Promocione sus productos o servicios con nosotros
Junio de 2018 Página 2 de 3

Adelantos, desarrollos e innovaciones en Ortopedia y Fisioterapia

Carolina Sáenz

Análisis tridimensional del movimiento humano, innovación en estructuras móviles (exoesqueletos) y rehabilitación para adultos mayores, entre las novedades.

La ventaja de la transestereografía es que no solo da pistas sobre la superficie o el exterior. El modelo biomecánico también facilita conclusiones sobre la columna vertebral y la pelvis. Además, los sistemas están por completo libres de radiación. Esto es en particular importante para pacientes con escoliosis que por lo general son jóvenes y necesitan muchas radiografías durante el curso de su tratamiento, lo que conduce a una alta dosis de exposición. Asimismo, son bastante rápidos, después de seis segundos de examen se recibe una valoración de la cabeza a los pies del usuario, a diferencia de los principales laboratorios de análisis de la marcha que trabajan con varios sistemas de cámaras y donde los preparativos para la medición y fijación de marcadores consumen mucho tiempo.

Innovación en estructuras móviles: exoesqueletos

Los exoesqueletos de distintas compañías comparten un objetivo común, todos están diseñados para asistir a las personas que apenas o no pueden caminar. Las estructuras de estos aparatos robóticos son similares, se envuelven alrededor de las piernas y posteriormente guían la pelvis, el muslo y el pie, como si el sujeto caminara por su cuenta. Las diferencias están en la tecnología de control y la audiencia a la que se dirigen.

En el caso del esqueleto asistencial híbrido (HAL, por su sigla en inglés), fabricado por la compañía japonesa Cyberdyne, los pacientes utilizan señales cerebrales y mueven el exoesqueleto por su propia voluntad. HAL mide estas señales a través de electrodos EMG que están conectados en el área de la rodilla y la cadera y las transmite a continuación a pequeños motores eléctricos que soportan los movimientos de la persona. Este modelo está destinado en esencia para su uso en terapia y rehabilitación.

El exoesqueleto de Phoenix, de la compañía estadounidense SuitX, está dirigido a apoyar a los pacientes en la vida cotidiana. Este exotraje tiene solo dos motores que se colocan a cada lado de la cadera para garantizar la seguridad cuando el usuario está de pie. Dos bastones ayudan a la persona a moverse. El dispositivo también utiliza una interfaz intuitiva integrada en los bastones para permitir al sujeto controlar los procesos de pie, sentado y caminar.

Sin embargo, existe una tendencia creciente hacia los sistemas basados ​​en efectores terminales. En este caso el robot guía el último eslabón de la cadena conjunta humana, la mano o el pie. “El beneficio de esto es que los usuarios controlan sus articulaciones de forma autónoma y mejoran así las habilidades motrices. No solo aprenden secuencias de movimiento, sino que también deben planificar y controlar sus propios movimientos”, explicó en su momento a MEDICA la profesora Catherine Disselhorst-Klug, directora del Instituto de Rehabilitación e Investigación Preventiva en la Universidad RWTH Aachen, en Alemania. Al estimular el propio movimiento, la terapia de caminar con efector final es en particular adecuada para pacientes con accidente cerebrovascular [4].

XoSoft es un proyecto que tiene como objetivo desarrollar un mecanismo de apoyo para personas que aún pueden caminar, pero de forma limitada, una versión de exoesqueleto blando o un tipo de férula que pueda compensar la debilidad muscular de las piernas.

“Este es un nuevo desarrollo. Un tipo de exoesqueleto que está hecho de materiales blandos que se endurecen según la aplicación. Es como una clase de medias o mallas hechas de un material un poco más grueso. Se puede endurecer y, por lo tanto, garantiza la estabilidad si la persona está de pie o en la fase de apoyo al caminar. Al mismo tiempo puede volverse suave y flexible de nuevo si la fase de balanceo de caminar o sentarse requiere el movimiento correspondiente”, afirmó a MEDICA el profesor Markus Wirz, director de Investigación y Desarrollo del Instituto de Fisioterapia de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Zurich, en Suiza [5].

XoSoft tiene sensores integrados que miden el estado actual del exoesqueleto o extremidades inferiores. Cualquier movimiento que se haga se mide. Una unidad de control usa estas señales para predecir el intento de movimiento. A continuación, acciona aquellos actuadores o unidades que permiten que el exotraje sea rígido o flexible, dependiendo de la situación.

“En la actualidad nos enfocamos en tres tipos de usuarios primarios para este sistema, pacientes que se recuperan de un accidente cerebrovascular, pacientes con lesiones incompletas del código espinal o personas mayores que muestran una capacidad para caminar limitada debido a su edad”, señaló Wirz.

XoSoft es modular y consta de tres partes diferentes que se pueden seleccionar en función de las necesidades. Hay un módulo que soporta los tobillos y llega justo debajo de la rodilla, luego hay otro para la articulación de la rodilla y un tercero para el apoyo de la cadera [5].

Entrenamiento y rehabilitación para personas mayores

Las nuevas tecnologías brindan una multitud de beneficios tanto para terapeutas como para pacientes, diagnósticos más precisos con la ayuda de la recopilación y el análisis de datos, avance en las terapias individuales y la intensificación del programa de capacitación, en cualquier caso, el entrenamiento y la rehabilitación se perciben hoy de una forma dinámica.


Palabras relacionadas:
Sistemas de medición basados en procesos biomecánicos, análisis tridimensional del movimiento humano, tecnología Rehawalk, sistema óptico DIERS formetric 4D,desarrollo de exoesqueletos, esqueleto asistencial híbrido, exotraje para tratamiento de patologías de cadera.

Acerca del autor

Carolina Sáenz

Carolina Sáenz

Periodista y colaboradora editorial internacional de El Hospital.
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Ortopedia y rehabilitación

Documentos relacionados