Cuadernillo Drager Pag_07

EH-Oct-Nov-2017

C6 SUPLEMENTO COLOMBIA CIRUGÍA Y NEUROLOGÍA OCTUBRE - NOVIEMBRE / 2017 El blanco o destino cerebral del electrodo es generalmente muy pequeño, entre 2 a 6 milímetros, lo cual permite que la técnica para llevar el electrodo tenga que ser altamente precisa. Adicionalmente, mediante la ayuda de software tridimensional avanzado, se tiene que planificar la entrada y la llegada al sitio de interés de una forma mínimamente invasiva, evitando lesionar áreas cerebrales elocuentes o vasos sanguíneos. La lesión de estas estructuras produce complicaciones severas y pone en riesgo de muerte al paciente (figura 1). La cirugía concluye con la conexión del electrodo a un generador de pulso (marcapasos). Implicaciones de personal Los hospitales sin experiencia previa o con poco conocimiento en neurocirugía funcional deben tener en cuenta que la realización de estas cirugías implica una serie de requerimientos tecnológicos y de personal, tanto para la cirugía como para el seguimiento. A diferencia de otros tipos de cirugías, en la neurocirugía funcional es tan importante la correcta realización del procedimiento como el seguimiento del paciente. La razón de esto es que los dispositivos implantados requieren ajustes o programación de los parámetros eléctricos sin los cuales la cirugía fracasa. El implante es solo una fase del tratamiento; la programación del dispositivo es la que va a permitir la mejoría sintomática. Es frecuente ver malos resultados y quejas de los pacientes cuando no se contempla el seguimiento como una parte integral de la cirugía. Por ende, la institución debe contar no solo con un neurocirujano especialista en neurocirugía funcional, sino que además debe disponer de un grupo de neurólogos, psiquiatras y rehabilitadores con experiencia en la programación de los dispositivos y en la rehabilitación integral del paciente y su familia. Debe entenderse que este proceso de seguimiento es de por vida. El mismo equipo humano tiene una responsabilidad, que no es menor, y es la adecuada selección del candidato para cirugía. Es tan grave operar un paciente mal escogido, como negarle la cirugía a un candidato óptimo. Indicaciones para ECP Las enfermedades que con mayor frecuencia se benefician de ECP son los movimientos anormales, tales como enfermedad de Parkinson, distonía, temblor y hemibalismo. Son candidatos a cirugía los pacientes con una enfermedad que no responde a manejo Figura 2. Los avances en el entendimiento de la fisiopatología del sistema nervioso, y el refinamiento en las neuroimágenes en la técnica neuroquirúrgica han contribuido al advenimiento de la cirugía neurofuncional. CORTESÍA Gráfica 1. Mecanismo de acción de la Estimulación Cerebral Profunda. GRÁFICA: INFORMACIÓN DEL HOSPITAL IESS.


EH-Oct-Nov-2017
To see the actual publication please follow the link above