Page 21

EH-75-3-JUN-JUL

EL HOSPITAL ANESTESIOLOGÍA AVANCES CLÍNICOS ULTRASONIDO GÁSTRICO La ultrasonografía gástrica ha demos-trado una gran utilidad al permitir eva-luar cuantitativa y cualitativamente el contenido en el fondo gástrico. Diferen-tes autores han demostrado cómo se han obtenido mejores resultados en pacientes en los que el efecto sobre el contenido gástrico es incierto al desconocer adecua-damente el periodo de ayuno, esto se ha eliminado de acuerdo con la experiencia de algunos grupos que implementan esta estrategia POCUS, evitando los eventos relacionados con broncoaspiración. Su uso es fácil, rápido, con una sen-sibilidad del 99 % y una especificidad del 100 %, lo que conlleva a un muy buen ren-dimiento, requiriendo un entrenamiento corto, y no es invasivo, para muchos debe ser una herramienta a la cabecera del pa-ciente de gran utilidad. ULTRASONIDO PULMONAR En el ejercicio diagnóstico usual de las patologías pulmonares, tradicionalmente el clínico se apoya en ayudas imagenoló-gicas como radiografías y tomografía axial computarizada. El ultrasonido se conside-raría inadecuado para evaluar el tejido pul-monar debido a su alto contenido de aire y, acorde con los principios físicos del ultra-sonido, el pulmón es un medio inadecuado para conducir los haces de ultrasonido. Sin embargo, existen situaciones en las que la evaluación clásica con radiografía de tórax puede ser insuficiente debido a a su baja sensibilidad y especificidad como sucede con el neumotórax. Hay un grupo de pacientes en los cua-les incluso no se detecta esta entidad en la radiografía pero si en la tomografía, a esto se ha llamado neumotórax oculto. En estos pacientes la evaluación con ultraso-nido pulmonar ha demostrado ser similar al estándar (tomografía) para descartar la presencia del neumotórax, con la ventaja de evitar la radiación, el transporte o des-plazamiento al poder realizar la evalua-ción junto al paciente. Algunos autores han demostrado costo efectividad al implementar esta estrate-gia principalmente en cuidados inten-sivos, reduciendo de forma significativa los costos al disminuir las radiografías y tomografías axiales computarizadas de tórax, siendo reemplazadas por un ecó-grafo y un proceso de entrenamiento no tan complejo en comparación con otras modalidades de POCUS. “ CONCLUSIÓN Esta es solo una pequeña reseña de las aplicaciones de POCUS más frecuen-temente utilizadas en el perioperatorio y en cuidados intensivos, sin embargo, el ultrasonido en el manejo de vía área, doppler transcraneal o nervio óptico, ocupan un lugar importante para ciertos escenarios clínicos. El entrenamiento en todas estas mo-dalidades ha crecido de forma impor-tante con un respaldo y compromiso de centros universitarios y asociaciones científicas, logrando posicionar esta he-rramienta tan necesaria para el manejo anestésico, monitoreo y diagnóstico en situaciones de inestabilidad hemodiná-mica o hipoxemia. Entre las grandes ventajas del ultraso-nido se pueden contar la no irradiación y la posibilidad de realizar un diagnóstico junto al paciente disminuyendo los ries-gos inherentes al traslado a otras áreas, como pueden ser extubación o pérdida de líneas centrales, entre otras. Se debe resaltar también el respaldo de la industria involucrada en el ultrasonido. Se ha visto un gran cambio en estas tec-nologías, desarrollo de software, evolu-ción de los transductores, modificación y desarrollo de aplicaciones para las dife-rentes especialidades que han introducido el ultrasonido en su práctica diaria, esto es ampliamente reconocido por el gremio médico. Todos estos avances y mejoras, así como la disminución de los costos con equipos con excelentes características de imagen y funciones, e incluso, la miniatu-rización de las máquinas de ultrasonido y el desarrollo de programas desde disposi-tivos móviles con transductores de conec-tividad bluetooth o wifi, son razones que permitirán cada vez más un acceso más amplio y factible a este recurso. El compromiso con nuestros pacientes exige ofrecer los mejores recursos dis-ponibles para salvaguardar su seguridad. Los administradores en salud deben com-prender que el equipo de ultrasonido en las salas de cirugía o cuidados intensivos puede no generar un retorno económico tangible, ni siquiera similar al que resul-taría en áreas como radiología o cardio-logía, pero el gran impacto en seguridad del paciente, calidad de la atención ofre-cida disminuyendo de forma significativa las complicaciones a los cuales se pueden someter los pacientes que requieren una intervención, será un beneficio real para el paciente como para el especialista tra-tante y, por supuesto, para la institución prestadora de salud. La SCARE llevará a cabo del 21 al 24 de agosto en Bucaramanga, Colombia, la 33 edición del Congre-so Colombiano de Anestesiología y Reanimación, que estará enfocado precisamente en el uso del ultrasonido en anestesiología, una tendencia actual en la especialidad. Esta práctica ofrecerá una oportunidad de visualizar directamente estructuras nerviosas y vasculares, así como sus relaciones anatómicas, la distribución y localización de catéteres y eventualmente la correcta posición de los mismos, entre otros. Foto / Cortesía del autor Ultrasonido gástrico. Se observa el estómago distendido con con-tenido sólido. Entre las grandes ventajas del ultrasonido se pueden contar la no irradiación y la posi-bilidad de realizar un diagnóstico junto al paciente disminuyendo los riesgos inherentes al traslado a otras áreas “ El Hospital agradece la colaboración editorial del autor y de la Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación (SCARE) para este artículo. Lea más y opine en www.elhospital.com Busque por: EH0619ANESUS www.elhospital.com EL HOSPITAL I JUNIO / JULIO 2019 21


EH-75-3-JUN-JUL
To see the actual publication please follow the link above