Page 13

EH-75-1-FEB-MAR

EL HOSPITAL GESTIÓN HOSPITALARIA EN CIRUGÍA PORTADA 26,6 % cáncer 11 EL HOSPITAL I FEBRERO / MARZO 2019 www.elhospital.com como Urología (prostatectomía radical, nefrectomía parcial), Ginecología (histerectomía, miomectomía), Cirugía general (gastrectomía, hernias, colon y recto, hepatobiliar), Cirugía de tórax (lobectomía pulmonar, masas del mediastino), Cirugía cardiovascular (bypass coronario, reemplazo y/o reparación de válvulas cardíacas), Cirugía de cabeza y cuello (cáncer de garganta, tonsilectomia). En el caso de Colombia, el país se encuentra en una etapa temprana de la adopción de este tipo de cirugía con hasta ahora cinco programas en curso en distintas instituciones de salud, en orden cronológico: Clínica de Marly, Fundación Santa Fe de Bogotá, Clínica Los Nogales, Clínica Shaio y el Instituto Nacional de Cancerología. IMPACTO EN LA UROLOGÍA En la actualidad, al igual como lo fue para el resto del mundo al inicio de la década pasada, el mayor número de casos por cirugía robótica da Vinci son para el tratamiento de cáncer de próstata. La cirugía para cáncer de próstata conocida como la prostatectomía radical es la más frecuente ya que este es el de mayor incidencia entre hombres con 26,6 % (Fuente Globocan, 2018) de todos los casos de cáncer. Es una cirugía en la que el urólogo debe remover la glándula prostática y es de alta complejidad ya que la próstata se encuentra en un espacio muy pequeño como es la pelvis y así mismo está rodeada de las estructuras clave para la función sexual, el haz neurovascular, y al finalizar la intervención se debe suturar y unir la vejiga directamente a la uretra; de esta sutura se puede predecir una buena o no continencia urinaria. es la incidencia de de próstata en los hombres, la más alta frente a otros cánceres Cada 36 segundos se inicia una nueva cirugía robótica da Vinci y en el 2019 se esperan realizar un total de un millón de cirugías de este tipo alrededor del mundo “ “ La cirugía robótica da Vinci en sus comienzos encontró en este tipo de intervención una buena alternativa a los abordajes convencionales y ha venido demostrando que la visión, el alto rango de movimientos y el tamaño de los instrumentos ayuda a tratar de forma adecuada el cáncer, y le ayuda al cirujano a ver en alta resolución las estructuras importantes para la función sexual y la incontinencia urinaria. La prostatectomía radical es un procedimiento ideal para la utilización del sistema de cirugía robótica, se trata de un órgano pequeño, en una zona de difícil acceso en la pelvis del paciente, con múltiples estructuras que la rodean con un gran significado funcional y difíciles de ver, las bandeletas neurovasculares encargadas de la preservación de la función sexual. La cirugía implica un adecuado control de márgenes quirúrgicos y una excelente preservación de bandeletas y esfínter urinario externo en la uretra para la adecuada preservación de la función genitourinaria en el paciente. Es por eso que todas las bondades de la técnica del robot han sido utilizadas ampliamente llevando a que más del 90 % de las prostatectomías en Estados Unidos en el año 2017 se realizarán utilizando esta novedosa tecnología. De acuerdo con el doctor Juan Ignacio Caicedo, urólogo institucional de la Fundación Santa Fe de Bogotá, a pesar de su amplia adopción a nivel mundial en urología, el gran lunar sigue siendo la justificación para la incorporación de una tecnología costosa a pesar de no contar con toda la evidencia científica disponible. Foto / © El Hospital Foto / © El Hospital


EH-75-1-FEB-MAR
To see the actual publication please follow the link above