RES-ESMALTADOEL HOSPITAL VOL-73 No-1 FEB-MAR 2017 19

EH_73-1

19 ORTOPEDIA Y REHABILITACIÓN WWW.ELHOSPITAL.COM E IMÁGENES DIAGNÓSTICAS También se deben incluir las fracturas de la bóveda craneal como lesiones que pueden ocurrir tras un TCE. La prueba de elección para el diagnóstico de las lesiones cranea- les es la TC, sin embargo la resonancia magnética es sobre todo útil en las siguientes circunstancias: • Diagnóstico de lesiones vasculares. • Discrepancia clínico-radiológica por existencia de una TC cra- neal normal en un paciente con TCE grave. En dicho escenario, tras comprobar el valor de la escala de coma de Glasgow y descar- tar un origen tóxico, se debe descartar la existencia de una lesión axonal difusa o de una lesión cerebral hipóxica. • Diagnóstico de secuelas y síndromes postraumáticos. 2 2. Columna vertebral: El objetivo del radiólogo ante los traumatismos espinales es de- de seudofracturas, definir el tipo de la fractura y su estabilidad / SUDOK1 © FOTOLIA mostrar la presencia de fracturas, diferenciarlas de imágenes inestabilidad, valorar la existencia de lesiones adicionales o com- plicaciones y proponer el mecanismo lesional. 3 El manejo del paciente politraumatizado ha sufrido a. Columna cervical: Un 3 % de los pacientes que sufren un trau- importantes cambios con el uso expansivo de la TC como matismo grave presentan lesiones en la columna cervical y prueba de elección en el diagnóstico de las probables hasta un 10 % de pacientes con traumatismo craneal grave lesiones. tienen al mismo tiempo lesiones cervicales. 4,5 Se pueden clasificar en dos grupos: 4. Abdomen • Fracturas cervicales superiores que incluyen la unión cra- a. Lesiones de vísceras sólidas: laceraciones, contusiones, hema- neocervical y los cuerpos vertebrales C1 y C2. En este seg- tomas intraparenquimatosos, hematomas subcapsulares o in- mento de la columna también se pueden lesionar las arterias traparenquimatosos (imagen 2), infartos. cerebrales como consecuencia de fracturas de los agujeros ver- b. Lesiones de vísceras huecas: infrecuentes en pacientes con tebrales. traumatismos cerrados. Se deben sospechar ante la presencia • Fracturas cervicales inferiores que incluyen las fracturas del de líquido libre, edema intestinal, lesión del mesenterio, neu- tercio medio e inferior de la columna cervical. Se clasifican se- moperitoneo y extravasación del contraste oral. 6 gún el mecanismo de producción por hiperextensión, hiper- c. Lesiones vasculares: laceraciones, disrupciones intimales. flexión, compresión vertical, flexión lateral o de mecanismo diverso. 3 5. Pelvis b. Columna dorsolumbar: Según la clasificación de Denis, las a. Fracturas: crestas iliacas, sacro, ramas isquiopubianas, en li- fracturas de estos segmentos se pueden clasificar en dos gru- bro abierto (separación de la sínfisis del pubis mayor de 3 cms), pos: en libro cerrado. • Fracturas con lesiones menores: como su nombre lo dice son b. Lesiones vasculares. aquellas fracturas de partes aisladas de la columna vertebral que no causan inestabilidad aguda. c. Lesiones neurológicas. • Fracturas con lesiones mayores: pueden producir inestabili- d. Seroma de Morel-Lavallée: se define como la creación de una dad. 3 cavidad entre el tejido subcutáneo y la fascia muscular. c. Lesiones traumáticas no óseas: entre las cuales se encuentran e. Estallido de la vejiga, es más susceptible de ocurrir si está lle- lesiones medulares, hematomas epidurales o subdurales, he- na. morragia subaracnoidea, hernias postraumáticas, lesiones li- gamentosas, arrancamientos radiculares, pseudomeningoce- Conclusión les o lesiones vasculares; ante la sospecha clínica de éste tipo de lesiones la prueba de elección es la resonancia magnética. El manejo del paciente politraumatizado ha sufrido importantes cambios desde ya hace algún tiempo con el uso expansivo de la TC como prueba de elección en el diagnóstico de las probables 3. Tórax: lesiones. Cabe resaltar que también se debe contar con un equipo a. Mediastino: Lesiones de grandes vasos, neumomediastino, de médicos que incluyan radiólogos entrenados, puesto que la efi- neumopericardio. cacia es la clave para realizar un diagnóstico por imagen certero b. Pleura: neumotórax, hemotórax. y así acortar el tiempo de espera para tratar los posibles daños. c. Parénquima pulmonar: contusiones y laceraciones pulmona- res. Universitario Ramón y Cajal de Madrid, España. Ex directora de instalaciones*Médica radióloga, especialista en Radiodiagnóstico del Hospital d. Diafragma: roturas con hernias de vísceras abdominales. de rayos X con fines de diagnóstico médico del Consejo de Seguridad Nuclear en Madrid, España. e. Caja torácica: fracturas. f. Tejidos blandos: enfisema subcutáneo. referencias enwww.elhospital.com Busque por:Lea una versión ampliada de este artículo con sus EH0217TCTRAUMA


EH_73-1
To see the actual publication please follow the link above