Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2019 Página 2 de 5

Artroplastía de rodilla primaria con estabilidad aumentada en Argentina

Santiago Vedoya, MD, Germán Garabano, MD, Hernán del Sel, MD

Conozca los resultados funcionales e indicaciones para la artroplastía de rodilla primaria con prótesis de estabilización superior al estabilizado posterior.

Evaluación pre-operatoria 

Se consideró la estabilidad y el rango de movilidad articular, la suficiencia ligamentaria, la presencia de defectos óseos y el tipo y magnitud de la deformidad. Se evaluó la suficiencia de los ligamentos colaterales con maniobras de tensión varo - valgo, correlacionando los hallazgos con las radiografías de frente mono podálica, perfil, axial y de frente con estrés varo y valgo, para comprobar el grado de suficiencia ligamentaria y la estabilidad articular pues la evaluación clínica puede subestimar la inestabilidad real (19). 

También se tuvo en cuenta el ligamento colateral suficiente, cuando en la maniobra de estrés no aumentaba la deformidad articular; atenuado cuando, por laxitud, el ligamento permitía el aumento de la deformidad, pero presentaba un tope mecánico claro (Figura 1a) e incompetente cuando aumentaba la deformidad como una bisagra, sin tope (Figura 2).

Se utilizó la clasificación de Ahlback para el genu varo artrósico, grado 1: pinzamiento del compartimento interno menor al 50 %, grado 2: pinzamiento interno completo, grado 3: déficit óseo tibial menor de 5 mm, grado 4: déficit óseo tibial mayor a 5 mm y grado 5: subluxación tibio femoral (Figura 1b, c)

Para el genu valgo artrósico se utilizó una nueva clasificación, grado 1: pinzamiento del compartimento externo menor al 50%, grado 2: pinzamiento del compartimento externo completo, con valgo menor a 20°, grado 3: genu valgo artrósico mayor a 20° (grave), con ligamento colateral medial suficiente, grado 4: genu valgo artrósico con ligamento colateral medial atenuado y grado 5: genu valgo artrósico con ligamento colateral medial incompetente y recurvatum mayor a 10°. Cualquiera de estos grados (especialmente los más graves) pueden describirse con o sin defecto óseo asociado. 

Técnica quirúrgica 

Se utilizó el implante de menor estabilización posible como conducta de rutina, con un abordaje pararrotuliano interno en todos los casos. Las cirugías se realizaron en quirófano de flujo laminar, con anestesia raquídea hipotensiva y manguito hemostático. Se administró Cefazolina, en tres dosis, de 1g EV (pre, intra y pop). Se utilizó heparina de bajo peso molecular como profilaxis antitrombótica. 

En los casos de genu valgo grave se realizó la liberación y balanceo de las partes blandas en forma progresiva, comenzando por la tenotomía de la fascia lata, la liberación del ligamento colateral lateral, mediante la osteotomía del epicóndilo externo, y la sección del músculo poplíteo, cuando fue necesario. No se realizó la reparación ligamentaria en ningún caso. Se utilizó una prótesis estabilizada Plus en 28 rodillas con una desalineación coronal con un promedio de 15,9°. De estas, 26 presentaron genu valgo artrósico (rango: 8° a 25°), 18 del grado 2, 3 de grado 3 y 5 de grado 4, de nuestra clasificación. Las dos rodillas restantes eran genu varo artrósico grado 4 de la clasificación de Ahlback. Se utilizaron prótesis constreñidas en 7 pacientes con genu valgo y una desalineación promedio de 23° (17° - 37°) (Tabla 2)

Dos rodillas fueron clasificadas como grado 3 de la clasificación de genu valgo artrósico y 5 como grado 4. Empleamos bisagras rotatorias en 8 rodillas (Tabla 3), 3 en pacientes con genu varo artrósico (Figura 1) y una desalineación promedio de 16°, y 5 en pacientes con genu valgo artrósico (Figura 2) y una desalineación promedio de 24,6°. De los 5 pacientes con genu valgo, uno fue clasificado como grado 4 y los restantes como grado 5 de la clasificación de genu valgo artrósico. En un caso (genu valgo) se requirió la utilización de un suplemento metálico en el platillo tibial interno en un defecto óseo no contenido y en otro (genu varo) (Figura 1) se realizó un auto-injerto debido a la existencia de un defecto óseo tibial contenido. En todos los casos en los que se utilizó una prótesis constreñida o abisagrada se utilizaron vástagos femorales y tibiales. 

Los controles post operatorios, clínicos y radiográficos, se efectuaron a las tres, seis y nueve semanas, a los tres y seis meses de la cirugía y luego anualmente. La evaluación clínica de los pacientes se realizó mediante el Knee Society Score (20)(21). Se evaluó la demarcación protésica y los signos de desgaste protésico y se consideró un fallo del implante la necesidad de su revisión. 


Palabras relacionadas:
EH0419ARTRO, estudio sobre artroplastía de rodilla, tratamiento para la insuficiencia ligamentaria en rodilla, complicaciones asociadas a genu valgo severo, cirugía para tratar la gonartrosis, cirugía para tratar la artrosis de rodilla, cirugía de implante con estabilización aumentada en rodillas, prótesis constreñida para tratar artrosis de rodilla, investigaciones del Servicio de Ortopedia y Traumatología del Hospital Británico de Buenos Aires.

Acerca del autor

Santiago Vedoya, MD, Germán Garabano, MD, Hernán del Sel, MD

Médicos cirujanos adscritos al Servicio de Ortopedia y Traumatología del Hospital Británico de Buenos Aires, Argentina. Autor para correspondencia: Dr. Santiago Pablo Vedoya. Perdriel 74, 1280, CABA, Buenos Aires, Argentina. E-mail: spvedoya@gmail.com Tel: 15-4400-6470
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Imágenes diagnósticas y Medicina nuclear

Documentos relacionados