Page 58

EH Ago-Sep 2014

Administración y TIC en salud, Sa lud pública y sistemas de salud Tabla 1: Decálogo del código de ética de la CDMIS de la ANDI ANDI lanza código de ética para el área de dispositivos médicos... 1. Educación y entrenamiento sobre los productos ofrecidos: es responsabilidad de las compañías oferentes de tecnologías médicas brindar la educación y el entrenamiento adecuado sobre sus productos y servicios, capacitando al personal sobre el uso seguro y eficaz de los mismos y acudiendo a sesiones de práctica si es necesario. 2. Apoyo a eventos que incentiven el uso adecuado de dispositivos médicos: la formación continua en el uso adecuado de dispositivos médicos que se ofrezca a los profesionales de la salud, tendrá como propósito complementar, actualizar y mantener las competencias propias de cada ocupación o especialidad, fortaleciendo y optimizando el rendimiento del talento humano. 3. Regulación a ventas y reuniones de promoción y negocios: está permitido realizar, siempre y cuando no se incumplan las leyes nacionales que rigen esta práctica, reuniones promocionales para que los prestadores de servicios de salud puedan conocer las características, especificidades y ventajas de un producto. Si esto incluye la necesidad de un viaje, se autoriza el cubrimiento de viáticos sólo para el profesional en cuestión, sin ser extendida de ninguna manera a sus familiares o allegados. 4. Regulación en los contratos de consultoría para profesionales de la salud: los contratos de investigación, desarrollo de productos y socialización en entrenamientos pueden ser pagados al personal idóneo para realizarlos, legalizando tales egresos mediante un contrato con las cláusulas que especifiquen el alcance del mismo. 5. Control de las actividades de entretenimiento: las interacciones de toda compañía con su población objeto deben limitarse estrictamente al ámbito profesional. Se podrá destinar un rubro razonable para efectos de alimentación, recepciones y actividades de dispersión, siempre subordinadas estas al tiempo y enfoque del propósito educativo primario. 6. Prohibición de incentivos y obsequios: una compañía puede ofrecer a los profesionales artículos que deriven en el beneficio exclusivo de los pacientes, o que tengan una función educativa genuina. De ninguna manera se permitirá ofrecer dinero en efectivo o medios equivalentes. 7. Límites a las actividades asociadas con interacciones con el personal de la salud: una empresa puede requerir espacios para la presentación de resultados y socialización de novedades científicas, médicas o educativas. Por esta razón se autoriza la realización de comidas encaminadas exclusivamente a cumplir con dicho propósito, las cuales deben ser modestas, ocasionales y evitar generar la impresión de un ejercicio indebido de influencias. 8. Objetividad en la información brindada a los pacientes acerca de las tecnologías médicas: la información que suministre una compañía a los profesionales de la salud objeto de su acción debe ser exacta y objetiva, sin el empleo de superlativos ni datos que carezcan de fundamento y rigor científico. 9. Regulación de apoyos o aportes para investigación y donaciones: una empresa puede proporcionar apoyos o ayudas para investigación y educación, y realizar donaciones benéficas, pero no utilizar estas para evadir responsabilidades o como un incentivo legal. 10. Control de muestras de productos sin ningún costo. ambiente y anti-corrupción (…) Tales estándares trascenderán a los sistemas de comercialización, convirtiendo las buenas prácticas en hábitos y pilares de la conducta empresarial en el sector salud, un gremio que debe trabajar para el beneficio de los pacientes y los ciudadanos del común”7, añadió la Dra. Sánchez. El Pacto Global (PG) es una iniciativa voluntaria, en la cual las empresas se comprometen a alinear sus estrategias y operaciones con diez principios universalmente aceptados. El PG está extendido en más de 100 países, siendo la iniciativa corporativa más grande del mundo. Promueve la legitimación global de los negocios y los mercados. El pacto sostiene que las prácticas empresariales basadas en principios éticos, contribuyen a la formación de un mercado global más estable, equitativo e incluyente, que trae como consecuencia sociedades más prósperas y aporta al cumplimiento de propósitos como los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU9. La Red Colombiana del PG nace en 2004 con apoyo de fondos canadienses. Al agotarse los fondos, el grupo de instituciones que venía participando desde su conformación decide que es indispensable dar continuidad a esta estrategia, por lo que el 20 de octubre de 2009 se formaliza C 10 agosto - septiembre / 2014 www.elhospital.com


EH Ago-Sep 2014
To see the actual publication please follow the link above