Promocione sus productos o servicios con nosotros
Chicago, Illinois, Estados Unidos - Agosto de 2017

Agente de contraste gadolinio podría acumularse en tejidos cerebrales de pacientes

La investigación sugiere que la retención de gadolinio puede estar presente en todos los pacientes que han sido expuestos a agentes basados en esta sustancia.


Una nueva investigación sugiere que la retención de gadolinio puede estar más extendida y presente en muchos más, o tal vez en todos los pacientes que han sido expuestos a agentes de contraste basados en esta sustancia.

Los rastros minuciosos de este componente, material utilizado para mejorar las imágenes de resonancia magnética (RM), a menudo se conservan en el tejido cerebral de las personas años después de someterse a fotografías del interior del cuerpo producidas por rayos X. Algunos estudios han sugerido que esta deposición se limitó a pacientes con patología cerebral subyacente, como un tumor o una infección. Así lo señala una nota de la Sociedad Radiológica de América del Norte (RSNA, por su sigla en inglés). La investigación fue publicada en línea en la revista Radiology.

“Se estima que cerca de 400 millones de dosis de gadolinio se han administrado desde 1988”, dijo el investigador principal del estudio, Robert J. McDonald, neuroradiólogo del personal en la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota. “El material de contraste se utiliza en el 40 al 50 % de las exploraciones de RM realizadas hoy”, añadió.

Los científicos creían en un inicio que el elemento de contraste no podía cruzar la barrera hematoencefálica intacta, la membrana semipermeable que filtra de forma selectiva los materiales del torrente sanguíneo para entrar en el líquido extracelular en el cerebro y el sistema nervioso central.

“A finales de 2014, surgió la primera evidencia de que la sustancia se estaba depositando dentro de los tejidos cerebrales. Sin embargo, muchas de estas personas tenían condiciones médicas subyacentes, como tumores cerebrales, que podrían afectar negativamente a la barrera hematoencefálica”, dijo el doctor McDonald.

El estudio se realizó ya que existía la duda de si la deposición podría estar relacionada con la integridad de la barrera hematoencefálica. Para ello se tuvieron en cuenta sujetos con patología cerebral normal y presumiblemente una barrera hematoencefálica intacta, indica la RSNA.

La investigación incluyó un análisis de muestras de tejido neuronal post mortem de cinco pacientes que habían sido sometidos a cuatro o más (hasta 18) exámenes de RM mejorados con gadolinio entre 2005 y 2015, y 10 que se habían sometido a exámenes de RM sin gadolinio. La mediana de la edad en el momento de la muerte fue de 68 años en el grupo de contraste expuesto y de 79 años en el grupo de control. Todos los pacientes en el estudio actual fueron expuestos a gadodiamida (Omniscan).

Durante las autopsias se reconocieron pequeñas cantidades de tejido cerebral que fueron estudiadas con microscopía electrónica de transmisión, espectroscopia de masas y espectroscopia de rayos X. El análisis reveló depósitos del componente dependientes de la dosis en cuatro regiones neuroanatómicas del cerebro en pacientes sometidos a RM con contraste. En el momento de la autopsia, todos los sujetos del estudio tenían patología cerebral normal.

“Los resultados sugieren que el pensamiento actual con respecto a la permeabilidad de la barrera hematoencefálica es muy simplificado, ya que parece que el gadolinio se acumula incluso entre los pacientes con tejido cerebral normal y sin antecedentes de patología intracraneal", manifestó el neuroradiólogo. “Se necesitará investigación adicional para entender cómo y por qué esta deposición está ocurriendo”, agregó McDonald a la RSNA.

También se encontró que ciertas áreas del cerebro, incluyendo el globus pallidus y el núcleo dentado, retenían más del agente de gadolinio. “Estas regiones neuroanatómicas del cerebro también son áreas propensas a mineralización y hemorragia, lo que puede sugerir que partes del cerebro pueden tener una barrera menos robusta y pueden ser más susceptibles a esta deposición”, dijo el investigador.

McDonald  resalto que debido a que el gadolinio libre es similar al calcio en tamaño y carga, el cuerpo también puede confundir los medios de contraste con este metal endógeno, que a menudo se toma en las áreas del cerebro durante el proceso de envejecimiento. “Estas son preguntas que necesitan ser exploradas más a fondo”, finalizó.


Palabras relacionadas:
Resonancia magnética cerebral, agente de contraste vinculado con anomalías cerebrales, materiales de contraste basados en gadolinio, seguridad del paciente, estudio de casos
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Imágenes diagnósticas y Medicina nuclear