Page 62

EH Jun-Jul 2014

Salud pública y sistemas de salud, Medicina interna y subespecialidades Bogotá: centro piloto en las Américas... Fuente: PantherMedia a dificultades de acceso y calidad de los servicios de salud7. La OMS afirma: “son muchos los países que siguen dependiendo de la baciloscopia de esputo para diagnosticar la TB. En esta técnica, técnicos de laboratorio debidamente capacitados examinan bajo el microscopio muestras de esputo para ver si tienen bacilos tuberculosos. De este modo se puede establecer el diagnóstico de tuberculosis en un día. Sin embargo, con esta técnica no se detectan muchos casos de formas menos infecciosas de la enfermedad” 5. El espectro global del problema es más complejo de lo que suele considerarse. Según la OMS: “como mínimo, una tercera parte de los 35 millones de personas infectadas por el VIH en todo el mundo están infectadas también con el bacilo tuberculoso, aunque aún no padecen tuberculosis activa. Las personas doblemente infectadas tienen 30 veces más probabilidades de padecer tuberculosis activa que quienes no están infectados por el VIH. La coinfección VIH/TB es letal, pues una acelera la progresión de la otra. En 2012, unas 320.000 personas murieron a causa de esta coinfección”8. Durante la celebración del Día Mundial contra la Tuberculosis, la Dra. Nogueira manifestó también la necesidad de “destacar el desafío que aún representa el diagnóstico de TB en niños, especialmente en población dispersa. En los niños es más difícil encontrar la bacteria en los exámenes, por eso se deben mejorar los servicios de salud para que los niños tengan acceso a los métodos de diagnóstico que requieren. Por ejemplo, aspirado gástrico, PPD (Derivado Protéico Purificado, conocido también como tuberculina), radiografía de tórax y cultivo. En esto hay que mejorar en el mundo entero y es uno de los mensajes que la OMS propone”7. Una vez diagnosticada la enfermedad, debe darse inicio inmediato al tratamiento. La forma activa que es sensible a los antibióticos se trata con una combinación estándar de cuatro medicamentos administrada según protocolos bien establecidos. Adicionalmente se debe proporcionar información, supervisión y apoyo al paciente por parte de un agente sanitario o voluntario capacitado. De lo contrario, la adherencia al tratamiento puede ser difícil y, como consecuencia, la infección puede propagarse. La gran mayoría de los pacientes pueden curarse si toman los medicamentos correctamente. La OMS indica: “desde 1995, gracias a las estrategias DOTS y Alto a la Tuberculosis (explicadas más adelante), se ha tratado con buenos resultados a más de cincuenta y seis millones de personas y se calcula que se habrían salvado unos veintidós millones de vidas”6. El tabaquismo incrementa la susceptibilidad a formas más severas de TBC. C 14 junio - julio / 2014 www.elhospital.com


EH Jun-Jul 2014
To see the actual publication please follow the link above