Page 14

EH Ago-Sep 2014

MEDICINA INTERNA Y SUBESPECIALIDADES, PROCEDIMIENTOS ESPECIALIZADOS Figura 1: Principios operativos de la contrapulsación externa3 Etapa 1 Etapa 2 Etapa 3 Etapa 4 Técnica de contrapulsación externa mejorada “Tres pares de manguitos neumáticos son colocados en las pantorrillas, muslos distales y muslos proximales. Los manguitos son inflados secuencialmente durante la diástole, en sentido disto-proximal. La compresión del lecho vascular de la extremidad inferior aumenta la presión y el flujo diastólico e incrementa el retorno venoso. La presión es aliviada al inicio de la sístole. El inflado y el desinflado son sincronizados de acuerdo con la onda R registrada en el monitor cardíaco del paciente. Las presiones aplicadas y los tiempos de inflado-desinflado pueden ser modificados utilizando los trazados de presión y electrocardiograma en el monitor del sistema de contrapulsación externa mejorada.” la pierna, y los segmentos distal y proximal de los muslos respectivamente. Se aplicaba presión neumática en forma secuencial desde el balón distal hacia los proximales, lo que resultaba en el desplazamiento de sangre oxigenada desde las extremidades inferiores hacia el corazón en forma mucho más eficiente. Se ha demostrado que la inclusión del componente neumático en los muslos proximales produce un aumento del 44% en el flujo diastólico, cuando se compara con los sistemas que utilizan únicamente los balones distales2. Sistemas de contrapulsación externa mejorada Los sistemas actuales de contrapulsación externa mejorada cuentan con manguitos de mayor tamaño que los habitualmente utilizados en esfigmomanómetros convencionales. Estos se ubican en la pantorrilla, el muslo distal y el muslo proximal. La compresión secuencial de las extremidades inferiores ocurre durante la diástole cardíaca y es mediada por señales electrocardiográficas interpretadas por computador. A diferencia del balón intraaórtico, la contrapulsación externa no solo produce un fuerte contrapulso retrógrado a través del sistema arterial, sino que también promueve el retorno venoso. En los instantes previos a la sístole, los tres manguitos se desinflan simultáneamente reduciendo la carga de trabajo del corazón. Esto se logra debido a que los lechos vasculares de las extremidades se encuentran relativamente desocupados cuando inicia el proceso de desinflado de los manguitos, por lo que hay una significativa reducción de la resistencia al avance de la sangre expulsada por el corazón durante la sístole. En la mayoría de los casos, un ciclo de tratamiento con contrapulsación externa mejorada consiste en 35 sesiones de una hora cada una, distribuidas a lo largo de 7 semanas3. Desde una perspectiva fisiológica, se cree que el aumento en el flujo coronario provocado por la contrapulsación externa durante la diástole, promueve la circulación coronaria por colaterales preformadas que se permeabilizan en respuesta a la mayor presión. Este proceso se complementa con un efecto angiogénico y arteriogénico. Adicionalmente, se postula que el aumento del flujo sanguíneo, asociado una mayor tensión de cizallamiento, contribuye a mejorar la función del endotelio, promoviendo la vasodilatación y la perfusión miocárdica. La vasodilatación es resultado de una disminución de endotelina 1 y un aumento del óxido nítrico y la prostaciclina a nivel del miocardio enfermo3,7. No se recomienda la terapia de contrapulsación externa mejorada en pacientes con valvulopatía cardíaca, especialmente en aquellos con insuficiencia aórtica. Tampoco en pacientes con antecedente de cateterismo cardíaco reciente, arritmias, hipertensión arterial severa, enfermedad arterial obstructiva marcada en las Contrapulsación externa mejorada... 12 agosto - septiembre / 2014 www.elhospital.com


EH Ago-Sep 2014
To see the actual publication please follow the link above