Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2005 Página 1 de 2

Alarma por aumento de la resistencia bacteriana

Vigilancia, medidas preventivas y control son los pilares para el manejo de las tendencias de resistencia a los antimicrobianos.

Las infecciones intrahospitalarias (IIH) son un problema de salud importante. Originan cifras elevadas de mortalidad, aumento de la estancia hospitalaria y una gran carga económica. Como la mayoría son causadas por microorganismos resistentes a múltiples antimicrobianos, aumenta el costo de la terapia. La tercera parte de las muertes y una fracción aún mayor de los gastos podrían evitarse con programas de control de infecciones y con el cumplimiento de normas preventivas.

En 2001 la Organización Mundial de la Salud lanzó la Estrategia Mundial para la Contención de la Resistencia a los Antimicrobianos (RAM), con el fin de facilitar la formulación de programas de salud pública y la movilización de recursos humanos y financieros para contenerla [1]. Se han tomado iniciativas como las siguientes:

  1. Sistemas de vigilancia mundiales, para monitorizar y ayudar a predecir cómo el organismo eludirá los regímenes actuales. Se destacan los programas del CDC (Centro de Control de Enfermedades de Atlanta), el SENTRY y el MYSTIC, los cuales proporcionan información sobre los mecanismos esenciales que se deben tener en cuenta para realizar el seguimiento de las tendencias de la RAM, de una manera comprehensiva, precisa y a tiempo.

  2. Sistemas de vigilancia en laboratorios de referencia. Centros especializados elaboran las pruebas de RAM, utilizando el mismo método estandarizado, y reportan los resultados de acuerdo con los criterios preestablecidos. La precisión de estos datos es crítica. Algunos incorporan nuevas metodologías, como el análisis de diferentes aspectos farmacocinéticos y farmacodinámicos, así como las concentraciones inhibitorias mínimas y las tasas de exposición requeridas, en busca de la optimización de las terapias.
    Cuando las pruebas de laboratorio microbiológico no son adecuadas para captar el fenómeno de RAM, algunos de estos centros recurren a los análisis genéticos. Generalmente, estos centros de referencia brindan capacitación a personal que trabaja en los laboratorios locales.

  3. Sistema de vigilancia en los laboratorios locales. La vigilancia basada en los resultados arrojados por pruebas sencillas, que consideran tan solo la mínima concentración inhibitoria, pueden eludir los verdaderos mecanismos de RAM. Por esta razón, es necesario que los laboratorios locales utilicen la metodología estandarizada por los laboratorios centrales, y reporten los resultados siguiendo los mismos criterios. Ante cualquier inquietud, pueden consultar a los laboratorios de referencia.

En la actualidad, no todos los laboratorios locales participan en los programas mundiales de RAM. Si descubren una cepa con RAM, deberían trabajar estrechamente con los clínicos, comunicarlo a los laboratorios de referencia y enviar el microorganismo para los estudios correspondientes.

A pesar de que la RAM se establece más lentamente en unas especies que en otras, es inevitable que ocurra, y se deben tomar todas las medidas pertinentes para identificar y publicar este problema, establecer políticas del uso prudente de antimicrobianos, y aplicarlas a nivel local.

Como el futuro de la eficacia antimicrobiana es difícil de predecir, el trabajo coordinado de los diferentes entes de vigilancia mejora la calidad de la información y brinda las bases para el diseño de protocolos en el hospital y la comunidad, por parte de los grupos de expertos, los programas de control de infecciones y el personal de salud pública. De esta manera es posible aplicar las medidas terapéuticas adecuadas y esenciales para interrumpir la formación de especies resistentes.

Además de la vigilancia, las medidas preventivas y el control son los pilares para manejar las tendencias RAM, y necesitan aplicarse en el hospital y la comunidad.

Resistencia del H. Influenzae
En muchos casos el tratamiento de ciertas infecciones es empírico, y aún no se comprenden bien los mecanismos de RAM. En otros, los diagnósticos elaborados por los profesionales de la salud no son precisos [1, 2]. Además, siempre es indispensable que cuando el profesional prescriba antibióticos considere el potencial de RAM, basado en los parámetros farmacocinéticos y farmacodinámicos establecidos y las tendencias observadas.

La prevalencia de las enfermedades respiratorias varía entre los países; sin embargo, la consistencia en la exactitud del diagnóstico y el tratamiento es importante.

El Haemophilus influenzae es el agente causal de muchas infecciones del tracto respiratorio, particularmente en los ancianos, y de enfermedades severas resultantes de la colonización primaria de las vías aéreas. Se asocia con el 13% a 15% de las neumonías adquiridas en la comunidad, otitis medias (OMA), sinusitis y meningitis, y más del 30% de los casos de exacerbaciones de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y la bronquitis.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Medicina interna y subespecialidades

Documentos relacionados