Page 25

EH-74-6-DIC-ENE

Foto | auremar © Fotolia www.elhospital.com EL HOSPITAL I DICIEMBRE 2018  ENERO 2019 23 EL HOSPITAL IMÁGENES DIAGNÓSTICAS  TENDENCIAS 2018 Los equipos de más reciente evolución tecnológica pueden generar informes o reportes estadísticos, pero, aun así, los sistemas de unidades utilizados como los conceptos de los fabricantes deben ser homogéneos para lograr adquirir los datos que desee el centro médico. Algunos conceptos fundamentales dentro de este proceso son los de dosis absorbida, dosis efectiva, dosis equivalente, producto de la dosis absorbida en el aire sin retro dispersión, dosis de penetración en piel, e índice de exposición. No menos importante es la forma en que las diferentes modalidades reportan la dosis. Las radiografías de rayos X simples usan dosis de entrada en la piel, calculada a través de datos DAP para mamografía, y dosis glandular promedio. La fluoroscopia y angiografía utilizan DAP, y los tomógrafos usan índice de dosis CT CTDI y DLP. La evolución de la centralización de imágenes permite ahora enviar los reportes de dosis y las imágenes con todos los parámetros DICOM a sistemas PACS, algunos de estos tienen la capacidad de utilizar herramientas para la modelación de datos de manera ‘inteligente’ , permitiendo un análisis estadístico adecuado de la información recolectada. Es así como una institución clínica puede intentar iniciativas muy válidas para la determinación de los valores de referencia específicos en una población. ESFUERZOS PARA UNA DOSIS ESTÁNDAR Desde que fueron evidenciados los daños determinísticos ocasionados a operadores y pacientes por la exposición a radiaciones ionizantes, las sociedades físicas y médicas han buscado generar recomendaciones para orientar a las personas sobre la protección radiológica. La Comisión Internacional de Protección Radiológica desde su fundación en 1928 ha realizado esfuerzos importantes para fortalecer esta ciencia y constantemente publica artículos científicos relacionados. Más allá de esto, los perjuicios estocásticos como la inducción al cáncer o efectos genéticos han llamado la atención durante la última década por parte de las entidades gubernamentales líderes en control regulatorio como la Agencia Europea de Medicina y la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos. Cada vez más, estos organismos adicionan regulaciones en pro de controlar la cantidad de dosis entregada a los pacientes, que de manera obligatoria deben ser acogidas por entidades hospitalarias y fabricantes de modalidades que pretendan comercializar sus productos en su jurisdicción. Aunque por el momento las regulaciones pueden ser básicas y solo restrictivas para dispositivos de uso radiológico pediátrico, es importante que avancen rápidamente y sean asimiladas por otros países en Latinoamérica y el mundo. A pesar de los avances en la normatividad para algunos territorios, se puede decir que después de 123 años de uso de la radiología y casi cuatro décadas de radiología digital, la optimización de la calidad de imagen y la reducción de la exposición del paciente continúa siendo un campo de estudio. La tecnología de radiografía digital se introdujo en la práctica radiológica de manera tan rápida que no se ha tenido la oportunidad de entenderla, pues todavía no hay suficiente evidencia del uso apropiado de herramientas para evaluar el rendimiento de los sistemas digitales que garanticen la seguridad y la calidad. De esta forma es que la transición de la película de pantalla SF a tecnología digital sigue constituyendo un desafío para radiólogos, investigadores y otros profesionales de la salud, y sugiere una necesidad constante de educación formal en el uso de nuevas tecnologías digitales. La adquisición de equipamiento médico diagnóstico por parte de los hospitales debería dejar de lado su enfoque en las características que le permiten la generación de radiación, para centrar sus decisiones de compra en criterios que les permitan comparar las capacidades para emplear mínimas dosis posibles por estudio y por tipo de paciente. Esto deberían poder corroborarlo de manera sencilla a través de herramientas digitales mediante las cuales los centros médicos puedan realizar la trazabilidad correcta de sus procesos estableciendo los parámetros óptimos referenciales que apliquen en su entorno geográfico. El Hospital agradece la colaboración editorial del autor para este artículo. Lea una versión ampliada y opine en: www.elhospital.com Busque por: EH1218IDOS 103 % puede llegar a incrementarse la dosis en un proceso de transformación de SF a digital con CR.


EH-74-6-DIC-ENE
To see the actual publication please follow the link above