Descargar Ebook
Promocione sus productos o servicios con nosotros
Mayo de 2012 Página 1 de 2

Alianza entre diseño industrial y arquitectura hospitalaria

Martín Boschetti, Director General DIDIMO Healthcare Design, Leticia Lattenero, Lic.

El avance de las TIC en el sector de la salud impactó -y continúa impactando- las formas de planificar, diseñar y reciclar el espacio hospitalario.

El avance de las TICs (Tecnologías de la Información y Comunicación) en el sector de la salud impactó –y continúa impactando de diferentes maneras– las formas de planificar, diseñar y reciclar el espacio hospitalario. Los equipamientos de todo tipo, sumados a las nuevas tecnologías implementadas en las salas de terapia intensiva y los laboratorios, influyen en los cambios que se generaron y generarán en la arquitectura de los centros médicos.

Los materiales y procesos productivos de los equipos, por su parte, buscan reforzar pilares esenciales como la seguridad, la simplicidad en el uso y mantenimiento mientras que se propicie una prolongada vida útil del equipo. Asimismo, la integración y modularidad en dispositivos es otro de los grandes avances.

Sin duda, el diseño industrial desempeña un papel principal a la hora de estudiar la forma de acoplar las nuevas tecnologías en los espacios hospitalarios. La ergonomía, el diseño de interacción y la usabilidad se convierten así en el nuevo paradigma de trabajo. Al mismo tiempo, contemplar a la mayor cantidad de actores intervinientes y aprovechar el espacio físico permiten brindarle al paciente una mejor experiencia de confort.

Entre la tecnología y el diseño
Mientras que mejorar las formas de trabajo de los profesionales de la salud se trasformó en la premisa del diseño hospitalario, planificar espacios luminosos, ecológicos y domóticos tiene también la función de reducir el impacto negativo que genera en el paciente y los familiares, por ejemplo, una internación. (ver recuadro: “Proyectos y proyecciones”). De esta forma, tanto la convergencia tecnológica como los cambios culturales se convirtieron en tendencia a nivel nacional, regional e internacional.

La creciente demanda y dinámica de cambio llevó a repensar los espacios de forma flexible para que puedan adaptarse a las nuevas tecnologías. Además, la complejidad producida por la incorporación de funciones, superficies y equipos llevó a muchas instituciones a examinar su visión a través de un plan estratégico que les permitiera cumplir su misión mediante la programación de un plan maestro que contemplara la reorganización espacial.

En la actualidad, el sector salud es, para Rita Comando, Vicepresidente de la Asociación Argentina de Arquitectura e Ingeniería Hospitalaria “un abanico de contrastes en lo referente a las características, cantidad, accesibilidad y calidad de su recurso físico y tecnológico”. Asimismo –para la arquitecta–, esta disparidad “nos compromete a replantear cuáles son las mejores respuestas ante las necesidades y demandas crecientes de la población, ya que –especificó– estas no siempre son sinónimos”.

Las soluciones deben contemplarse teniendo en cuenta la escasez de recursos y, además, que “una mayor inversión no necesariamente significa mejor gestión y mejor calidad de vida”, explicó Comando. Por eso, para mantener su vigencia espacial, funcional y técnica, los desafíos implican:

  1. La adaptación de los edificios de salud a los cambios de las instituciones.

  2. La incorporación de las innovaciones tecnológicas y de gestión.

  3. La racionalización y flexibilización de los espacios físicos.

  4. La coordinación de equipos de trabajo interdisciplinario.

  5. La sistematización del control y asignación de recursos.

Por eso, Comando concluyó que “la incorporación de tecnología por sí sola no garantiza una mejor atención de la salud y si los establecimientos de salud quieren permanecer y crecer en el mercado deberán trabajar sobre las áreas responsables de sus productos finales y sobre sus áreas de apoyo”.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Administración y TIC en salud

Documentos relacionados