INSERTO DRAGER_12.p1

EH-ago-2017

SUPLEMENTO COLOMBIA CARDIOLOGÍA WWW.ELHOSPITAL.COM 11 Figura 1. Imagen ecográfica de placa aterosclerótica en arteria femoral común derecha. En los últimos 15 años, ha habido también un cambio en el concepto fisiopatológico y molecular de las enfermedades cardiovasculares. Y uno de los tópicos fundamentales es el de cambiar el concepto clásico cardiovascular. No todas estas enfermedades son cardiocéntricas. Por ejemplo, el infarto del miocardio no es un problema del músculo cardíaco, es una dificultad coronaria; la hipertensión pulmonar no es un problema de los pulmones, es una disfunción de origen eminentemente endotelial; el ataque cerebrovascular no es un asunto del cerebro: tiene como causa un daño vascular y/o cardioembólico. La falla renal no es una dificultad surgida en los riñones, aparece a partir de daño mesangial, la mayoría de las veces. La disfunción eréctil no es un problema del pene sino neurovascular. La pierna amputada no es debida a que la extremidad está enferma, es la resultante de un daño vascular. De ahí que segmentar las enfermedades cardiovasculares en enfermedades de la retina, o cerebrovascular o enfermedad carotídea o coronaria, o renovascular, etc., es una falencia y al mismo tiempo una falacia. La estructura o pared vascular es una sola y reacciona sistémicamente cuando es agredida por los FdeR. Jamás veremos un enfermo infartado porque se le tapó la descendente anterior y el resto de su vasculatura sistémica sea normal. Ahora bien: ¿Qué hace que en un sujeto en riesgo se manifieste el desenlace primero en un órgano que en otro?: cuatro razones: genes, medio ambiente, biomecánica vascular y algo u mucho por el azar. Cambiando el concepto de enfermedades cardiovasculares por vásculo-orgánicas Lamentablemente los cardiólogos estamos llegando tarde. Esto es cuando el enfermo ingresa infartado o en falla cardiaca a Urgencias, o cuando es remitido para procedimientos de intervencionismo con el consiguiente impacto en los costos de salud. Si se lograran realizar campañas de promoción y prevención más eficaces y desde etapas tempranas de la vida, si se consiguiera una detección más precoz de los sujetos en riesgo, si se pudiera llevar a los pacientes a metas y con un manejo integral de todos y cada uno de los FdeR, si hubiera una estratificación del riesgo CORTESÍA


EH-ago-2017
To see the actual publication please follow the link above