Page 33

EH-Dic2017-Ene2018

THODONAL © FOTOLIA C3 SUPLEMENTO COLOMBIA ESPECIAL CALIDAD EN SALUD WWW.ELHOSPITAL.COM PERSPECTIVAS SOBRE LA ACREDITACIÓN EN SALUD EN COLOMBIA CARLOS EDGAR RODRÍGUEZ H., MD* Por ser un proceso de transformación cultural, la acreditación se basa en rituales culturales, cada paso debe agregar valor, dejar enseñanzas para todos los que participan en las diferentes etapas. El próximo mes de enero del 2018 se cumplirán 14 años de trabajo ininterrumpido en el desarrollo del sistema único de acreditación en salud de Colombia que el Instituto Colombiano de Normas Técnicas (Icontec) se ha encargado de diseñar, implementar y ejecutar, en forma conjunta con el Gobierno nacional a través del Ministerio de Salud y Protección Social y en el contexto de diferentes leyes, en particular la Ley 100 de 1993, la Ley 1164 de 2007, la Ley 1438 de 2011 y recientemente la Ley 1797 de 2016, así como de sucesivos decretos, entre ellos el 2174 de 1996, el 2309 de 2002, el 1011 de 2006 y el 903 de 2014 y de resoluciones reglamentarias, entre otras la 1474 de 2002, la 1445 de 2006 y la 2082 de 2014. El modelo ha tenido progresos y avances conceptuales importantes en diferentes frentes y su diseño e implementación han sido fi eles a la visión inicial de “ser el mecanismo fundamental y de mayor credibilidad para direccionar el mejoramiento de las instituciones de salud de Colombia”, ideario plasmado en el anexo técnico dos de la resolución 1445 de 2006, que, aunque substituido, constituye la esencia del sistema, si bien es importante reconocer que dicha visión se ha cumplido en parte y solo en lo concerniente a las instituciones prestadoras de servicios de salud y no como se propuso inicialmente frente a otro tipo de instituciones, en particular las Entidades Promotoras de Salud (EPS), las Entidades Territoriales de Salud (ETS) y las Administradoras de Riesgos Laborales (ARL). Las restricciones en la expedición de requisitos legales de base, las difi cultades para actualizar los estándares, la escasa motivación de los líderes y la compleja situación del entorno sectorial, son razones que explican los avances diferenciales. Dicho sea de paso y ha sido nuestra recomendación permanente al Gobierno, implementar la acreditación en Secretarías de Salud y en las EPS, generaría un impulso notable en materia de calidad al sector, fortalecería las capacidades institucionales que tantos extrañan hoy y contribuiría a recuperar la confi anza de los ciudadanos en su sistema de salud. Componentes de la acreditación La acreditación se basa en tres grandes premisas: primero, demostrar que se cumplen todos los requisitos legales; segundo, trabajar ordenadamente en el cumplimiento de los estándares —para lo cual es necesario realizar varios procesos de auto evaluación— es decir, de comparación entre las exigencias de los estándares y la realidad institucional para luego cerrar las brechas encontradas a través del diseño, implementación y seguimiento de planes de mejoramiento institucional y tercero, llevar a cabo la presentación formal para la realización de una evaluación externa a cargo de un organismo autorizado, idóneo, neutral e independiente que de fe de los logros y los ratifi que, en este caso el Icontec. Por ser un proceso de transformación cultural, la acreditación se basa en rituales culturales, cada paso debe agregar valor, dejar enseñanzas para todos los que participan en las diferentes etapas y modifi car aquellos comportamientos que distan del óptimo planteado en los estándares. El valor agregado a las instituciones se puede expresar como: “cultura segura”, “cultura de servicio”, “cultura humanizada”, entre otras formas de desarrollo cultural, que desde luego no dependen de la evaluación, la cual es un medio, sino de todo el esfuerzo institucional y la intención de servir Carlos Edgar Rodríguez H., MD


EH-Dic2017-Ene2018
To see the actual publication please follow the link above