REV EL HOSPITAL ED 73-5_PAG_16

EH-Oct-Nov-2017

15 ESPECIAL WWW.ELHOSPITAL.COM IMÁGENES DIAGNÓSTICAS o resinas cargadas con un radioisótopo que emite radiación Beta (Ytrio 90, Renio186 y Holmio166). La precisa liberación de estas partículas cargadas de radioisótopo ha demostrado resultados muy satisfactorios y se está utilizando en el tratamiento de metástasis hepáticas no tratables en el quirófano. d. Terapia génica Los avances en la oncología molecular y en la inmunología tumoral han abierto las puertas a esta modalidad terapéutica. Se emplean de forma selectiva sustancias que estimulan la respuesta inmune al tumor, reducción de la expresión tumoral, restauración de las funciones genéticas supresoras de tumor, alteración de la susceptibilidad de las células de proliferación tumoral y modulación de la angiogénesis. Por vía intrarterial de forma selectiva se administran factores genéticos específicos dentro del tumor, evitando los efectos nocivos y tóxicos de la vía sistémica. e. Técnicas ablativas y electroporación Agentes físicos (energía, frio y calor) a ciertos grados aplicados sobre un tumor producen necrosis. Se utilizan diversas modalidades tales como radiofrecuencia, láser, microondas, ultrasonidos y crioterapia. Temperaturas por encima de 60º y por debajo de -20º producen apoptosis (programación de muerte celular) o necrosis. Las técnicas ablativas más utilizadas son la radiofrecuencia y los microondas. Ambas han conseguido excelentes resultados curativos en el tratamiento de tumores, pulmonares, hepáticos y de otros órganos, y son unas técnicas bien establecidas y seguras. Los pacientes oncológicos tienen una permanente necesidad de accesos permeables para la aplicación de tratamientos quimioterápicos, analgésicos y antibióticos que corrijan infecciones graves debido a su precario nivel inmunitario. Los catéteres periféricos tipo Picc-line (Peripherally Inserted Central Catheter), los catéteres centrales tipo Hickman y los catéteres centrales conectados a reservorios subcutáneos son prácticas habituales en los servicios de intervencionismo. La guía ultrasonográfica o fluoroscópica garantiza su rápida y segura colocación. Estos dispositivos suponen una mejora importante en el manejo del paciente oncológico a la vez que un incremento sustancial en la calidad de vida del paciente. Conclusión La RI o las técnicas de intervencionismo guiado por imagen son importantes en el manejo actual del paciente oncológico. En algunos casos contribuyen o realizan el tratamiento de una forma primaria, en otras colaboran y siempre mejoran la calidad de vida del paciente realizando procedimientos poco invasivos, eficaces y seguros. El Hospital agradece la colaboración editorial del Profesor Miguel Ángel de Gregorio, Presidente de la Sociedad Iberoamericana de Intervencionismo (SIDI). *Catedrático de Radiología y Medicina Física de la Universidad de Zaragoza, España. Médico intervencionista del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, en Zaragoza. Presidente actual de la SIDI. Lea una versión ampliada en: www.elhospital.com Busque por: EH1017ESPIDINT


EH-Oct-Nov-2017
To see the actual publication please follow the link above