EHOctNov2015_27

EH_OctNov15

26 ECRI INSTITUTE oct. - nov. / 2015 Monitores fetales (Parte 2) Monitorización de la actividad uterina La actividad uterina (AU) puede ser monitorizada ya sea de manera externa con un transductor o internamente con un catéter. La AU externa se detecta a través de un transductor de desplazamiento, o tocotransductor, que se sujeta al abdomen de la madre con un cinturón. Cuando el útero se contrae, la forma y el tamaño del abdomen cambian, condiciones que ejercen presión sobre un pequeño botón en el transductor y este registra tal acción como un cambio de voltaje que es proporcional a la AU. Para la monitorización interna de la AU, se introduce en el útero, a través de la vagina, un transductor de presión acoplado a un catéter lleno de líquido, después de la ruptura del saco amniótico. El transductor registra la presión del líquido amniótico atrapado en el útero, la cual refleja el aumento de presión durante las contracciones uterinas. Otro tipo de catéter tiene un sensor de presión en la punta. Pulsooximetría La oximetría de pulso se usa a menudo para monitorizar a la madre durante la administración de la anestesia epidural. La tecnología proporciona una evaluación espectrofotométrica de la SpO2, que mide la luz transmitida a través del lecho capilar de un dedo en sincronización con el pulso. Este sistema puede alertar al personal médico sobre una situación grave, ya que una lectura baja de oxígeno suele preceder a otros síntomas de sufrimiento. Telemetría Algunas unidades tienen sistemas telemétricos en los que las señales de la frecuencia cardiaca fetal (FCF) y la AU son transmitidas por ondas de radio a un receptor en el monitor fetal. Durante la monitorización continua la madre usa un transmisor de tamaño de bolsillo, que le permite la deambulación entre las contracciones. Los datos de la FCF y la AU también pueden transmitirse a una institución médica remota a través de líneas telefónicas. Las bandas de frecuencia UHF usadas por la telemetría médica inalámbrica en los Estados Unidos están congestionadas. Día tras día más competidores ocupan esas frecuencias, poniendo a la telemetría médica en un riesgo cada vez mayor de interferencias perjudiciales. En el 2000, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por su sigla en inglés) publicó un informe y orden (FCC No. 00-211) poniendo a disposición frecuencias adicionales, conocidas como Servicio de Telemetría Médica Inalámbrica (WMTS, por su sigla en inglés), para uso en telemetría médica a título primario. En estas bandas, la FCC permite la transmisión tanto unidireccional como bidireccional de datos de pacientes, así como algunos otros tipos de comunicación relacionada con la atención médica (la voz y el video están prohibidos). En septiembre del 2013, la FCC publicó la regulación def init iva sobre redes médicas de área corporal (MBANs, por su sigla en inglés) ampliando el espectro inalámbrico disponible para uso médico mediante la asignación de frecuencias dentro del rango de 2.360 MHz a 2.400 MHz. El propósito de la nueva regulación es mejorar la monitorización remota a través de transmisores que el paciente lleva puestos. Se espera que el uso de las MBAN amplíe el alcance de la monitorización inalámbrica (p. ej., para permitir que más parámetros sean controlados inalámbricamente) así como para que dicha monitorización se lleve a cabo en todo el hospital en lugar de estar confinada a unidades específicas, como es el caso de la telemetría tradicional. Existe la posibilidad de que algunos de los monitores de telemetría fetal puedan adoptar frecuencias MBAN en el futuro. Mantenimiento de registros Los monitores fetales se pueden conectar para permitir que la información de varios pacientes pueda ser vista en una estación central. Muchos fabricantes tienen disponibles sistemas de manejo de datos obstétricos (ver en www.ecri.org el informe titulado Sistemas de manejo de la información obstétrica) para capturar y conservar de manera efectiva los registros de la monitorización fetal, que típicamente deben permanecer guardados durante 28 años después del parto. Estos sistemas de gestión de datos interactúan con los monitores fetales y maternos para recolectar, presentar y almacenar los registros de FCF, AU y cualquier otro parámetro monitorizado (por ejemplo, ECG materno, presión arterial). También pueden realizar registros gráficos de las pacientes, generar informes y análisis estadísticos, para apoyar la toma de decisiones, dependiendo de las características del software. Estos sistemas proporcionan dispositivos de entrada/acceso a los datos en la cabecera de la paciente, donde la


EH_OctNov15
To see the actual publication please follow the link above