Page 36

EH Abril -Mayo 2015

34 ECRI INSTITUTE abril - mayo / 2015 y la frecuencia del pulso, puede proporcionar una detección temprana de la hipoxia antes de que se observen otros síntomas, como cianosis, y posibilita reducir la frecuencia de las punciones arteriales y de los análisis de gases en sangre en el laboratorio. Es probable que haya hipoxia si se administran de forma inadvertida mezclas hipóxicas de gases durante la anestesia general, si las líneas de gases se obstruyen durante la cirugía, si se descontinúa el suministro de O2 en el postoperatorio durante el transporte a la sala de recuperación; o si un procedimiento o enfermedad (por ejemplo, anestesia raquídea, arterial. Los sensores de pulsioximetría se aplican en una zona del cuerpo, tal como un dedo de la mano o del pie, o una oreja. Dos longitudes de onda de luz (p. ej., 660 nm roja y 930 nm infrarroja) se transmiten a los tejidos a través de la piel por los diodos emisores de luz (LED, por sus siglas en inglés) del sensor y son absorbidas de modo diferencial por la oxihemoglobina (HbO2) de la sangre, que es roja y absorbe con preferencia la luz infrarroja, y por la desoxihemoglobina, que es azul y extrae en particular la luz roja. El fotodetector del sensor (localizado en el lado opuesto del LED) convierte la luz transmitida en señales eléctricas proporcionales a la absorbancia. La señal es procesada luego por el microprocesador de la unidad, el cual deriva una lectura de la saturación, y si esta se encuentra por fuera de los límites, suena una alarma. Cada pulso de sangre arterial produce variaciones cíclicas en la longitud del camino de la luz transmitida a través del sitio del sensor, y varía la cantidad de luz absorbida por la sangre arterial. Una porción de la luz que pasa a través del sitio del sensor es capturada por la sangre venosa, los tejidos o los componentes óseos; sin embargo, esta absorción es constante durante períodos cortos de tiempo y el microprocesador puede aislarla al efectuar los cálculos. La mayoría de las unidades actuales cuentan con técnicas de procesamiento avanzado de señales que pueden leer a través de los artefactos de movimiento y/o en condiciones de baja perfusión. Además, con el fin de reducir las pequeñas variaciones en los valores de SpO2 presentados y contrarrestar cualquier estimación falsa de las formas de onda artefactuales, los O de P utilizan algoritmos para promediar los datos durante algunos segundos. La mayoría de los O de P también ofrecen otras funciones de visualización, que incluyen frecuencia del pulso, límites de alarma de la SpO2 y la frecuencia del pulso, pletismogramas, índice de perfusión, gráficos de barras que indican la amplitud broncoscopia, broncoespasmo agudo) bloquea las vías respiratorias u obstaculiza el proceso de respiración; la hipoxia prolongada puede causar daño cerebral irreversible, daños en los órganos, o la muerte. La pulsioximetría puede detectar la disminución de los niveles de SpO2 antes de que se produzca un daño y, por lo general, antes de la aparición de signos físicos. La oximetría de pulso se considera un estándar de cuidado para la monitorización de la SpO2 arterial en la sala de cirugía durante los procedimientos que requieren anestesia y en las unidades de cuidados intensivos (UCI) y recuperación. También se utiliza con frecuencia en las unidades de quemados y de cateterismo cardíaco y en las ambulancias. Su uso para verificaciones in situ en las áreas medico quirúrgicas generales y en los servicios ambulatorios aumenta con celeridad. Otras aplicaciones incluyen la anestesia odontológica, estudios del sueño, pruebas de esfuerzo y monitorización en el hogar de determinados pacientes, tales como los bebés en riesgo de presentar síndrome de muerte súbita del lactante o aquellos que requieren terapia respiratoria. Las unidades accionadas por baterías son convenientes porque también pueden monitorizar al paciente durante el transporte. Principios de operación Los O de P utilizan el principio de absorción diferencial de la luz para determinar la SpO2 de la Hb en la sangre del pulso, capacidades de tendencias, y diferentes mensajes de error y del estado del sistema. En las unidades modulares estas presentaciones son parte del dispositivo principal al cual se conecta la unidad. Las alarmas audibles suenan cuando los límites de alarma de la SpO2 o de la frecuencia del pulso se sobrepasan. La mayoría de estas se pueden silenciar por un tiempo en forma manual. Las alarmas visuales pueden incluir todas las condiciones de las audibles, así como baja perfusión, poca intensidad de la señal, disminución de potencia de la batería, estado del transductor, alarma audible silenciada y estado del sistema. Se encuentran disponibles sensores, tanto desechables como reutilizables, para varios oxímetros. Los reutilizables incluyen transductores estilo clip con resorte, que pueden aplicarse en un sitio de medición (p. ej., dedo, oreja). Los desechables (para usar solo en un paciente), por lo general son de tipo adhesivo y se pueden aplicar en un sitio de medición (p. ej., dedo de la mano, del pie, o pie). Están disponibles en tamaños adecuados para adultos, niños y recién nacidos. Es importante usar el tipo de sensor diseñado para el paciente y para el sitio objeto de la monitorización. L ea la segunda parte en la próxima edición. Encuentre este artículo en www.elhospital.com Ingrese y busque por: EH0415OXIUNO


EH Abril -Mayo 2015
To see the actual publication please follow the link above