Page 18

EH Feb/Mar'15

16 ANESTESIA, EMERGENCIAS Y por Andrés Valencia, MD* befor - marzo / 2015 Monitorización de la profundidad anestésica mediante parámetros estándar y electroencefalográficos Ensayos clínicos recientes sugieren que la monitorización de la profundidad anestésica requiere mayor atención que la prestada hasta ahora, y resaltan la necesidad de acudir no solo a los parámetros clínicos habitualmente utilizados (presión arterial y frecuencia cardíaca), sino también a variables electroencefalográficas específicas e individualizables, como el Índice de Conciencia y el Índice Biespectral Electroencefalográfico. Introducción monitorizar la profundidad de la anestesia suministrada a un paciente permite ajustar con precisión las dosis de medicamentos hipnóticos, sedantes y relajantes musculares utilizados para tal fin. Si bien dicha monitorización forma parte fundamental del acto anestésico, cobra gran importancia cuando se trata de pacientes pediátricos, al considerar los potenciales efectos adversos de los fármacos neurotrópicos y su influencia en el desarrollo del sistema nervioso central 1. Durante muchos años, el seguimiento de la profundidad anestésica se realizó mediante la evaluación de parámetros inespecíficos, tales como la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la determinación de las concentraciones séricas de los medicamentos habitualmente empleados. Con el tiempo, se comenzó a observar que la vigilancia de las constantes vitales no era suficiente desde el punto de vista clínico, por lo que se introdujeron monitores fundamentados en la medición de la actividad eléctrica cerebral 2. BEERKOFF © FOTOLIA CUIDADO INTENSIVO


EH Feb/Mar'15
To see the actual publication please follow the link above