Page 27

EH-74-2-Abr2018

CUIDADO INTENSIVO En los hospitales Nivel III o Nivel IV con Tele-UCI, se deben tener las mismas plataformas técnicas en cada uno de ellos para operación sincrónica, es decir en tiempo real. Una característica de estas plataformas es contar con Historia clínica digital (HCD), con Protocolo HL7. CHOMBOSAN © FOTOLIA Con la aclaración anterior, en relación con los médicos generales solo cabe una pregunta: ¿Quién o quienes “sacaron ese conejo del sombrero” de 40 - 60 horas de entrenamiento? Así las cosas, sistemas de Tele-UCI solo se deben montar entre hospitales Nivel III y IV, con el único objetivo de obtener entre pares de la especialidad lo que denominamos: segunda opinión especializada, bien sea en Cuidado Intensivo de adultos, infantes y/o neonatos. En ambos hospitales, sean estos Nivel III o Nivel IV con Tele-UCI, se deben tener las mismas plataformas técnicas en cada uno de ellos para operación sincrónica, es decir en tiempo real. Las plataformas se deben componer de: 1. Conectividad mínima de 20 megas redundante, vía fibra óptica exclusiva punto a punto bajo VPN. 2. Computador para sistema de videoconferencia médica. 3. Historia clínica digital (HCD), con Protocolo HL7. 4. Interfaz (video/audio) de los monitores de la isla que gobierna todos los cubículos que posea la Unidad de Cuidado Intensivo, la cual debe estar conectada con la interfaz (video/audio) de la isla de Cuidado Intensivo del otro hospital Nivel III y/o IV. 5. Los equipos de Rayos X, sean estos portátiles o fijos, deben estar conectados entre ambos hospitales, para visualización simultánea de estudios bajo Protocolo DICOM, con monitores especializados. 6. Ecógrafos con salida digital, preferiblemente HDMI y/o 4K. 7. Interfaz de monitoreo de las bombas de infusión, en la isla de Cuidado Intensivo de ambos hospitales. 8. Servidores para almacenamiento de la información gestionada, con su respectivo back up en espejo. Como se puede observar, el diseño, integración y montaje en telemedicina de esta especialidad es una de las más exigentes, al requerirse una serie de herramientas biomédicas que, en lo relacionado con su funcionamiento, son de extrema precisión para el manejo de los pacientes, lo cual lleva a que la transmisión/ recepción vía remota de los diferentes parámetros deba ser exacta en todo momento, minimizando así los errores de funcionamiento en la plataforma. No está por demás mencionar que la interfaz gráfica, entiéndase videoconferencia médica, debe ser integralmente fácil en lo que se refiere al manejo por parte de los especialistas. Hay que recordar que las UCI son áreas donde la adrenalina del personal que en ellas labora se mantiene a tope y mal haríamos entregando sistemas de telemedicina difíciles de operar. La telemedicina es una herramienta para el especialista, no la razón de ser del especialista. El Hospital agradece la colaboración editorial del autor para este artículo. Lea más y opine en www.elhospital.com Busque por: EH0418TELEUCI www.elhospital.com 25


EH-74-2-Abr2018
To see the actual publication please follow the link above