Page 20

EH Abril -Mayo 2015

18 IMÁGENES DIAGNÓSTICAS abril - mayo / 2015 el estudio y manejo de la vía aérea superior e inferior, permite identificar las estructuras traqueales aun cuando no son reconocidas en la palpación, al igual que el neumotórax intraoperatorio, el síndrome intersticial, las consolidaciones, atelectasias y los derrames pleurales. En aquellos pacientes con deterioro ventilatorio, disnea e insuficiencia respiratoria, puede evidenciar enfisema subcutáneo y neumotórax 53-60. El FEEL (Focused Echocardiography Evaluation in Life Support), o evaluación ecocardiográfica en el soporte vital, es una herramienta de diagnóstico durante la RCP. Con ella, se puede evaluar el estado volumétrico y la función cardíaca para diagnosticar o excluir taponamiento, embolia pulmonar masiva, disfunción ventricular severa e hipovolemia, así como la fibrilación ventricular fina no diagnosticada por ECG de superficie. 2, 33. El RUSH (Rapid Ultrasound in Shock and Hypotension), o US rápido en choque 61, implica una evaluación fisiológica de la función cardíaca, del volumen intravascular para valorar el estado de la volemia; del pulmón, de la cavidad pleural y abdominal; y por último, las grandes arterias y venas del cuerpo en busca de aneurisma o disección, y las venas para determinar trombosis venosa profunda y TEP masiva 16. El FALLS (Fluid Administration Limited by Lung Sonography), diseñado para el manejo del choque de origen no determinado, se basa principalmente en los hallazgos del US torácico. Incluye, ante todo, la búsqueda del derrame pericárdico y del crecimiento de cavidades cardíacas, y luego la identificación, presente o no, del signo de deslizamiento pulmonar (lung sliding) 62. El CAVEAT (Chest, Abdomen, VCI, Extremities in Acute Triage) incluye la evaluación del tórax, el abdomen, la VCI y las extremidades, para la selección y clasificación de los pacientes en donde hay escasos recursos tecnológicos y médicos en áreas apartadas y remotas, o en situaciones críticas, o de desastre, que afectan a grandes grupos poblacionales. Se basa en las prioridades de atención, y privilegia la posibilidad de supervivencia de acuerdo con las necesidades terapéuticas y los recursos disponibles 63. En el FCCE (Focused Critical Care Echo-cardiography), personal médico que no es cardiólogo realiza el ecocardiograma, incluyendo la exploración transesofágica (ETE) y transtorácica (ETT), e interpreta los hallazgos para el diagnóstico, monitorización y tratamiento de los pacientes en estado crítico 64, 65. El FATE (Focused Assessment with Transthoracic Echocardiography) es el protocolo de ETE. Busca detectar enfermedades con riesgo vital y obtener información sobre el estado del volumen y la contractilidad del corazón, 2. Sus objetivos son: excluir patologías cardiacas evidentes; evaluar el espesor de la pared y las dimensiones de las cámaras, la contractilidad y la función ventricular bilateral; visualizar la pleura en ambos lados, y, finalmente, asociar la información recopilada en el contexto clínico del paciente 2, 14, 56. El CORE (Concentrated Overview of Resuscitative Efforts) se diseñó para guiar los esfuerzos de manejo en la reanimación del paciente en situaciones de deterioro, sin importar su causa u origen. Primero se evalúa la vía aérea y se identifica la colocación correcta del tubo endotraqueal. Luego, al pie de la cama, se realizan las exploraciones ultrasonográficas pulmonar, cardíaca y de la VCI, en búsqueda de líquido libre intraabdominal, y por último la vascular 67. El FASH (Focused Assessment with Sonography for HIV-Associated Tuberculosis) es de fácil acceso y puede ser útil incluso en aquellos lugares en los que no se cuenta con otros métodos de diagnóstico en pacientes con coinfección con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y tuberculosis (TBC). Aunque no proporciona un diagnóstico definitivo, sí revela hallazgos que apuntan en dirección a TBC extrapulmonar, cuyo diagnóstico es complicado por la poca sensibilidad de la microscopia y la limitada disponibilidad de las técnicas de cultivo. Puede realizarlo cualquier médico, sin embargo los resultados deben ser interpretados dentro del contexto clínico y epidemiológico del paciente y aplicarse en forma individual 68, 69. Con el DASH (Dynamic Abdominal Sonography for Hernia), US abdominal dinámico para la detección de hernias, incluyendo las incisionales, se pueden establecer de forma objetiva las dimensiones del orificio herniario, un promedio de la superficie afectada y del saco herniario, sobre todo en pacientes obesos. 70, 71. El USDAA es el US para la evaluación del dolor abdominal agudo no traumático. El hallazgo anormal de aire libre intraabdominal es fácilmente identificable y crucial en aquellos pacientes con abdomen agudo. 72-77 Sus indicaciones clásicas incluyen la identificación del aneurisma de aorta abdominal, colecistitis aguda, hidronefrosis y líquido libre intraabdominal de origen vascular o ginecoobstétrico, como en el embarazo ectópico 28. Conclusiones En algunos países la utilización del USPC como herramienta de diagnóstico y tratamiento al lado de la cama apenas está empezando a desarrollarse en los pacientes críticos. La guía ultrasonográf ica ha disminuido la probabilidad de complicaciones en procedimientos que antes se hacían a ciegas 34. El entrenamiento es esencial. *Médica de la Pontificia Universidad Javeriana, de Bogotá, Colombia. Especializada en Administración en Salud con énfasis en Seguridad Social de la misma institución. Ex editora y ahora Consultora editorial de El Hospital. Encuentre este artículo con sus referencias en www.elhospital.com Ingrese y busque por: EH0415ULTRA El USPC no pretende remplazar las imágenes por US integral. Por el contrario, es una heramienta de diagnóstic o complementaria que puede ayudar a que el clínico sea más eficiente e independiente y tenga más confianza en la toma de decisi ones médicas .


EH Abril -Mayo 2015
To see the actual publication please follow the link above