Page 26

EH Ago-Sep 2014

Ginecoobstetricia y pediatría, Oncología y radioterapia Tabla 1: Cáncer atribuido a la infección por VPH en 2002: países desarrollados y en desarrollo La incidencia de neoplasias atribuidas al VPH en países en vías de desarrollo es cuatro veces mayor a la que se observa en países desarrollados. Existe inequidad en la implementación de medidas de salud pública cuya efectividad en el control del VPH ha sido comprobada. 81%, dependiendo del entorno en que se mire. Entre el 29 y el 38% de estas infecciones son por tipos de VPH de alto riesgo de oncogenicidad: 52, 16 y 592,3. La persistencia promedio de un tipo viral específico es de 168 días, en tanto que las anormalidades cervicales citológicas ocurren en un 37% de las jóvenes con VPH de alto riesgo de oncogenicidad. El período de incubación del VPH varía entre 3 semanas y 8 meses para los condilomas acuminados y desde 2 semanas a más de 1 año para las verrugas dérmicas4. La mayoría de las lesiones verrucosas regresan espontáneamente dentro de los siguientes 2 años en huéspedes inmunocompetentes y con una respuesta inmune celular efectiva. Se estima que el 50% de los cánceres en mujeres está asociado a VPH, mientras que solo el 5% de los cánceres en hombres se deben al virus. La observación clínica de la transformación de condilomas acuminados genitales en carcinomas escamocelulares, dio origen a muchas de las investigaciones sobre el tema. El cáncer de cuello de útero es el más frecuente en mujeres que habitan en países en desarrollo y su asociación actual con el VPH, tanto en países en vías de desarrollo como desarrollados, es del 100%. En la Tabla 1 se exponen los porcentajes de distintos tipos de cáncer atribuidos a infección por VPH. La incidencia de neoplasias atribuidas al VPH en países en vías de desarrollo es cuatro veces mayor a la que se observa en países desarrollados. Teniendo en cuenta que el número total de cánceres registrados en los primeros es solo un 16% mayor que el de los segundos, se puede concluir que existe inequidad en la implementación de medidas de salud pública cuya efectividad en el control del VPH ha sido comprobada. Los genotipos oncogénicos más frecuentemente detectados son el 16 y el 18, que causan aproximadamente un 70% de los cánceres cervicouterinos. Sin embargo, existen otros tipos oncogénicos como: 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59 y 66. En cambio, los tipos 6 y 11 no contribuyen a la incidencia de las displasias de alto grado (lesiones precancerosas) ni del cáncer cervicouterino, pero causan papilomas laríngeos y la mayoría de las verrugas genitales. EL VPH es altamente transmisible y su incidencia máxima se registra poco después del inicio de la actividad sexual. En América Latina el comportamiento del cáncer de cuello de útero muestra mayor incidencia en Nicaragua, Honduras, El Salvador y Bolivia, donde las tasas son superiores a 35 por 100.000, mientras que en Puerto Rico esta es tan sólo de 7.5, la mitad de la tasa global mundial (15.3). Igualmente, la mortalidad es mayor en regiones con deficientes condiciones sociales y económicas, como los extremos norte y sur de Argentina, algunas zonas centrales de Colombia, el sur de Chile y el sur de México. Los datos disponibles sobre tendencias muestran una reducción en Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador y Puerto Rico. Puerto Rico es el único país que ha mantenido una tasa por debajo de las cuatro muertes por 100.000 mujeres por cáncer de cérvix, desde los años setenta. Chile, Costa Rica, México y Colombia muestran reducciones significativas pero aún tienen tasas de mortalidad superiores a 5 por 100.000, y países que ya tenían tasas de mortalidad por debajo de 10 por 100.000 en los años setenta - como Cuba, Argentina, Brasil y Uruguay - no han logrado mayor descenso en el riesgo de muerte por cáncer de cuello uterino. Las limitaciones en la cobertura de los registros, las deficiencias en los sistemas de estadísticas vitales y la carencia de información sobre el estadío de los tumores invasores al momento del diagnóstico, impiden valorar si los programas de tamización han tenido un efecto real o si la reducción de las tasas de cáncer de cuello uterino se debe a mejoras sociales y/o a la disminución de las tasas de natalidad6. En la década de los 80 se pudo comprobar que el VPH 16 era un precursor típico de las lesiones anogenitales y de las neoplasias intraepiteliales. También se demostró la transformación SITIO ATRIBUIBLE A VPH (%) PAÍSES DESARROLLADOS PAÍSES EN DESARROLLO TOTAL DE ATRIBUIBLES TOTAL DE CANCERES A VPH CANCERES ATRIBUIBLES A VPH Cérvix 100 83.400 83.400 409.400 409.400 Pene 40 5.200 2.100 21.100 8.400 Vulva, vagina 40 18.300 7.300 21.700 8.700 Ano 90 14.500 13.100 15.900 14.300 Boca 3 91.200 2.700 183.100 550 Orofaringe 12 24.400 2.900 27.700 3.300 Todos los cánceres 5 5.016.100 111.500 5.827.500 449.600 Tomado de Parkin DM, 20065. VPH, cáncer y profilaxis... 24 agosto - septiembre / 2014 www.elhospital.com


EH Ago-Sep 2014
To see the actual publication please follow the link above