Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2017

Actualizaciones en monitores de signos vitales

Ing. Javier Camacho

La monitorización de pacientes, área tecnológica en desarrollo, está ligada a la precisión de las medidas y al acceso rápido a información de historias clínicas.


La monitorización de pacientes se ha convertido en una de las áreas tecnológicas de mayor desarrollo y sus tendencias van ligadas a la integración de nuevos parámetros, de la precisión de las medidas, de la monitorización inalámbrica, y al acceso a información remota y rápida de historias clínicas y datos. Las nuevas tecnologías permiten ajustar de forma personalizada las alarmas y parámetros de acuerdo con la condición del paciente, así como las nuevas variables amplían el panorama de vigilancia de los signos vitales ofreciendo así al personal clínico una toma de decisión más precisa.

Entre las mediciones disponibles por los fabricantes se proporcionan algoritmos más precisos para el ECG diagnóstico, espirometría avanzada y mediciones directas del intercambio de gases y control no invasivo de la presión arterial. Los nuevos diseños  permiten administrar dosis de agestes anestésicos más seguros gracias a la integración de datos provenientes del monitor y otros dispositivos interconectados [1]. Algoritmos como la entropía, Índice Bi espectral (BIS, por sus siglas en inglés),  gasto cardíaco por análisis del contorno de la onda de pulso (PiCCO2, por sus siglas en inglés), Saturación venosa de oxígeno (ScvO2, por sus siglas en inglés), y herramientas clínicas como diagramas de araña y matriz espectral de densidad (DSA, por sus siglas en inglés) están disponibles para los quirófanos actuales [2].

Monitorización del ECG

Los nuevos algoritmos para electrocardiografía permiten detectar y analizar arritmias desde múltiples derivaciones, además de revelar posibles fibrilaciones auriculares [3]. Soluciones como el 12SL Marquete de GE Healthcare, permiten monitorizar el segmento QT y ST de forma prolongada, además modos como el ACS proporcionan un análisis de mayor sensibilidad para la detección del síndrome coronario agudo en pacientes sospechosos de infarto agudo de miocardio o isquemia y ayudan a diagnosticar patologías relacionadas con el ventrículo derecho [4].

Gasto cardiaco

La medición del gasto cardiaco ha avanzado a soluciones mínimamente invasivas [5], sistemas como el  Infinity PiCCO SmartPod, de Drager, monitorizan los parámetros hemodinámicos y volumétricos sin necesidad de un catéter en la arteria pulmonar. El dispositivo puede integrar hasta cuatro presiones invasivas y el gasto cardíaco con un solo cable que conecta el pod al monitor, permitiendo obtener información del Índice cardíaco continuo (PCCI), Volumen de carga (p-SV), Índice de volumen de carga (p-SVI), Variación de volumen de carga (SVV), entre otros [6]. Este tipo de tecnología se encuentra disponible en sistemas de GE Healthcare, Philips y Mindray [7].

Profundidad anestésica

Este es un tema de intensa investigación actual, hoy en día los desarrollos brindan la posibilidad de monitorizar la respuesta cerebral a los hipnóticos en cada una de las fases de la anestesia general, en la que interactúan además estímulos nociceptivos y hemodinámicos. Los monitores de profundidad de la anestesia disponibles utilizan el procesamiento del registro electroencefalográfico (EEG) mediante diferentes algoritmos, para obtener un parámetro numérico que se aproxima al estado de la actividad cerebral en cada momento [8]. Las últimas tecnologías destacan mejoras en la medición del índice bi-espectral (BIS), mediciones de la entropía y bloqueos neuromusculares.

El uso de monitoreo con el BIS ha mostrado beneficios que reducen el tiempo de extubación, la orientación en tiempo y lugar y la descarga tanto de la sala de operaciones como de la unidad de anestesia postoperatoria. Diferentes estudios han demostrado reducción del 12 % en el riesgo de náuseas y vómitos después de la cirugía, además de 3 % en el riesgo de deterioro cognitivo postoperatorio a los tres meses postoperatorio, y de 6 % en el riesgo de delirio postoperatorio [9]. Los actuales módulos BIS incorporados en los monitores de signos vitales controlan el estado del cerebro durante procedimientos de sedación en cirugía y Unidades de Cuidado Intensivo. Además del dato BIS, fabricantes como GE Healthcare, Mindray y Drager ofrecen la posibilidad de mostrar en un canal la onda de EEG, la relación de supresión, el índice de calidad de señal (SQI) y la electromiografía (EMG) [6] [4] [10]. Por su parte, GE Healthcare se caracteriza por disponer de módulos que incluyen la medición de la entropía, la transmisión neuromuscular, el índice SPI (Surgical Pleth Index, en inglés) como una opción más precisa para medir la profundidad anestésica y la respuesta hemodinámica durante la cirugía [11].

Los proveedores continúan ofreciendo la medición de saturación de oxígeno a través de los las tecnologías Massimo SET, Nellcor u Oximax. Así mismo siguen vigentes en los últimos desarrollos la medición de capnografía en formato Microstream, siendo esto un soporte para detectar cambios ventilatorios en el paciente, ayudando a prevenir la posible depresión respiratoria. Los algoritmos permiten obtener con mayor precisión la concentración del dióxido de carbono (CO2) y la frecuencia respiratoria independiente si el paciente está o no entubado, evitando generar falsas alarmas, lo que se traduce en eficiencia clínica y la seguridad del paciente [13] [14].
 
Algunos productos como el Infinity Microstream SmartPod, tienen como novedad medir el etCO2 con un flujo de muestreo muy bajo (50ml / min) en condiciones húmedas. Con un sensor de CO2 incorporado, el módulo emplea una tecnología de espectrografía infrarroja no dispersiva mejorada para medir con precisión etCO2 en entornos clínicos complejos [15].

Como novedad, Drager incorpora en el presente en sus sistemas de monitoreo el SmartPod Infinity CNAP (Presión Arteria Continua no Invasiva, en español), un desarrollo que proporciona un método simple y preciso para medir la presión arterial sistólica, diastólica y media de forma continua sin necesidad de invadir al paciente [12].

Existe una tendencia creciente hacia el desarrollo de visualizadores móviles de los signos vitales de los pacientes. Estos sistemas le permiten al médico acceder de forma remota a la información clínica de los pacientes en tiempo real, observando la evaluación clínica y ofreciendo una nueva alternativa de toma de decisiones ágiles [16]. Sistemas como el Intellivue Caregiver, de Philips, al ser instalados en computadoras, tablets, PDA o teléfonos inteligentes, aprovechan las plataformas de la web para brindar el acceso de forma remota [16]. Por su parte, la solución IntelliSpace Event Management ayuda al equipo de atención a administrar y responder eficientemente a múltiples notificaciones de eventos, alertas y alarmas [17].

Consideraciones técnicas de incorporación de monitores de signos vitales

Las alarmas en un sistema de monitorización deben ser cuidadosamente evaluadas antes de decidir adquirir el equipo. La condición del paciente puede verse afectada si el sistema de monitoreo falla durante la presencia de un evento crítico. Se recomienda incorporar tecnologías que integren gestores de alarma adecuados y probados previamente, y tener en cuenta factores como la facilidad de interpretación y ajuste, en lo posible conciliado con el personal asistencial de la institución, de esta forma se brinda seguridad durante su uso.

Otra consideración importante es la facilidad de conexión con otros dispositivos médicos, incluyendo ventiladores, unidades de anestesia, bombas de infusión, oxímetros de pulso y múltiples sistemas de monitoreo de gases médicos. Antes de tomar la decisión de compra, verifique si el sistema cumple algún perfil de IHE (Integrating Healthcare Enterprise). Consulte con los profesionales de tecnología de información del hospital para conocer los requerimientos de conectividad e interoperabilidad. Esta funcionalidad debe considerarse junto con la infraestructura actual del sistema de información. La capacidad de interactuar con un sistema de información permite que los datos del paciente y la demografía sean fácilmente compartidos.

El mantenimiento y el servicio postventa de los sistemas de monitorización deben ser negociados previos a la compra. Para evitar futuros inconvenientes y sobre costos, se recomienda que los hospitales decidan si las actividades de servicio técnico serán realizadas por personal interno o será contratada con el fabricante. Algunos proveedores ofrecen la posibilidad de entrenamiento especializado en fábrica a los ingenieros clínicos de los hospitales, lo que permite extender el conocimiento técnico hacia las instituciones de salud. Por último, se deben tener en cuenta las políticas y costos de actualización futura de software y hardware, así como contemplar disponibilidades de préstamos de equipos en casos de hacer efectivas las garantías.


Artículo proveniente de la edición impresa de Agosto-Septiembre de El Hospital con el código EH0817REPMON

Fin.

Palabras relacionadas:
Actualizaciones en monitores de signos vitales, medición de signos vitales, avances tecnológicos para la toma de signos vitales

Acerca del autor

 Ing. Javier Camacho

Ing. Javier Camacho

Ingeniero biomédico y Magíster en Gestión de innovación tecnológica.
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Anestesia, urgencias y cuidado intensivo

Documentos relacionados