Page 50

EH Abril -Mayo 2015

C2 suplemento colombia SALUD PÚBLICA, CIRUGÍA Y ANESTESIA abril - mayo / 2015 la medicina, y todo cuanto se relaciona con ella, siempre se ha asociado como una práctica peligrosa, ya que el más mínimo detalle en su quehacer puede determinar la continuidad, alteración o final de una vida humana. El surgimiento de nuevas tecnologías en salud ha permitido mitigar en parte varios riesgos que antes se consideraban fatales. Sin embargo, el desarrollo de la ciencia ha generado nuevos retos, cada vez más problemáticos, como el establecimiento de diferentes modelos de atención en salud, la implementación de intervenciones costo-efectivas, como la telemedicina, y un sinnúmero de estrategias que impulsan el desarrollo de programas encaminados al mejoramiento de la atención sanitaria. Se estima que cerca del 10% de los pacientes en los países desarrollados sufren algún tipo de daño durante su estancia hospitalaria 1, por lo cual la seguridad se constituye en un problema de salud pública global, que de modo progresivo se consolida como un aspecto fundamental para tener en cuenta en el acto médico. La seguridad del paciente es definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “la reducción del riesgo de daños innecesarios relacionados con la atención sanitaria hasta un mínimo aceptable, el cual se refiere a las nociones colectivas de los conocimientos del momento, los recursos disponibles y el contexto en el que se prestaba la atención, ponderadas frente al riesgo de no dispensar tratamiento o de dispensar otro” 2, y por el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia como “el conjunto de elementos estructurales, procesos, instrumentos y metodologías basadas en evidencias científicamente probadas que propenden por minimizar el riesgo de sufrir un evento adverso en el proceso de atención de salud o de mitigar sus consecuencias” 3 Cada año, por ejemplo, se administran en el mundo aproximadamente 16.000 millones de inyecciones, la mayor parte de ellas con fines terapéuticos; de estas, 40% se suministran con jeringas y agujas reutilizadas no esterilizadas, y en algunas regiones la cifra asciende hasta 70% 4. Las inyecciones aplicadas sin las precauciones de seguridad causan cerca de 1,3 millones de muertes y la pérdida de alrededor de 26 millones de años de vida, lo que evidencia una directa relación no solo con la mortalidad sino con la discapacidad generada por este tipo de acciones, en gran parte debido a la transmisión por vía sanguínea de los virus de inmunodeficiencia humana y de hepatitis B y C. 4 Adicionalmente, el costo económico generado a los servicios de salud es impactante, ya que ocasiona gastos de atención médica, de servicios de hospitalización, infecciones nosocomiales, discapacidad, lucro cesante de la población afectada y pleitos legales que en algunas regiones pueden llegar a valer entre US$ 6.000 y US$ 29.000 millones por año. Por su parte, se estima un costo anual de US$ 535 millones en gastos médicos directos 4. En el año 2002, en el marco de la Asamblea Mundial de la Salud, los países miembros de la OMS emitieron una resolución relacionada con la seguridad del paciente 1, que dos años más tarde se consolidó con la creación de la Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente, que busca promover el compromiso político y la sensibilización en torno a la seguridad de la atención en salud 5. En el 2008, la alianza lanzó la campaña ‘Cirugía segura salva vidas’ con el fin de mejorar la seguridad de los procedimientos quirúrgicos y que permitió establecer la ‘Lista OMS de verificación de la seguridad en cirugía’. En Colombia, la política de seguridad del paciente es liderada por el Sistema Obligatorio de Garantía de Calidad de la Atención en Salud, que tiene por objetivo prevenir la aparición de situaciones que la afecten, y reducir y eliminar la ocurrencia de eventos adversos, con el fin de consolidar instituciones prestadoras de servicios de salud seguras. Seguridad en el quirófano De acuerdo con la OMS, cada año se realizan 234 millones de intervenciones quirúrgicas (tipo cirugía mayor) en el mundo, y cuando en estas se presentan Seguridad del paciente en el entorno quirúrgico en Colombia Andrés Beltr án, MD* NYUL © FOTOLIA


EH Abril -Mayo 2015
To see the actual publication please follow the link above