiencia parcial o completa de los ligamentos colaterales, especialmente del ligamento colateral medial (7-11), cuestión que debe evaluarse en el examen preoperatorio del paciente. 

La insuficiencia ligamentaria en un cuadro de gonartrosis es relativamente frecuente en el genu valgo severo (>20°) (1-10), en pacientes con secuela de poliomielitis o artropatía neuropática e incluso por lesiones iatrogénicas intra-operatorias del ligamento colateral medial (LCM) (1)(11)(12). En estos casos, un implante primario estándar podría no ser capaz de lograr una rodilla estable, especialmente a mediano y largo plazo (1)(10)(12)(13). 

Es muy infrecuente, en cambio, que un genu varo requiera de un implante con mayor estabilización, ya que el ligamento colateral lateral es rara vez insuficiente. Existen implantes con un grado creciente de constreñimiento para tratar este tipo de rodillas. 

La prótesis con polietileno Plus presentan un poste de estabilización posterior levemente más alto y ancho que el estándar. Estos implantes requieren de ligamentos colaterales suficientes y representan sólo una pequeña asistencia en la estabilidad postoperatoria de la rodilla, que seguirá dependiendo de los ligamentos y otras partes blandas. 

Por su parte, los implantes constreñidos tienen un poste central mas alto y ancho que los anteriores, en ocasiones con un refuerzo metálico central, que encaja entre los cóndilos femorales protésicos de un implante femoral con cajón más grande que el estándar, generando estabilidad coronal y sagital. Los componentes femoral y tibial no están unidos entre sí, por lo que requieren de cierto grado de suficiencia ligamentaria. Estos implantes permiten un movimiento axial y rotacional de 2° o 3°, pero el poste central no está diseñado para soportar las cargas completas de este tipo en el mediano y largo plazo. Estos implantes tienen una supervivencia, a medio plazo, aceptable, pero desconocemos su comportamiento en plazos de tiempo mayores (11)(14-16). 

Las bisagras rotatorias son mecánicamente estables en todas las direcciones, ya que los componentes tibial y femoral están vinculados por medio de un eje que restringe la rotación y la traslación en los planos coronal y sagital. Estos implantes no necesitan de suficiencia ligamentaria alguna. A mediano y largo plazo los implantes de mayor constreñimiento implican problemas potenciales, como un mayor desgaste, rotura de los elementos de estabilización y riesgo de aflojamiento mecánico por la mayor transmisión de las solicitaciones en las interfaces (14-18). 

El propósito de este estudio, de nivel de evidencia 2 A, es definir el método de evaluación de los pacientes con gonartrosis asociada a insuficiencia ligamentaria, presentar los criterios de indicación de artroplastía primaria de rodilla con un nivel de estabilización superior al estabilizado posterior y evaluar retrospectivamente los resultados funcionales de nuestros pacientes. 

Material y métodos

1.079 ATR primarias se realizaron en el Hospital Británico entre 2006 y 2014, en 45 de las cuales se utilizó una prótesis con estabilización superior a la estabilizada posterior.

Entre 2006 y 2014 se realizaron en el Servicio de Ortopedia y Traumatología del Hospital Británico de Buenos Aires, en Argentina, 1.079 ATR primarias, en 45 de las cuales (4,17 %) se utilizó una prótesis con estabilización superior a la estabilizada posterior. 

Los criterios de inclusión para este estudio indicaron que fuera una ATR primaria, con un implante de mayor grado de estabilización al estabilizado posterior y un seguimiento mínimo de 4 años. Dos pacientes fueron excluidos por no cumplir con el seguimiento mínimo, quedando la serie conformada de 43 ATR en 40 pacientes, 34 de los cuales fueron mujeres, con un promedio de edad de 69 (41 - 84) años y un seguimiento promedio de 7 (4 - 12) años. De las ATR 20 fueron derechas y 23 izquierdas. Tres pacientes se operaron de ambas rodillas, dos de ellos en forma simultánea y el restante con un intervalo de catorce meses. 

Los diagnósticos preoperatorios fueron 38 rodillas con genu valgo artrósico, 4 asociadas a recurvatum, y 5 con genu varo artrósico, 1 con recurvatum (Tabla 1).


Palabras relacionadas:
EH0419ARTRO, estudio sobre artroplastía de rodilla, tratamiento para la insuficiencia ligamentaria en rodilla, complicaciones asociadas a genu valgo severo, cirugía para tratar la gonartrosis, cirugía para tratar la artrosis de rodilla, cirugía de implante con estabilización aumentada en rodillas, prótesis constreñida para tratar artrosis de rodilla, investigaciones del Servicio de Ortopedia y Traumatología del Hospital Británico de Buenos Aires.

Acerca del autor

Santiago Vedoya, MD, Germán Garabano, MD, Hernán del Sel, MD

Médicos cirujanos adscritos al Servicio de Ortopedia y Traumatología del Hospital Británico de Buenos Aires, Argentina. Autor para correspondencia: Dr. Santiago Pablo Vedoya. Perdriel 74, 1280, CABA, Buenos Aires, Argentina. E-mail: spvedoya@gmail.com Tel: 15-4400-6470
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Cirugía

Documentos relacionados