EHOctNov2015_11

EH_OctNov15

ESPECIAL IMÁGENES DIAGNÓSTICAS 10 cot. - nov. / 2015 Encuentre este artículo con sus referencias y más imágenes clínicas en www.elhospital.com Busque por: EH1015ESPULTRA ultrasonografía a una estenosis u oclusión de la ASC ipsilateral, proximal al origen de la AV. Una forma de onda espectral característica, comúnmente conocida como “signo del conejo”, se puede observar en el robo incompleto de la ASC con menores grados de estrechamiento 13. Este se puede transformar en un robo completo con maniobras de provocación 14. El robo de la subclavia se produce casi invariablemente en la izquierda. Para que se genere en la derecha, la estenosis/oclusión debe estar localizada entre el origen de la ACC y la AV. Estenosis de la AV Los infartos de la circulación posterior (ICP) representan aproximadamente 20% de los accidentes cerebrovasculares isquémicos, de los cuales un porcentaje importante puede ser atribuido a estenosis/oclusión de la AV 15, 16. La estenosis ateroesclerótica tiende a presentarse en el origen de la AV o en la unión vertebrobasilar, siendo esta última de mayor significancia clínica en relación con los ICP 17. El flujo de alta resistencia en la AV, aunque no es específico, deberá sugerir una posible estenosis vertebrobasilar 18. Aunque el US Doppler transcraneal puede diagnosticar la enfermedad vertebrobasilar, la ARM o el TAC suelen proporcionar una evaluación más detallada. Hipoplasia de la AV Se definen como AV hipoplásicas aquellas que tienen un diámetro inferior a 2,5 mm o 3 mm. Los hallazgos adicionales incluyen una diferencia con la AV contralateral mayor a 1:1,17 o un alto índice de resistividad (IR) > 0,85. El último hallazgo sugiere una AV hipoplásica que termina ciegamente en la arteria cerebelosa posteroinferior. La hipoplasia de la AV puede ser difícil de distinguir de la asimetría de la AV, que es frecuente y no se asocia con cambios en el IR ni con disminución del flujo sanguíneo. La hipoplasia de la AV se ha asociado con una mayor incidencia de accidente cerebrovascular en la fosa posterior 19, 20. Estenosis de la arteria innominada (AI) Una enfermedad importante de la AI puede llevar a isquemia en el brazo derecho, síntomas de la fosa posterior y síntomas hemisféricos tales como accidente cerebrovascular o accidente isquémico transitorio (AIT). Los hallazgos US incluyen un flujo bidireccional o invertido en la AV derecha, una desaceleración mesosistólica (signo del conejo) en cualquiera de las ramas del sistema de la arteria carótida derecha, y un alto cociente de VSP ACCI/ACCD (> 1,3) 21. Una enfermedad severa y prolongada de la AI puede dar lugar al fenómeno de robo innominado, en el cual se invierte el flujo en el sistema de la arteria carótida derecha. Arteritis de Takayasu La arteritis de Takayasu se manifiesta en US como un engrosamiento circunferencial severo de las paredes de los vasos afectados debido a un complejo íntima-media difusamente engrosado 22. Típicamente se ven afectados de preferencia los vasos del cuello más proximales y de mayor tamaño, tales como la AI, la ASC y la ACC, los cuales se estrechan en una forma más severa que los vasos de la bifurcación o las AV. Se observan formas de onda marcadamente anormales secundarias a la estenosis proximal. En las arterias más distales se demuestran formas de onda de baja resistencia de tipo tardus parvus. La TC o la ARM proporcionan una evaluación más detallada del grado de enfermedad en el tórax. Oclusión de la ACI frente a la “casi-oclusión” Es importante diferenciar la oclusión completa de la ACI de la oclusión incompleta o “casi-oclusión”. La oclusión completa no requiere intervención, mientras que la “casi-oclusión” (>95%) exige una intervención expedita. La diferenciación entre estas dos entidades puede ser un desafío, ya que la oclusión puede localizarse distalmente, más allá del rango normal del examen ecográfico y el diminuto canal residual de una ACI casi ocluida puede ser difícil de definir mediante ultrasonido. Además, en algunos casos el flujo en el lumen residual puede ser más lento que el esperado y caer por debajo del umbral esperado para una estenosis de alto grado. En estos casos hay que basarse en la apariencia de un vaso con un lumen extremadamente estrecho en el Doppler color para establecer el diagnóstico 23. Conclusión El uso de técnicas apropiadas y el conocimiento de hallazgos US específicos pueden ayudar a detectar enfermedades clínicamente significativas diferentes a la estenosis de la ACI. *Profesor y Jefe del Departamento de Radiología de la Escuela de Medicina de la Universidad del Sur de California, Estados Unidos. El Hospital agradece la colaboración del Dr. Grant y le desea éxitos en sus retos profesionales. CORTESÍA AIT en el hemisferio derecho de mujer de 63 años de edad. La forma de onda espectral de la porción proximal de la ACI muestra una forma de onda de resistencia extremadamente alta con un flujo diastólico mínimo.


EH_OctNov15
To see the actual publication please follow the link above