Page 14

EH Abril -Mayo 2015

12 CARDIOLOGÍA Y ANGIOLOGÍA por Lina Mechielsen Triviño, MD* abilr - amyo / 2015 la claudicación intermitente, definida como dolor, malestar o fatiga a nivel de un grupo muscular específico de una extremidad, es una de las manifestaciones más comunes de aterosclerosis de los miembros inferiores 4 Por lo general ocurre durante la actividad física como respuesta a la isquemia muscular y se alivia con el reposo. La enfermedad arterial periférica (EAP) de origen aterosclerótico (EAPA) es de suma importancia, ya que afecta entre 4,3% y 29% de la población adulta, y debe diagnosticarse y tratarse pronto debido a que se asocia en forma directa con un mayor riesgo de infarto de miocardio prematuro, accidente cerebrovascular y otras causas de muerte. 1 Por otro lado, la enfermedad arterial periférica no-aterosclerótica (EAPNA) de los miembros inferiores constituye un espectro heterogéneo de patologías de baja incidencia y prevalencia, que afecta a la población juvenil y discurre sin factores de riesgo cardiovascular. La mayoría de las veces no se diagnostica, o existe un frecuente retraso en su diagnóstico o una falla en su tratamiento, y lo más importante, es que estos pacientes padecen síntomas de claudicación durante varios meses o incluso años, lo que genera una discapacidad progresiva a largo plazo. 1-2 La EAPNA incluye el síndrome por atrapamiento de la arteria poplítea, el quiste arterial adventicio, el pseudoxantoma elástico, la persistencia de la arteria isquiática, la displasia fibromuscular ilíaca, la arteritis de células gigantes, la endofribrosis ilíaca, la claudicación neurogénica y el síndrome compartimental crónico. 1-2 La historia clínica, el examen físico y el resultado de estudios específicos con imágenes invasivas y no invasivas son determinantes para el establecimiento de un pronto diagnóstico de EAPNA. Avances en el campo de la medicina nuclear han llevado a que éste se optimice. Esto se logra a través de la aplicación de la tomografía por emisión de positrones (PET, por su sigla en inglés); un estudio no invasivo capaz de detectar sustancias activas presentes en los vasos sanguíneos como respuesta a la inflamación. 2-6 Las claves para el discernimiento entre la EAPA y la EAPNA se resumen en la tabla 1. El atrapamiento de la arteria poplítea se presenta en el 0,17 a 3,5% de la población, en su mayoría masculina. Además de claudicación intermitente, los pacientes se quejan de frialdad distal, parestesias y disestesias. 2 Para su diagnóstico son útiles el ultrasonido (US) dúplex con una sensibilidad del 100%, la tomografía computarizada angiográfica (TCA) o angiograma y la resonancia magnética angiográfica (RMA). Se trata con descompresión quirúrgica, y cuando hay estenosis, oclusión o un aneurisma arterial se debe reconstruir la arteria y colocar injertos. 1-2 En la enfermedad quística adventicia la claudicación se origina por la obstrucción del lumen de un vaso sanguíneo secundario a un quiste y solo cesa con un reposo de más de 20 minutos. Su etiología es desconocida y es común en hombres de 40 a 50 años de edad. Para su diagnóstico son útiles el US, la RM y la TCA. Se obtienen mejores resultados con la aspiración del quiste guiada por US, la escisión y la resección arterial que con el tratamiento farmacológico. 1 Por otra parte, mutaciones en el gen ABCC6 del cromosoma 16p generan el pseudoxantoma elástico, un desorden metabólico, recesivo, que produce la calcificación y fragmentación de las fibras elásticas del tejido conectivo. 2 Tiene una incidencia de 1: 25 000 a Claudicación intermitente y sus causas no ateroscleróticas CLIPAREA.COM © FOTOLIA La angioplastia se recomienda como tratamiento de primera línea para tratar la displasia muscular.


EH Abril -Mayo 2015
To see the actual publication please follow the link above