Promocione sus productos o servicios con nosotros
Marzo de 2018 Página 1 de 3

Aplicación e impacto actual del diagnóstico por ultrasonido

José A. Briceño Polacre, MD, MgSc, PhD

Conozca un recuento histórico, las aplicaciones actuales, la situación en Latinoamérica y algunas proyecciones del ultrasonido.

Hoy en día el ultrasonido es una herramienta primordial dentro de las diferentes modalidades diagnósticas por imágenes a nivel mundial, es usado con gran frecuencia en la evaluación del corazón, y tiene aplicaciones amplias en el diagnóstico de enfermedades que van desde el cerebro del recién nacido, diagnóstico diferencial y guía de biopsia para la mama, en la detección y diagnóstico de cálculos a nivel de vesícula biliar, riñones así como otras enfermedades abdominales, y también para la evaluación de masas intraabdominales.

Los estudios para el flujo sanguíneo es otra de las áreas que pueden ser evaluadas por ultrasonido como es el caso de las arterias carótidas y vertebrales que suplen a cara y cerebro, así como vasos periféricos no solo arteriales sino también venosos. La toma de biopsia en casi cualquier parte del cuerpo guiado por ultrasonido es actualmente de uso rutinario.

Al estar en el contexto de El Hospital, una publicación dirigida a múltiples especialidades médicas, así como a médicos en formación, es conveniente describir brevemente cómo ha sido el progreso del ultrasonido.

Recuento histórico

El desarrollo de las imágenes por ultrasonido no fue fácil, tomando como base inicial la localización por ecos de naves enemigas conocido como sonar. En la actualidad y a pesar de que el ultrasonido puede ser generado de muchas maneras, el método típico presente usa el efecto piezoeléctrico de ciertos cristales, descubierto por los físicos franceses Pierre y Jacques Curie en 1880.

Típicamente, los cristales piezoeléctricos son usados tanto para enviar como para recibir las ondas ultrasónicas. El efecto piezoeléctrico o principio piezoeléctrico se basa en la propiedad que tienen algunos cristales que se deforman al ser sometidos a una red eléctrica, produciendo una onda similar a la del sonido, pero con una frecuencia muchísimo mayor no audible por los humanos.

La primera aplicación diagnóstica que se ha podido registrar en la revisión bibliográfica es la documentada por el médico alemán Karl Dussik, quien al intentar visualizar o caracterizar estructuras intracraneales en 1942 describió el uso de la transmisión de ultrasonidos para obtener la representación de los ventrículos cerebrales, denominando a sus imágenes hiper fonogramas. Otros escritos atribuyen el primer uso diagnóstico del ultrasonido al doctor John Wild, un cirujano de Minnesota, Estados Unidos.

No se puede dejar de mencionar a Douglas Howry, uno de los principales contribuyentes al desarrollo del escaneo clínico con modo B. Él se interesó en la posibilidad diagnóstica del ultrasonido tan pronto como se graduó de médico en la Universidad de Colorado, en Denver, Estados Unidos, en 1947. Luego interrumpió una residencia formal de radiología para dedicarse a la investigación, y al trabajar en su propio sótano utilizó restos de sonares navales para comenzar con sus experimentos.

Después de 1980, con la instauración del tiempo real, esta técnica fue incorporada como modalidad de diagnóstico por imágenes de forma muy rápida en todos los servicios a nivel mundial, sin escaparse Latinoamérica a esta realidad.

Como la gran mayoría de las modalidades diagnósticas, el ultrasonido también ha tenido una evolución bastante rápida, se ha pasado de los transductores lineales, sectoriales y convexos de tipo mecánico a los electrónicos. Igualmente, cada día se obtienen por parte de la industria transductores con mayores frecuencias, lo cual no permite tener una mejor resolución en estructuras muy superficiales; de forma experimental se habla ya de transductores de 50 MHz para la evaluación de la piel.

Otro aspecto que ha evolucionado a nivel de la técnica ha sido el procesamiento de las imágenes. En la actualidad, los equipos tienen procesadores de mayor capacidad, los cuales son bastante rápidos, lo anterior permite llevar a cabo reconstrucciones, fusión de imágenes con otras técnicas, entre otras prácticas. No se puede dejar de mencionar dentro de los nuevos avances el tamaño que tienen los nuevos equipos, sin dejar a un lado la calidad de imagen.

Aplicaciones actuales

En una primera instancia pensé en referirme a la utilidad y los avances del ultrasonido por especialidad, pero creo que dada la complejidad de este tópico en los países que conforman Latinoamérica, deberíamos más bien enfocar el tema por zonas corporales.

La técnica por sí misma ha mejorado a lo largo del tiempo. El modo B simple fue complementado o perfeccionado con imágenes armónicas de los tejidos a finales de los años 90, incorporándose transductores multifrecuenciales. Previo a esto también teníamos otra modalidad, la del estudio Doppler, basado en el principio descrito por Johann Christian Doppler en 1846, un físico y matemático austríaco. En la actualidad existen dos tipos de sistemas Doppler: continuo y pulsado, y dentro del Doppler pulsado figura el Doppler espectral, Doppler color y el Doppler de poder o Power Doppler. En el diagnóstico por imágenes del presente siglo no se concibe un equipo de ultrasonido que sea competitivo con la realidad actual que no tenga transductores multifrecuenciales, armónicas y con este efecto Doppler; al estudio base en modo B se dice que al agregarle el efecto Doppler aumenta la sensibilidad y especificidad del método.


Palabras relacionadas:
Modalidades del diagnóstico mediante imágenes, efecto piezoeléctrico de ciertos cristales aplicado al ultrasonido, posibilidades diagnósticas a través del ultrasonido, modo B simple en el ultrasonido, Doppler color, Doppler de poder, Power Doppler.

Acerca del autor

José A. Briceño Polacre, MD, MgSc, PhD

José A. Briceño Polacre, MD, MgSc, PhD

Médico cirujano, Especialista en Radiología y Diagnóstico por Imágenes, y Doctor en Ciencias Médicas, de la Universidad del Zulia, en Venezuela. Miembro de las sociedades RSNA, SILAN, SCCT y del Comité Ejecutivo de Latinsafe. En la actualidad es director del Postgrado de Radiología del Hospital Universitario de Valera, y presidente de la Sociedad Venezolana de Radiología y Diagnóstico por Imágenes (SOVERADI).
x
EDWIN
05 de abril de 2018 a las 20:01

El ultrasonido es un riesgo para el paciente, sin el médico que lo realiza no esta bien capacitado. Se lo digo, por que en mi practica diaria, me encuentro desgraciadamente pacientes con diagnósticos tardíos ya que no existe regulación estricta sobre quienes pueden hacer los estudios.

Jose Alberto
08 de abril de 2018 a las 13:06

Buenas tardes Edwin, el articulo refleja la situación de nuestros países sin emitir juicio de quien debe hacerlo, en nuestro caso como Médicos Radiólogos hemos tenido altos bajos con otras Técnicas, como Colonoscopia Virtual y AngioCt Coronarias con los Gastroenterólogos y Cardiólogos respectivamente por ponerle un ejemplo, en definitiva la respuesta a esto es que debe hacerlo el que lo haga mejor, esto implica ser oportuno y certero detectando cualquier proceso patológico de forma precoz y de esta forma el paciente reciba su tratamiento a tiempo.


Sección patrocinada por

Otras noticias de Imágenes diagnósticas y Medicina nuclear

Documentos relacionados