Page 41

El Hospital 73 - 2 Abril/Mayo de 2017

SUPLEMENTO COLOMBIA UNIDADES DE CUIDADO INTENSIVO WWW.ELHOSPITAL.COM C7 en cuidado intensivo en Colombia tiene un valor de $412 dólares, a marzo del 2017. Esto no incluye medicamentos ni procedimientos o insumos y se basa en las tarifas del seguro obligatorio de accidentes de tránsito (SOAT) en Colombia, el cual es el parámetro de referencia para las instituciones públicas, pero en las entidades privadas se negocia de forma más liberal con descuentos hasta del 30 % por debajo. Un día de estancia en cuidado intensivo en Estados Unidos cuesta $1.500 dólares 8. “Todos quieren la calidad, pero pocos están dispuestos a pagar por ella”. Aun así los gastos de operación se calculan según parámetros similares para la adquisición de tecnología, que incluso puede tener mayores impuestos de importación, y de funcionamiento. Entonces, ¿cómo se disminuyen los costos? Probablemente a costa de la calidad y el talento humano. Además, eso significa una baja capacidad para la renovación tecnológica. A este respecto, en la UCI se requiere personal altamente entrenado, especializado y con educación continuada para mantener los estándares de excelencia. Sin embargo, no es fácil su vinculación debido a la gran escasez, la falta de políticas de incentivos para la formación en esta área (mayor trabajo, igual sueldo) y la inestabilidad laboral en Colombia. En un estudio realizado en este país, se encontró que son pocas las instituciones de educación superior (IES) que ofrecen programas en niveles de estudios de postgrado tanto a médicos como de enfermeras y terapeutas, lo cual contribuye a la escasez del talento humano especializado 9,10. Aun así, las camas de cuidado intensivo se han multiplicado, incluso en áreas donde no se cuenta con este recurso primordial para la calidad 11. A pesar de estas diferencias abismales con los países más ricos, en Colombia se han adoptado los mismos parámetros de calidad establecidos por la JCAHCC (Joint Commission: Acreditation Health Care Certification). Además, el Estado se ha comprometido con la calidad de la atención en salud, la humanización y la seguridad del paciente a través de su normatividad. Pese a ello, los estándares en la calidad del recurso humano que atiende en cuidado intensivo no llegan a los mínimos reconocidos internacionalmente para obtener los mismos buenos resultados. Como reveló el estudio mencionado, en la mayoría de las UCI no se cuenta con un intensivista, ni siquiera como coordinador que lidere el enfoque de atención de los pacientes más graves 10,11, en contraste con algunos de los postulados planteados por autores brasileños en un número previo de esta revista 1. Una UCI sin intensivista es como un avión sin piloto. Los costos en cuidado intensivo aumentaron en Estados Unidos entre 2000 y 2005 de 56,6 a 81,7 billones de dólares, lo cual representa el 13,4 % de los costos hospitalarios, el 4,1 % de los gastos en salud y el 0,66 % del producto interno bruto 8,12. En ese país se registran más de 5 millones de ingresos anuales a las unidades de cuidado intensivo y las primeras causas son por falla respiratoria, cuidado postoperatorio, enfermedad cardiaca isquémica, sepsis y falla cardiaca. Los pacientes mayores de 85 años se incrementaron de 4,1 a 6,9 % entre 1991 y 2004. En ese país se cuenta con 5.795 hospitales con un total de 944.277 camas. Todos los hospitales de agudos cuentan con una UCI al menos y se atienden 55.000 pacientes críticos diariamente en 67.357 camas de UCI de adultos y 4.044 camas en 337 unidades pediátricas. La oferta de


El Hospital 73 - 2 Abril/Mayo de 2017
To see the actual publication please follow the link above