Page 32

EH Jun-Jul 2014

Oncología y radioterapia, Ginecobstetricia Radioterapia en cáncer de mama... que para alcanzar resultados similares, debe haber estricta adherencia a estos criterios:  Pacientes con tumores de hasta 5 cm en el mayor diámetro  Ganglios axilares negativos  Diámetro latero-lateral de la base de la mama de hasta 25 cm  De preferencia grados histológicos 1 y 2 y receptores hormonales positivos. Se trata de una importante alternativa de tratamiento que, siempre que se sigan los criterios mencionados, reduce los costos que se trasladan al sistema de salud, disminuye las listas de espera para el tratamiento de radiación y aumenta la adherencia de las pacientes de edad avanzada al tratamiento, reduciendo de esta manera la posibilidad de recidivas. Radioterapia intraoperatoria El uso de irradiación en dosis única en el momento de la cirugía es un procedimiento que existe hace cerca de 30 años, empleado para tumores de páncreas, estómago, recto e incluso sarcomas retroperitoneales o intraabdominales. Su uso en tumores de mama se propuso inicialmente, de forma protocolar, en el año 2000 en Milán, y luego se convirtió en uno de los protocolos de investigación más reproducidos en Brasil. Se trataba de un concepto avanzado que consistía en la resección segmentaria de un tumor de mama acompañada únicamente de linfadenectomía sentinela, en contraste con una amplia disección axilar. En caso de que el(los) linfonodo(s) axilar(es) no mostrara(n) compromiso neoplásico, el tumor tuviese menos de 2,5 cm de diámetro y los márgenes quirúrgicos estuviesen libres, se irradiaba el lecho glandular mamario remanente durante el mismo procedimiento quirúrgico, con la paciente aún anestesiada. Se utilizaba una dosis única de energía poco penetrante (electrones), solo lo suficiente para tratar de 2 a 4 cm de tejido mamario, sin que la piel, el pulmón o el corazón absorbieran dosis. Al final de la irradiación se concluía la sutura de los tejidos y la paciente se recuperaba Las alternativas terapéuticas modernas buscan minimizar secuelas en tanto reducen la incidencia de recidivas y prolongan la sobrevida. Fuente: Panthermedia. como es habitual después de una resección segmentaria de mama, sin que hubiese necesidad de sesiones adicionales de irradiación. La promesa de versatilidad y eficiencia, aliada al menor costo de un procedimiento que combinaba el tratamiento quirúrgico y la radioterapia en un único tiempo, llamó la atención. Más recientemente, una publicación confirmó que el control local es similar al de la irradiación tradicional después de la resección segmentaria de mama, pero con menor toxicidad, costo reducido y la posibilidad de ampliar el grupo de edad que recibe integralmente el tratamiento propuesto. No obstante, los criterios de selección deben ser observados en forma rigurosa, destacando entre estos una edad superior a los 50 años, tamaño tumoral inferior a los 2,5 cm, ganglios axilares sin compromiso neoplásico y grado histológico 1 o 2, todos con significancia estadística. Toxicidad cardiaca y pulmonar Hay mucha preocupación acerca de la toxicidad cardíaca a largo plazo después de la radioterapia en cáncer de mama. Los primeros trabajos que mostraron un aumento de sobrevida global en el cáncer de mama tratado con radioterapia, también documentaron una mayor mortalidad cardíaca a largo plazo. Muchos de los datos provenientes de los primeros trabajos fueron reflejo del tipo de técnica utilizada, que consistía en la irradiación del drenaje mamario interno mediante la utilización de un campo directo de radiación con equipos de Cobalto. Esta técnica, prácticamente no utilizada en la rutina clínica actual, proporcionaba dosis inaceptables a las coronarias y al ventrículo izquierdo del corazón. En un estudio reciente, 12.000 mujeres operadas por cáncer de mama mediante técnicas conservadoras e irradiadas en la mama derecha o izquierda con técnica tangente clásica, fueron seguidas durante 12 años en EE.UU. con el propósito de evaluar posibles cardiopatías, valvulopatías, infartos o coronariopatías. En un promedio de 15 años de seguimiento no hubo ninguna diferencia entre las mamas irradiadas a la derecha o a la izquierda en relación con los cuatro trastornos cardíacos vigilados. Esto sugiere que la irradiación tangencial mamaria contemporánea no tendría efectos deletéreos sobre el corazón. Lo mismo ocurre con el pulmón, donde habitualmente menos del 7% del órga- 30 junio - julio / 2014 www.elhospital.com


EH Jun-Jul 2014
To see the actual publication please follow the link above