EHOctNov2015_21

EH_OctNov15

20 ADMINISTRACIÓN Y TIC EN SALUD poR Paul R. SheRman* oct. - nov. / 2015 muchos centros de salud, de una u otra forma, utilizan computadores. En los casos más básicos, estos se usan para labores administrativas estándar (de rutina): correo electrónico, sitio web, comunicación. Algunos los emplean más extensamente en sus tareas diarias y en la atención de los pacientes, pero sin adoptarlos por completo. La mayoría de equipos médicos fabricados en los últimos 20 años incorporan o se basan en computadores. Para ofrecer un enfoque apropiado, este artículo describe los beneficios económicos de utilizar hardware de cómputo estándar y software especializado en una amplia variedad de actividades desarrolladas en procesos documentales o por las personas. La tecnología de la información (TI) de salud consta de una variedad de equipos como: Administrativos hospitalarios: dispositivos de facturación o procesadores de texto; Administrativos clínicos: sistemas que ofrecen agendamiento de citas; Apoyo clínico directo: prescripciones o exámenes de laboratorio y Sistemas más avanzados: historias clínicas electrónicas o sistemas de localización en tiempo real. Los beneficios costo-efectividad de la TI son indirectos. No hay un aumento directo en los reembolsos, solo se disminuyen los errores de facturación. La mayoría provienen de la disminución de costos por paciente. Algunas de estas reducciones son inmediatas, mientras que la mayoría son acumulativas con el transcurso del tiempo. Adicionalmente, hay más ventajas en los sistemas que atienden pacientes crónicos. Algunos ejemplos en los Estados Unidos son el sistema de salud de Administración de los Veteranos y Kaiser Permanente. Ambos realizan seguimiento de los pacientes durante décadas; por consiguiente, la inversión tiene mayor oportunidad de recuperación del costo. En el sector privado, especialmente en las grandes áreas urbanas, el paciente tiene más hospitales para ser atendido. Esto lo beneficia, puesto que puede escoger un hospital que sea excelente en una especialidad determinada, como por ejemplo cardiología u ortopedia. Sin embargo, estos nosocomios pueden atender al paciente solo para un procedimiento en particular y no volverlo a ver más. En estos centros de salud sin mecanismos efectivos de compartir información cuando la necesitan no se ve eficiencia. Además, los beneficios inmediatos pueden no ser aparentes, sobre todo después de una gran inversión para introducir la TI; estos también dependen de la misión del hospital. Si son parte de un gran sistema, los hospitales obtienen beneficios económicos mucho más pronto. En general, las ventajas posibles son varias. En el corto plazo: mejor comunicación de la información del paciente, lo cual les permite a los prestadores de atención y a los especialistas obtener inmediatamente toda la información relevante del enfermo. Esto minimiza las demoras en la toma de decisiones y las imprecisiones clínicas. Otras ganancias son reducciones en la duplicación de exámenes de alto costo (rayos X, RMN, etc.), en errores de medicación, en dificultades de facturación, y en gastos de transcripción, así como también evitar costos en exámenes innecesarios. En el largo plazo: reducción de las admisiones (importante para hospitales con fondos de financiamiento anuales), de costos de tratamiento de enfermedades inmunoprevenibles gracias a la detección temprana y por consiguiente en gastos de tratamiento de las mismas; también, mejoramiento de las ineficiencias gracias a una mejor información. La iniciativa IHE (Integrating the Healthcare Enterprise) es un esfuerzo del sector internacional de la salud que utiliza mensajes basados en estándares electrónicos HL7 (Health Level Seven) para comunicar la información requerida. Numerosos países han iniciado sus propios esfuerzos y Europa ha conformado una organización multinacional para trabajar en conjunto. En Latinoamérica, Brasil y Colombia han iniciado sus programas de TI en salud. En conclusión, implementar TI en la atención sanitaria puede dejar un buen balance costo-beneficio, pero no es un hecho. Algunos de los factores que conducen al éxito son: Ver la relación costo-beneficio en el largo plazo, asegurarse de que la TI de salud sea parte integral de la visión del hospital, incluir en el proceso desde el comienzo a los médicos y demás usuarios, capacitar en forma continua y crear una cultura en la que los usuarios quieran utilizar TI. *CCE, FACCE. Presidente del Colegio Americano de Ingenieros Clínicos (ACCE). Ex presidente de la Comisión de Certificación de Healthcare Technology, de Estados Unidos. ¿Por qué usar tecnología de la información en los hosPitales? Lea una versión ampliada de este artículo con sus referencias en www.elhospital.com Busque por: EH1015TISALUD SYDA PRODUCT IONS © FOTO LIA


EH_OctNov15
To see the actual publication please follow the link above